Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Enlaces | Tienda

 
 

Significados que benefician a las mujeres – Parte I

 

En el nombre de Al·lâh [[1]], el Todo Misericordioso, el Muy Misericordioso.

Y los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre el más noble de los profetas, el Profeta Mohammad (SAAWS) [[2]]Significados que benefician a las mujeres – Parte I

Nos volvemos a reunir en el mismo lugar con el objetivo de obedecer a Al·lâh. Nuestras alabanzas a Al·lâh, que nos ha agrupado en Su obediencia. Me alegra muchísimo comprobar que la gente está dispuesta a reunirse por la obediencia de Al·lâh…Esto significa que hay una gran esperanza y mucho bien…

Mientras que haya gente que siente que Al·lâh es muy importante es su vida, hay esperanza y luz. No debemos adoptar una actitud pesimista en la difícil etapa que estamos pasando…a pesar de estar rodeados de todas estas frustraciones. Mientras que hayan jovencitas y señoras que quieran oír las palabras de Al·lâh, hay esperanza. Muchos piensan que estamos pasando por la última etapa…el declive. Sin embargo, los últimos 100 años representan una etapa aberrante en la tierra.

Lo normal, desde que Al·lâh creó el mundo, es que la religión ocupe un lugar importantísimo para la gente en la tierra. Por eso Al·lâh nos envió a los profetas y mensajeros…La tierra se creó para adorar a Al·lâh y éste es el objetivo principal de su creación. Al·lâh no creó la tierra para que subiéramos al espacio ni para inventar la parabólica ni el móvil. Aunque sean cosas buenas y positivas, no son el objetivo principal con el que se creó la tierra, ni tampoco de nuestra existencia.

El punto de vista del Islam en cuanto a la existencia es que hemos sido creados para conocer, amar y adorar a Al·lâh. Luego, entramos en el Paraíso o en el Infierno dependiendo de nuestras obras. Y esa es la filosofía del mundo… y así explica el Islam la existencia.

Realmente, no sería razonable que Al·lâh dejara la tierra sin religión… y actualmente brilla por su total ausencia. Lo que está sucediendo en estos últimos 100 años no es lo normal, sino que es una situación completamente anormal. Como si se tratara de un eclipse solar… Efectivamente, un eclipse, y no el declive.

Cuando se da un eclipse solar, lo que estamos presenciando es un fenómeno natural extremadamente raro. Cuando éste sucede y el mundo se oscurece, las aves entran en sus nidos pero no duermen, porque saben intuitivamente que esto no es una puesta de sol ni el fin de la existencia, sino que se trata de una situación temporal e insólita. En el momento del eclipse queda un finísimo rayo de luz, y por ese motivo las aves se quedan despiertas y no duermen, hasta que la luz vuelve y reanudan sus vidas.

Así que nosotros no estamos en el declive, puesto que la religión es el fundamento de la tierra y su existencia en ella es lo normal. Y nuestra religión tomará fuerza y volverá gracias a ti. Y la nación musulmana volverá a su esplendor gracias a ti.

Hay que recordar que los momentos más oscuros de la noche no se dan en la media noche sino poco antes del alba.

Pero, ¿cual es ese finísimo rayo de luz que queda mientras se da el eclipse de sol? Son los jóvenes que han empezado a dirigirse hacia Al·lâh. Son las jóvenes que han abandonado las malas obras que podrían llevar a cabo y que desatan el enojo de Al·lâh. Para ellas sería realmente muy sencillo mirar los múltiples canales satélites sin ningún límite o entrar en Internet y navegar de la misma manera. Además, podrían salir con quien quisieran si lo desearan…Pero ellas dejan todo esto por el amor de Al·lâh, por Su obediencia y Su adoración. Éste es el rayo de luz que dice: Todavía hay esperanza y no ha llegado el declive.

Mientras haya jóvenes que buscan a Al·lâh, hay esperanza.

Sólo cuando los jóvenes rechazan escuchar de religión y están totalmente ausentes en las conferencias islámicas, sólo entonces, puedes decir que no hay bien ni esperanza.

Nuestra religión es como el sol y la luna…Cuando la religión desaparezca tendrá lugar El Levantamiento. Y cuando ya no haya creyentes, tendrá lugar El Levantamiento. Si no hay fe en la tierra debe ocurrir El Levantamiento. Al igual que si desaparecen el sol o la luna tiene lugar El Levantamiento.

Debemos consolidarnos en la obediencia a Al·lâh y en su adoración. Es necesario que cada uno se diga a sí mismo voy a adorar a Al·lâh, y a hacer que la gente Le adore. Y no a la fuerza, sino con las buenas maneras del Islam y la insistencia en la invitación.

Hoy voy a hablar de algunos significados que interesan a la mujer. En primer lugar, hay dos consejos que te quiero dar. Primero, debes llenarte de esperanza y no desesperar. Segundo, debes saber que eres responsable del rumbo que tome la sociedad.

Vamos a hablar sobre el primer tema: llénate de esperanza y no desesperes.

Debes saber, primero, que estás en el punto de mira, tanto para los que quieren el bien para el Islam como para los que quieren que el Islam se pierda de manos de la mujer. Todas esas personas apuestan por la mujer. Si la mujer permanece fiel al Islam, la esperanza se realizará... Pero si la mujer cree que el Islam le oprime, le maltrata, y le tormenta -y como consecuencia no será una persona religiosa- todo terminará....

Eres tú, y no los hombres, quien va determinar nuestro destino en los próximos cien años.

Pero, ¿por qué la mujer tiene esa especial importancia? Pues porque la mujer representa a la mitad de la sociedad y ella es la encargada de educar a la otra mitad.

Así pues, puedes ofrecernos jóvenes fieles que trabajen al servicio del Islam, jóvenes como Salah El Din; O puedes ofrecernos jóvenes que viven sin ningún valor y sin tener ningún objetivo en la vida.

Por todas esas razones, estoy muy satisfecho de que esta conferencia esté dedicada a la mujer, aunque no es una innovación puesto que nuestro profeta solía organizar conferencias para la mujer. La señora "Rufida" dijo a nuestro profeta:" Los hombres toman todo tu tiempo". Él dijo:"Es cierto, ¿qué queréis?". Ella respondió:"que te reúnas con nosotras para enseñarnos tal como haces con ellos". De este modo, las mujeres participaron en las lecciones para hombres y tuvieron otras dedicadas a ellas exclusivamente.

Pero, ¿por qué el profeta habría hecho eso si el asunto no fuera de gran importancia y tuviera tanta incidencia? ¿Sientes este significado?

No pretendemos con este significado que la mujer se encierre en sí misma y se entregue exclusivamente a la adoración de Al·lâh y la oración sin desempeñar otro papel en su vida. Lo que queremos decir es que debes combinar y entrelazar dos objetivos en la vida: ser devota y tener éxito en la vida.

Si esto ocurre y la mujer siente que es responsable del Islam y que el éxito de la nación musulmana está en sus manos, entonces la comunidad musulmana cambiará totalmente y logrará un Resurgimiento extraordinario en el transcurso de los veinte años próximos. La clave del éxito está en posesión de la mujer. Los enemigos del Islam entendieron que la clave para acabar con esta religión y con esta comunidad –la nación musulmana, "la umma"-podía estar en distanciar a la mujer del Islam. Y eso es exactamente lo que ocurrió. De esta manera, la nación musulmana cayó completamente.

Los últimos 15 años han visto una tendencia hacia la religiosidad por la parte de la mujer y el resultado ha sido que la gente se ha hecho más religiosa y se han acercado a Al·lâh. La mujer ha sido el impulsivo, ya que muchos hombres se han hecho más religiosos gracias a sus mujeres.

Quiero formular una pregunta muy importante, ¿por qué casi todas las sospechas acerca del Islam tienen algo que ver con la mujer? ... He recopilado en un día todas las sospechas acerca del Islam y he encontrado que el 60% del total están relacionadas con la mujer... Sin embargo todo esto es erróneo e injusto ya que el Islam no ha hecho eso con la mujer... Han malinterpretado el Islam para que aparezca como una religión que va en contra de la mujer.

¿A qué se debe ese gran porcentaje de sospechas acerca de la mujer? Pues porque, para los enemigos del Islam, la mujer debe sentir que la religión le oprime y le subestima.

¿Cómo se te ocurre pensar que nuestro profeta te ha subestimado? ¿Él, el mensajero de la humanidad quien entiende muy bien tu papel en la vida? Seguro que hay un malentendido.

Ahora, vamos a abordar otro asunto: Debes entender que eres responsable del rumbo que tome la sociedad. Responsable de la sociedad en tu casa, responsable de la sociedad con tus hijos, responsable de la sociedad en la calle, responsable de la sociedad en el trabajo, responsable de la sociedad con la familia y responsable de la sociedad con los vecinos.

Toma la decisión de dedicarte al Islam durante los próximos veinte años.

Las mujeres fueron la esperanza del Islam en los días del profeta.

Proponte un objetivo en la vida. Que tu objetivo sea ser responsable del Islam.

Aunque tengas poca información religiosa, que tu intención sea transmitir lo que sabes. Escucha lecciones grabadas en casetes sobre el Islam y coméntalas con la gente. Sé un ejemplo por tu buen comportamiento. Si no llevas el velo, que éste no sea un impedimento para hablar de religión con la gente, ya que comentar temas religiosos con los demás te ayudará a ponerte el velo.

Si las mujeres no sienten que tienen una gran responsabilidad para con el Islam, la comunidad musulmana caerá en la perdición los próximos cien años como ha ocurrido en los precedentes.

No es suficiente con que los hombres tomen la responsabilidad solos... ya que la llave está en tu mano.

Esa es la verdad, debes tomar la responsabilidad.

El Muzanna Ibn Hariza era uno de los capitanes musulmanes en las batallas contra los persas. En una de aquellas batallas, repartió su ejército en cuatro grupos: derecha, izquierda, guardia y retaguardia. Cada parte estaba bajo la responsabilidad de una tribu. La tribu de los Banu Bakr tomó la responsabilidad de la parte derecha, y sus mujeres salieron con ellos para atender a los heridos como solían hacer las mujeres en las guerras musulmanas. Empezó la batalla, y los musulmanes tomaron la delantera en todos los frentes excepto en la derecha donde el ejército parecía muy débil ya que los Banu Bakr no tenían mucha determinación.

Cada vez que los musulmanes vencían en un frente, los persas los machacaban por la derecha. Así pues, si querían conseguir la victoria definitiva debían conseguir mejorar la situación de la derecha.

Entonces, El Muzanna –el capitán- escribió un mensaje y se lo entregó a un hombre encomendándole que lo hiciera llegar a las mujeres de la tribu de Banu Bakr, a pesar de que eran los hombres los que combatían, y no las mujeres.

El mensaje constaba de una sola línea: "De Ibn Hariza a Banu Bakr: ¡No deshonréis a los musulmanes!".

Las mujeres tomaron el papel que contenía el mensaje y empezaron a gritar y a hostigar a los hombres con los mástiles de las tiendas en las manos: "¡No deshonréis a los musulmanes!, ¡No deshonréis a los musulmanes!"

Esto hizo que los hombres de Banu Bakr se envalentonaran como si fueran leones y al final el ejército entero consiguió el triunfo gracias a la parte derecha. Y los musulmanes vencieron gracias a la inteligencia de Bin Harizah que entendió el verdadero valor de la mujer, que es el impulsivo esencial de los hombres.

Este ejemplo es una prueba evidente de que la apuesta por la mujer se dio desde épocas muy remotas en la historia.

Acusan al Corán por estar escrito en masculino y por hablar con el idioma de los hombres. Sin embargo, la verdadera razón es que se dirige a un solo interlocutor siguiendo las reglas de la lengua árabe, pues no sería lógico que se dirigiera al hombre y a la mujer en cada uno de los versículos.

Cuando el Corán nos dice: "y Al·lâh pone como ejemplo a los creyentes…" ¿qué esperamos? Esperamos que va a recordarnos al profeta Noah –Noé-, a Omar Ibn El Jattab o al creyente de la sura de Yasin…. Esperamos que mencione a un gran hombre. Sin embargo, el Corán dice:" y Al·lâh pone como ejemplo a los creyentes a la mujer de Firaún…"

Ese versículo es suficiente para responder a las acusaciones dirigidas contra Islam que dicen que las mujeres tienen la mente corta y poca fe…

Seguro que no hemos entendido bien el dicho –hadiz- del profeta… no puede ser que haya una contradicción entre las palabras de Al·lâh y las del profeta….

Ese versículo quiere decir que Sus palabras están dedicadas a las mujeres tanto como a los hombres y que quiere enseñarles un ejemplo a seguir en la creencia, un modelo para toda la humanidad.

Y cuando Al·lâh da un segundo ejemplo para los creyentes, nos imaginamos que esta vez será un gran hombre. Sin embargo, por segunda vez es una mujer nuestro modelo a seguir. Se trata de Mariam, la hija de Imrán.

¿Por qué Al·lâh ha elegido a la mujer como ejemplo para los creyentes, como signo de la verdadera creencia en Al·lâh…? Es que los dos principales problemas que pueden causar la corrupción en la tierra son el poder y el dinero y la falta de castidad, son los que más atraen al hombre y provocan la corrupción en la tierra.

Por eso, Al·lâh nos ha dado estos dos ejemplos:

1) La mujer de Firaún, cuando dijo: "¡Señor mío! Construye para mí una casa en el Paraíso". Pidió una casa en el Paraíso y no un palacio, como aquél en el que estaba viviendo al borde del río Nilo. Su marido solía decir que tenía en su mano el trono de Egipto, y los ríos corrían bajo sus pies. Pero a ella no le importaba ni el dinero ni el poder y prefería una casa en el Jardín. Al resistir a la seducción del dinero y del poder superó a los hombres y sería un ejemplo para los hombres seducidos por el dinero y el poder.

2) Mariam, la hija de Imrán, la que guardó su virginidad." Es un ejemplo para los hombres seducidos por las mujeres y las mujeres seducidas por los hombres.

Esta es nuestra religión, que alaba a la mujer.

Por eso te ruego que tomes la responsabilidad del Islam. Necesitamos tu ayuda. Eres responsable de lo que le pase al Islam.

Si echamos un vistazo a la historia, vemos que las mujeres han salvado al Islam en situaciones críticas. En la batalla de Yarmuk , el gran capitán Jaled Ibn El Waleed concibió su plan de guerra dando un papel primordial a la mujer, puesto que los musulmanes eran treinta mil hombres y los romanos doscientos mil. Dispuso a las mujeres en la retaguardia, en la última línea justo detrás de los combatientes. Ordenó a cada mujer que cogiera el mástil de la tienda y golpeara al caballo del hombre que intentara retirarse. Y así lo hicieron. El Zobeir Ibn El Awaam, que era un héroe muy valiente, dijo: "Juro por Al·lâh que las mujeres de los musulmanes eran más severas con nosotros que los romanos".

Parece que el genial Jaled sabía que los musulmanes podían retirarse, ya que era todavía el principio del Islam, y había además una gran diferencia entre el número de los musulmanes y el de los romanos. Y eso fue lo que ocurrió. Una hora después de la batalla, los combatientes empezaron a retirarse, pero encontraron a las mujeres pegándoles con los mástiles.

¿Quién era el líder de las mujeres? Hind Bint Otbah, quien había comido el hígado de Hamza. Una persona que había detestado el Islam con anterioridad. Ella fue quien lo defendió después diciendo en voz muy alta: "¿A dónde vais protectores del Islam? ¿Del Jardín escapáis?" Les dolieron más sus palabras que los mástiles. Y decía a su marido Abu Sufian:" ¿A dónde vas? , ¿No te basta con lo que hiciste al noble profeta? Hazlo por la remisión de tus pecados".

Fue ella quien dijo -cuando su marido decía: "Quien entre en mi casa está seguro"- "Matad a ese hombre gordo tan entusiasmado". Mirad cómo cambió su vida... Y Abu Sufian volvió a la batalla, combatió y perdió un ojo por la intensidad de su esfuerzo en la lucha.

Su mujer, Hind, le dijo, al volver con un solo ojo:" Hoy, puedes ir a ver al profeta y decirle: he intentado que se me perdonen mis malas acciones."

Así, vemos que el triunfo en la batalla de Yarmuk propició que después los musulmanes pudieran conquistar Siria, Jordania y el resto de la zona.

La victoria de los musulmanes en Irak, en la batalla de Al-Muzanna Ibn-Hariza también fue gracias a las mujeres. Al·lâh ha otorgado a la mujer una naturaleza sorprendente…pues cuando se acerca a Al·lâh, y vive entregada a su cometido en la vida y vive para el Islam, llega a ser más fuerte y más eficaz que cien hombres. En cambio, cuando se aleja de Al·lâh y vive solamente pensando en la moda y la belleza, llega a ser más fácil mover una montaña que ablandar su corazón para que se encamine hacia Al·lâh. La mujer es enormemente emocional, por tanto tiene una gran fuerza cualquiera que sea su inclinación.

El hombre, en cambio, tiene muchos cálculos y balances por lo que la vida mundanal le absorbe en gran medida. Además, las adversidades de la vida y la preocupación por abastecer a su familia le afectan.

Sin embargo, la emotividad de la mujer le proporciona una fuerza descomunal. Por ello, te pido, hermana, que pienses en todo lo que está a tu alcance para conseguir que tu familia, tus vecinos y todos los que te rodean establezcan un fuerte vínculo con Al·lâh. Y no importa que tengas poca información sobre temas islámicos… Haz venir a un sabio para que os enseñe el Corán, invita a tus vecinas a asistir a clases de Corán una vez a la semana. Di a tu marido, como lo hacían las compañeras del Profeta, que los Rezos y la paz de Al·lâh sean sobre él: "Por Al·lâh, teme a Al·lâh en tus actos por nosotros. Podemos soportar el hambre pero no el pecado". Y que tu mayor deseo sea que tu hijo se convierta en alguien como Salah Ed-din; y si no puede ser Salah Ed-din, que sea uno de sus descendientes.

Si trabajas fuera de casa, contribuye a que tus compañeras amen a Al·lâh. Si no tienes habilidad en el discurso, siempre puedes regalar una cinta a una y ayudar a que otra recuerde a Al·lâh. Incluso no tienes que pronunciar una sola palabra, ya que tu buen comportamiento y moral religiosa serán más elocuentes que las palabras. Y es que cuando las mujeres llevan el asunto del Islam en sus corazones, pueden hacer avanzar a la nación, de un solo impulso, veinte años adelante. En cambio, los hombres necesitan veinte años para conseguir el mismo impulso.

Os voy a contar una historia sorprendente. En la época del profeta Musa –Moisés-, muchos hombres no pudieron aguantar la presión a la que eran sometidos por el mero hecho de ser creyentes. Y la nación se mantuvo erguida gracias a una sola mujer. Esta mujer era la peluquera de la hija de Faraón; Una mujer sencilla: ni rica, ni culta. ¿Cómo sabemos que era pobre? Pues porque aún siendo creyente, se veía obligada a trabajar como peluquera para la hija del Faraón, para poder así abastecer a sus cuatro hijos. Por eso deducimos que era pobre.

Un día cuando estaba peinando a la hija del Faraón, el peine le cayó de la mano y, sin darse cuenta, lo recogió del suelo diciendo: "En el nombre de Al·lâh". Y es que cada persona refleja lo que está en su alma sin darse cuenta. De esta manera, cuando el corazón se llena de la dulzura de la Fe, la lengua deja escapar las palabras que siente el corazón sin darse cuenta… Cuándo la oyó la hija del Faraón, le preguntó: "¿Te refieres a papá?". La peluquera no pudo evitar la confrontación y dijo: "Mi Dios y tu Dios es Al·lâh; y el Dios de tu padre también es Al·lâh".

La hija del Faraón dijo: "¿Tienes otro Dios aparte de mi padre? ¡Se lo diré!"

Fijaos en los cálculos de la mujer aquí. Ella valora las cosas desde otro punto de vista y se distingue del hombre, que calcula todas las cosas teniendo en cuenta su responsabilidad para con su familia y sus hijos……..

Mientras que la mujer tiene otros criterios, movidos por las emociones.

Faraón le llamó y le preguntó: "¿tienes otro Dios aparte de mí?"

La mujer contestó: "Mi Dios y tu Dios es Al·lâh".

Él dijo: "bueno, bueno. ¿Tiene hijos esta mujer?"

Le contestaron: "Sí, cuatro".

Dijo: "Que me los traigan".

Y añadió: "Traed una vaca de bronce y prendedle fuego".

Entonces volvió a preguntar a la mujer: "¿tienes otro Dios aparte de mí?"

La mujer respondió: "Mi Dios y tu Dios es Al·lâh".

Entonces, cogieron al hijo mayor delante de sus ojos y le arrojaron a la vaca de bronce. El niño gritaba y gritaba cada vez más fuerte hasta que murió y su cuerpo quedó reducido a cenizas en breves segundos.

Sin embargo, la mujer insistía diciendo: "Mi Dios y tu Dios es Al·lâh".

Entonces cogieron al resto de sus hijos uno tras otro, pero ella continuaba diciendo "mi Dios y tu Dios es Al·lâh". Hasta llegar el turno a su cuarto hijo, que era un bebé …y no pudo aguantar más… entonces Al·lâh le ayudó a mantenerse firme mediante el bebé que habló y dijo a su madre: " No temas, madre, pues tú tienes la razón".

Después, cogieron al bebé y lo arrojaron al fuego delante de sus propios ojos.

Y Ella insistía todavía diciendo: "Mi Dios y tu Dios es Al·lâh". "Mi Dios y tu Dios es Al·lâh".

Entonces, Faraón dijo: "matadla". Y esto fue por misericordia de Al·lâh, para que muriera y se reuniera con sus hijos. Y arrojaron a la mujer al fuego.

Y así, esta mujer ha permanecido como un símbolo para la nación entera, y un símbolo claro para todo aquel que se niega o le cuesta rezar la oración del alba (Fajr); y un símbolo para aquella chica o mujer que se niega a llevar el velo……

Pero la historia de esta mujer no acaba aquí. Miles de años después, cuando el Profeta de Al·lâh, Muhammad -que los Rezos y la paz de Al·lâh sean sobre él-, fue elevado a los cielos más altos en el "Viaje Nocturno" o viaje del Israa y el Miraj, percibió una agradable fragancia que llenaba el cielo. Entonces, preguntó al arcángel Gabriel: "¿Qué es este agradable perfume que llena los cielos?". El ángel contestó: "Es "Râshiha", la peluquera de Faraón, y sus cuatro hijos. Al·lâh les ha cambiado el olor a quemado por este olor hermoso que llena el cielo entero".

Todos moriremos, pero algunos de nosotros tendremos un olor a podrido; otros no olerán ni serán recordados después de su muerte…

Algunos otros, al recordárseles después de su muerte, despedirán un olor agradable que invadirá la Tierra. Algunos niños reflejan los recuerdos de sus padres, pues al verlos puedes adivinar que sus padres eran los mejores padres.

Y hay algunas mujeres que viven guiadas en la vía de Al·lâh y cuando mueren Al·lâh protege, gracias a su estrecha relación con Al·lâh, a varias generaciones de descendientes suyos, hasta seis o siete, y son devotos y aman a Al·lâh. Y esto está mencionado en el Corán: "Progenitura, uno del otro"…

No habrá ninguna esperanza si nuestra relación con la religión se limita simplemente a escuchar. Tenemos que cambiar de personas que se limitan a escuchar, a personas que escuchan y llevan a cabo. Tú, como mujer, puedes desempeñar un papel mucho mejor del mío…yo me limito a recordaros…pero vosotras, podéis transformar las meras palabras en hechos.


Hay numerosas ideas que pueden llevarse a cabo:

Algunas podéis ocuparos de niños huérfanos y de hacerles conocer a Al·lâh….

Las que trabajen en un marco que preserva las leyes islámicas, por supuesto pueden ocuparse de guiar a sus compañeras y compañeros hacia Al·lâh y ayudarles a conocer su religión y, de este modo, seguirá el ejemplo de Hind Bint Utba…

Otra puede concentrar su esfuerzo en su hijo, educándolo para que sea otro Salah Ed-din.

Otra puede guiar a sus vecinos hacia Al·lâh…

Y hay muchos otros ejemplos.

En resumen, que cada una de vosotras sepa que, ciertamente, podría hacer algo beneficioso…

Para finalizar, te recomiendo que te cuides de lo siguiente:

1- Ten esperanza y recuerda que nosotros dependemos de ti…

2. Siente tu responsabilidad hacia el Islam.

3. El velo.

4. Tu hogar (Tu familia).


[1] Al∙lâh= significa Dios. Es el Nombre Más Grande que ostenta el Único Creador que posee todos los atributos propios de la divinidad, tal como fue revelado en el Qor´ân.

[2] (SAAWS): Sal·la Al·lâhu Alayhi Wa Sal·lam: Los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, que es explicada por los ulemas como sigue:

Sal·la Al·lâhu Alayhi: significa que le cubra con su misericordiaEl motivo de traducirlo literalmente es porque estas palabras son repetidas por los musulmanes de todo el mundo, siguiendo el precepto divino de decir esta expresión siempre que se mencione al Profeta, en la llamada a la oración (Al Âdhân) o en cualquier circunstancia, como veneración concedida por Al·lâh a Su último Mensajero, que ha sido enviado a toda la humanidad. Wa sal·lam: significa: y derrame Su Paz sobre él.significa: y derrame Su Paz sobre él.

Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Enlaces | Tienda

© 2003 - 2009 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.