Portada | Almadrasa | Revista | Alyasameen | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

 

 

 

El Diseño en la Naturaleza

 

 

HARUN YAHYA

 

Fuente: www.harunyahya.com

 

Primera Edición en turco: Enero de 2001.

Primera edición en inglés: Enero de 2002.

Primera traducción al español: Enero de 2003.

Primera corrección de la versión en español: Agosto de 2003.

 

Traductor al español: Marcelo Serio

Corrector versión en español: Abu Dharr Manzolillo

 

I N D I C E

INTRODUCCION

EL DISEÑO MILAGROSO PARA EL VUELO DE LOS INSECTOS

LAS AVES: MAQUINAS DE VUELO PERFECTAS

LA COMUNICACION Y EL SISTEMA DE UBICACION DE LAS PRESAS

SISTEMA DE NATACION A REACCION

LA COLONIA DE TERMITAS Y SU SISTEMA DE DEFENSA QUIMICO

LA SANGRE : EL FLUIDO DADOR DE VIDA

DISEÑO Y CREACION

NOTAS

 

ACERCA DEL AUTOR

El autor, quien escribe bajo el seudónimo de HARUN YAHYA, nació en Ankara en 1956. Completó sus estudios primario y secundario en esa ciudad y luego cursó Bellas Artes en la Universidad Mimar Sinan de Estambul y Filosofía en la Universidad de Estambul. A partir del decenio de 1980 ha publicado muchos libros sobre política, temas relacionados con la fe y con las ciencias. El haber escrito obras muy importantes que ponen al descubierto la impostura de los evolucionistas, la invalidez de sus suposiciones y la tenebrosa vinculación entre el darwinismo y las ideologías sanguinarias como el fascismo y el comunismo, lo han hecho una persona muy conocida.

El seudónimo del autor está constituido por los nombres ‘Harun’ –Aarón-- y ‘Yahya’ –Juan--, en memoria de ambos Profetas, quienes lucharon contra la infidelidad. El sello sobre la cubierta de los libros tiene un carácter simbólico y está vinculado a sus contenidos: representa al Corán (la última escritura) y al Profeta Muhammad, el último de los profetas. El propósito que anima al autor, bajo la guía del Corán y de la sunnah (literalmente significa: costumbre, práctica, uso, tradición), es refutar cada uno de los pilares fundamentales de las ideologías ateas, al punto que quienes argumentan en contra de la religión se queden mudos, sin saber qué decir. El sello del último de los profetas, quién obtuvo la sabiduría en su más elevado nivel y la perfección moral, es usado por Harun Yahya como un signo de la intención que lo anima frente a los que repudian la creencia religiosa.

Todos los trabajos del autor se centran en un objetivo: comunicar el mensaje del Corán, animar a pensar sobre las cuestiones básicas relacionadas con la fe (como la presencia de Dios, Dios Uno y el Más Allá) y poner al descubierto los fundamentos endebles de las ideologías pervertidas de los sistemas ateos.

Los lectores que disfrutan de los escritos de Harun Yahya son muchos y están en todo el mundo: desde la India a USA, desde Inglaterra a Indonesia, desde Polonia a Bosnia, desde España a Brasil. Algunos de sus libros están disponibles en inglés, francés, alemán, castellano, italiano, portugués, urdú, árabe, albanés, ruso, serbo-croata (bosnio), polaco, malayo, uygur, turco e indonesio.

Esos libros han servido como un instrumento para que muchas personas recuperen su fe en Dios y para que otras profundicen el discernimiento sobre su certidumbre religiosa. La lógica que poseen, junto a su fácil comprensión y bello estilo, dan a estos trabajos un toque de distinción que conmueve a cualquiera que los lea o estudie. Dado que sus planteos son inobjetables, los escritos se caracterizan por su efectividad inmediata, los resultados definidos y la imposibilidad de refutarlos. Es muy difícil que quienes los lean con atención puedan seguir defendiendo con sinceridad la filosofía materialista, el ateísmo o cualquier otra ideología o doctrina pervertida. Y aunque sigan en alguna de esas posiciones negativas, lo harán solamente por motivos sentimentales, puesto que el autor las destruye desde sus mismas raíces. Todos los movimientos que niegan la religión quedan desde ahora derrotados ideológicamente gracias al conjunto de trabajos escritos por Harun Yahya.

No cabe ninguna duda de que las características de esos libros son el producto de la sabiduría y lucidez del Corán. El autor sólo intenta servir como un modesto medio en la búsqueda, por parte de la gente, del sendero recto de Dios. Con la publicación de estos trabajos no se persigue ningún beneficio material.

Considerando lo dicho, quienes animan a otros a leerlos prestan un servicio muy importante, pues “abren los ojos” y guían para ser más devotos servidores de Dios.

Asimismo, sería injusto perder el tiempo y energía difundiendo otras obras que confunden, conducen al caos ideológico y no sirven para remover las dudas del corazón de los individuos.

 

Está claro que un libro que se dedica a hacer sobresalir la capacidad literaria del autor antes que apuntar a impedir que la gente pierda la fe religiosa, no podrá tener un gran efecto.

Quienes dudan de que eso sea así, pueden ver fácilmente que el único objetivo que persiguen los libros de Harun Yahya es superar la incredulidad y diseminar los valores morales del Corán. El éxito e impacto de este servicio se manifiesta en la convicción que adquieren los lectores.

Hay algo que debería tenerse en cuenta: la principal razón para que continúen la crueldad, los conflictos y los grandes atropellos que sufre la mayoría de la población, estriba en el dominio ideológico de la incredulidad. Dicha situación puede finalizar solamente con la derrota ideológica de la misma, haciendo conocer las maravillas de la creación y la moralidad coránica de modo que se viva según ésta. Teniendo en cuenta la situación del mundo de hoy día, que conduce a la gente a una espiral de violencia, corrupción y enfrentamientos, la tarea de moralización indicada debe hacerse con premura y de manera efectiva, pues de otro modo puede ser demasiado tarde.

No es exagerado decir que el conjunto de escritos de Harun Yahya ha asumido esa tarea primordial. Si Dios quiere, estos libros serán un medio a través de los cuales los seres humanos del siglo veintiuno obtendrán la paz, la justicia y la felicidad prometidas en el Corán.

Sus obras incluyen: Judaísmo y Masonería, Masonería Mundial, Terrorismo: El Ritual del Mal, Cábala y Masonería, El Nuevo Orden Masónico, Los Caballeros Templarios, El Islam Denuncia el Terrorismo, La 'Mano Secreta' en Bosnia, Los Kurdos la Carta Secreta de Israel, El Comunismo al Acecho, Fascismo: La Ideología Sangrienta del Darwinismo, Los Desastres Que Produjo el Darwinismo a la Humanidad (disponible versión en castellano), Entre Bastidores del Terrorismo, Entre Bastidores del Holocausto, La Política Opresiva de China Comunista y la Situación en Turkestán Oriental, Palestina: La Solución, Las Normas Eticas del Corán, El Invierno del Islam y la Primavera Esperada, Declaración de Fe (1, 2 y 3), Un Arma de Satanás: el Romanticismo, La Luz del Corán Destruyó el Satanismo, Los Ultimos Tiempos y Sus Signos en el Capítulo del Corán “La Vaca”, Signos del Ultimo Día y la Bestia de la Tierra, Realidades (1 y 2), El Mundo Occidental se Vuelve Hacia Dios, El Engaño del Evolucionismo (disponible versión en castellano), Respuestas Precisas a los Evolucionistas, Las Equivocaciones de los Evolucionistas, El Corán se Opone al Darwinismo, La Epoca de Oro, Pueblos Desaparecidos (disponible versión en castellano), El Arte del Color de Dios, La Verdad de la Vida en Este Mundo, Signos en los Cielos y en la Tierra Para las Personas de Entendimiento (disponible versión en castellano), El Profeta Moisés, El Profeta Yusuf, El Profeta Muhammad (BP), El Profeta Salomón, La Gloria Está por Todas Partes, La Importancia de las Evidencias de la Creación, La Pesadilla del Incrédulo, Conocimiento de la Verdad, La Eternidad Ya Ha Comenzado, La Eternidad y la Realidad del Destino, Materia: Otro Nombre de la Ilusión, El Hombrecito en la Torre, El Islam y la Filosofía del Karma, La Magia Negra del Darwinsimo, La Religión del Darwinismo, El Colapso de la Teoría de la Evolución en 20 Preguntas, La Ingeniería de la Naturaleza, La Tecnología Copia a la Naturaleza, El Atolladero del Evolucionismo I (Enciclopédico), El Atolladero del Evolucionismo II (Enciclopédico), Dios es Conocido a Través de la Razón, El Corán Guía el Camino de la Ciencia, El Verdadero Origen de la Vida, Conciencia en la Célula, La Tecnología Imita a la Naturaleza, Una Retahíla de Milagros, La Creación del Universo (disponible versión en castellano), Los Milagros en el Corán, El Designio de la Naturaleza, Autosacrificio y Modelos Inteligentes de Comportamiento entre los Animales, El Fin del Darwinismo, Nunca Defienda la Ignorancia, El Milagro Verde: La Fotosíntesis, El Milagro del Atomo, El Milagro en la Célula, El Milagro del Sistema Inmune, El Milagro en el Ojo, El Milagro de la Creación en los Vegetales, El Milagro en la Araña, El Milagro en el Mosquito, El Milagro en la Abeja, El Milagro en la Hormiga, El Milagro de la Semilla, El Milagro en la Termita, El Milagro de la Hormona, El Milagro del Cuerpo Humano, El Milagro de la Creación del Ser Humano, El Milagro de la Proteína, El Milagro del Olfato y del Gusto, El Milagro del Micromundo, Los Secretos del ADN.

Los libros para niños del autor son: Maravillas en la Creación de Dios, El Mundo de los Animales, La Gloria en los Cielos, Criaturas Asombrosas, Aprendamos Nuestro Islam, Los Milagros en Nuestros Cuerpos, El Mundo de Nuestras Amiguitas: Las Hormigas, Los Panales Perfectos de las Abejas, Constructores Hábiles de Diques: Los Castores, ¡Chicos, Darwin Mentía!.

Otros trabajos del autor sobre temas coránicos incluyen: ¿Nunca Pensaron Acerca de la Verdad?; Devotos de Dios; Abandono de la Sociedad de la Ignorancia; La Real Morada de los Creyentes, El Paraíso; Valores Morales en el Corán; Conocimiento del Corán; Index del Corán; La Emigración por la Causa de Dios; Referencia a los Hipócritas en el Corán; Los Secretos del Hipócrita; Los Nombres de Dios; La Comunicación del Mensaje y la Discusión en el Corán; Conceptos Básicos en el Corán; Respuestas Desde el Corán; Muerte, Resurrección, Infierno; La Lucha de los Mensajeros; El Enemigo Jurado del Ser Humano: Satanás; La Mayor Difamación, La Teoría de la Evolución; Idolatría, la Religión del Ignorante; La Arrogancia de Satanás; El Rezo en el Corán; La Importancia de la Conciencia en el Corán; El Día de la Resurrección; No Olvidar Nunca; Desprecio de los Dictámenes Coránicos; Abandono de la Sociedad de la Ignorancia; La Importancia de la Paciencia en el Corán; Conocimiento General a Partir del Corán; Rápida Adhesión a la Fe (partes 1, 2 y 3); Razonamiento Imperfecto del Incrédulo; La Fe Perfeccionada; Lo Que Dicen Nuestros Mensajeros; La Compasión de los Creyentes; El Temor a Dios; La Pesadilla del Incrédulo; El Profeta 'Isa (Jesucristo) Vendrá; Las Bellezas de la Vida Presentadas por el Corán; Un Conjunto de las Bellezas de Dios (partes 1, 2, 3 y 4), La Iniquidad Llamada "Burla"; El Secreto de la Prueba; La Verdadera Sabiduría Según el Corán; El Combate con la Religión de la Irreligión; La Escuela de Yusuf; La Alianza de Dios; La Difamación Contra los Musulmanes a lo Largo de la Historia; La Importancia de Seguir la Buena Palabra; ¿Por Qué Te Autoengañas?; El Islam: La Religión de la Tranquilidad; el Entusiasmo y el Vigor Según el Corán; El Ver el Bien en Todo; ¿Cómo Interpreta el Corán el Ignorante?; Algunos Secretos del Corán; El Valor de los Creyentes, Confiados en el Corán, La Justicia y la Tolerancia en el Corán, Pilares Fundamentales del Islam, Los Que Desatienden el Corán, El Corán Como Guía, Una Amenaza al Acecho: La Negligencia, La Sinceridad en el Corán, La Religión de las Personas Devotas, Los Procedimientos del Mentiroso Según el Corán.

 

INTRODUCCION

Si observa una aspirina, seguramente reparará de inmediato en la ranura que cruza su superficie. Ese diseño beneficia a los que necesitan tomar la mitad del comprimido, pues lo parten por allí. Cada producto que vemos en nuestro alrededor, desde una simple aspirina hasta los automóviles que se usan para ir al trabajo o los controles remotos, poseen un diseño particular.

El diseño, en breve, significa la traza o delineación de un edificio, aparato, instrumento o figura, generalmente de modo armonioso, apuntando a un fin determinado. Según esta definición, no es difícil pensar que el automóvil tiene una delineación dirigida a un objetivo, es decir, el transporte de personas y cosas. Para cumplir esta finalidad, sus distintas partes, como el motor, los neumáticos y la carrocería, son proyectados y ensamblados en una fábrica.

¿Qué podemos decir de las criaturas vivientes? ¿Puede ser que un pájaro y el sistema que le permite volar también hayan sido “diseñados”?

Antes de dar una respuesta pensemos de nuevo en el ejemplo del automóvil y apliquemos ese razonamiento al pájaro, uno de cuyos objetivos es volar. A este propósito usa un sistema óseo ahuecado y ultraligero movido por fuertes músculos pectorales, así como plumas apropiadas que le posibilitan mantenerse suspendido en el aire. Las alas poseen una estructura aerodinámica y el metabolismo del animal se ajusta a su necesidad de un nivel de energía elevado. Es obvio que se trata de un diseño particular.

Si consideramos cualquier otra forma de vida, encontraremos la misma verdad. Cada criatura exhibe un planeamiento muy bien pensado, al punto que si seguimos investigando descubriremos que también nosotros somos parte de ese diseño. Nuestras manos son funcionales en un grado que ningún robot lograría. Nuestros ojos leen con una perfección y un enfoque que no consiguen las mejores cámaras fotográficas.

Así llegamos a una conclusión importante: todas las criaturas en la naturaleza, incluidas las humanas, son parte de un diseño. Esto exhibe a su vez la existencia de un Creador, Quien las diseña a voluntad, sustenta toda la creación y es poseedor del poder y sabiduría absolutos.

Sin embargo, esta verdad ha sido rechazada por la teoría de la evolución que se gesta a mediados del siglo XIX y fue propuesta por Charles Darwin en su libro El Origen de las Especies. Allí se sostiene que todas las criaturas evolucionaron una de otra gracias a una serie de coincidencias y transformaciones o mutaciones.

De acuerdo con la premisa fundamental de dicha teoría, todas las formas de vida pasan a través de minúsculos cambios fortuitos. Si con ello mejora alguna existencia, ésta aventajará a otras y transmitirá esa mejora a las generaciones siguientes.

La concepción mencionada ha sido considerada durante ciento cuarenta años como científica y convincente. Pero al escudriñarla a fondo y enfrentarla con los diseños de las distintas criaturas, se obtiene un cuadro muy distinto: se revela que el darwinismo y su explicación de lo viviente no resulta más que una argumentación amañada y contradictoria.

Concentrémonos en los cambios casuales. Darwin no pudo dar una definición exhaustiva de este concepto debido a la falta de conocimiento de la genética en su tiempo. Los evolucionistas que le siguieron sugirieron el concepto de “mutación”, es decir, desconexiones arbitrarias, dislocaciones o cambios en la estructura genética. Es significativo que nunca se haya comprobado que una mutación mejorase la información genética de alguna criatura. Los casos conocidos resultaron en daños, incapacidades o carencia de efectos. Por consiguiente, pensar que una criatura puede mejorar a través de las mutaciones, es lo mismo que balear a un grupo de personas con la esperanza de que los daños que se produzcan resulten en una mejora de la condición de salud de los afectados. Realmente es algo sin sentido.

Y aunque asumiésemos, contrariamente a toda la información científica existente, que una mutación puede mejorar la condición de una criatura, así y todo el darwinismo no puede evitar su colapso debido a lo que se denomina “complejidad irreductible”: implica que la mayoría de los sistemas y órganos de los seres vivos funcionan, necesariamente, como resultado del trabajo coordinado de partes distintas. Por consiguiente, el daño o eliminación de una de esas partes sería suficiente para dejar fuera de funcionamiento todas las demás.

Como sabemos, el oído percibe el sonido a través de un conjunto de pequeños órganos. Por ejemplo, si se extirpan o dañan los huesecillos del oído medio, no habrá audición. Para percibir los sonidos tienen que trabajar juntos, sin excepción, una variedad de componentes: el canal auditivo, el tímpano, la cadena de huesecillos (martillo, yunque, lenticular y estribo), la cóclea o caracol, los tres canales semicirculares, los pelitos (cilios) que ayudan a las células a sentir las vibraciones y la red nerviosa que se conecta al cerebro. Este sistema no pudo haberse desarrollado por partes porque no sería posible que unas trabajen sin las otras.

En consecuencia, el hecho de la “complejidad irreductible” demuele desde sus fundamentos la teoría de la evolución. Es curioso que el propio Darwin estuviese preocupado por esto:

Si se demostrase que un órgano complejo existe sin haber pasado por numerosas, sucesivas y ligeras modificaciones, mi teoría quedaría totalmente demolida1.

El nivel primitivo de la ciencia del siglo XIX todavía permitía soñar con la posibilidad de hallar un órgano así. Pero Darwin no lo pudo encontrar, o posiblemente sabía que no lo encontraría. La ciencia del siglo XX profundizó en el estudio de la naturaleza y demostró que la mayoría de las estructuras vivientes poseen la complejidad mencionada antes. Por consiguiente, la teoría darwiniana colapsó, como lo temía su creador.

En este libro vamos a examinar algunos sistemas propios de seres vivos que hacen trizas los supuestos darwinistas, como ser las alas de un ave o el cráneo de un murciélago. En la medida que avancemos en ese estudio, veremos no sólo el error inmenso del darwinismo sino la sabiduría con que fueron creados dichos sistemas.

En consecuencia, veremos la evidencia irrefutable de la perfecta creación de Dios, tal como se expresa en un capítulo del Corán:

Es Dios, el Creador, el Hacedor, el Formador. Posee los nombres más bellos. Lo que está en los cielos y en la tierra Le glorifica. Es el Poderoso, el Sabio (Corán, 59:24).

 

Un Ejemplo de Complejidad Irreductible: El Ojo de la Langosta Marina

En el mundo existen muchos tipo de ojos. Nosotros estamos familiarizados con el tipo “cámara fotográfica”, que se encuentra en los vertebrados. Esta estructura opera en base al principio de refracción luminosa. La luz entra por la lente y se centra en un punto al interior del ojo (la retina).

Pero los ojos de otras criaturas trabajan de manera distinta, como es el caso en la langosta marina. Aquí el sistema opera en base al principio de reflexión y la característica más importante se halla en la superficie ocular, compuesta por numerosas celdillas cuadradas. Como se exhibe en la foto de la página siguiente, están acomodadas de una manera muy precisa. El ojo posee una geometría notable que no se encuentra en otro lado. La superficie externa se presenta como una semiesfera facetada con cuadrículas perfectas, de manera que “se asemeja al papel cuadriculado”2.

Esas facetas son el extremo de cánulas cuadradas que forman una estructura semejante al panal de abejas, con la diferencia que éste se forma por la unión de prismas hexagonales.

Los lados internos de cada una de esas cánulas cuadradas reflejan la luz, la que cae sobre la retina de modo tan perfecto que toda ella converge en un solo punto3.

Es incuestionable la naturaleza extraordinaria del diseño de este sistema. Cada uno de esos pequeños conductos impecables, posee un recubrimiento que cumple la función de un espejo perfecto. Además, cada celdilla está tan bien alineada que todas enfocan la luz entrante en un punto singular.

Es obvio que el diseño del ojo de la langosta representa un gran problema para la teoría de la evolución. Significativamente, ejemplifica el concepto de “complejidad irreductible”. Si sólo uno de sus elementos --como las cuadrículas en la superficie exterior o la retina en la parte de atrás-- fuera eliminado, el ojo no funcionaría nunca. Por consiguiente, es imposible sostener que el ojo de la langosta evolucionó paso a paso. No se puede admitir científicamente que semejante diseño pudo haberse formado de manera azarosa.

Podemos encontrar más elementos en el ojo de la langosta marina que anularán los supuestos evolucionistas. Es interesante observar que este tipo de estructura ocular basado en la reflexión se encuentra en un determinado grupo de crustáceos, denominados decápodos de cuerpo largo. Esta familia incluye la langosta marina, los langostinos y los camarones.

Los demás miembros del grupo de los crustáceos presentan la estructura ocular de tipo refractivo, el cual opera en base a principios absolutamente distintos a los de la reflexión. En la estructura de tipo refractiva el ojo también se compone de centenares de celdillas, pero en vez de una morfología cuadrada encontramos otra hexagonal o redonda. Pequeñas lentes en las celdillas refractan la luz y la enfocan sobre la retina. Si nos concentramos en esta diferencia del sistema ocular dentro de los crustáceos, surgen algunas reflexiones. De acuerdo con los supuestos evolucionistas, todas las criaturas incluidas en los crustáceos deberían haber evolucionado del mismo ancestro. Por consiguiente, habría que suponer que el ojo que se basa en la reflexión evolucionó a partir del ojo refractivo, el más común y más simple dentro de los crustáceos.

Sin embargo, semejante razonamiento es ilógico debido a que los dos sistemas oculares funcionan correctamente dentro de sus propios sistemas. Ello hace imposible cualquier fase “transitoria”, puesto que si hubiese existido, el crustáceo habría tenido la visión disminuida o hubiese sido ciego y en consecuencia la selección natural lo habría eliminado.

Cae por su propio peso que ambas estructuras fueron diseñadas y creadas por separado. La magnífica precisión geométrica de estos sistemas ópticos es tal, que contemplar la posibilidad de una “casualidad” es simplemente absurdo. Al igual que el resto de los milagros originados por El, la estructura ocular de la langosta marina es un claro testimonio de Su poder sin tacha e ilimitado. Se trata de la manifestación del conocimiento, poder y sabiduría infinitos de Dios. Maravillas como la vista podemos encontrar en cualquier cosa que analicemos en el mundo de la creación.



 

CAPITULO I

EL DISEÑO MILAGROSO PARA EL VUELO DE LOS INSECTOS 

Cuando pensamos en el vuelo de los animales, es normal que nos venga a la mente el de las aves. Sin embargo, no son las únicas criaturas con esa capacidad. La mariposa Monarca lo hace desde América del Norte a América Central. Las moscas y libélulas también pueden transitar el espacio aéreo.

Los evolucionistas sostienen que los insectos comenzaron a volar hace trescientos millones de años. Sin embargo, no son capaces de proveer respuestas satisfactorias a ciertas preguntas fundamentales. Por ejemplo, ¿cómo desarrollaron las alas, volaron o se mantuvieron suspendidos en el aire los primeros insectos?

Lo único que brindan como explicación es que algunas capas de piel del cuerpo se habrían transformado en alas. Pero conscientes de que ese supuesto es casi insostenible, aseveran que todavía no se han encontrado los especímenes fósiles que lo verifiquen.

De cualquier manera, la delineación perfecta de las alas de los insectos no deja lugar a las casualidades. Escribe el biólogo inglés Robin Wootton en un artículo titulado El Diseño del Mecanismo de las Alas de los Insectos:

Cuanto más entendemos el funcionamiento de las alas de los insectos, más sutil y maravillosa se nos presenta su traza... Por lo general tienen un diseño para deformarse lo mínimo posible y para moverse de maneras específicas. Ambos aspectos están perfectamente integrados y se valen de componentes con un alto grado de elasticidad, ensamblados elegantemente para permitir ciertas torsiones en respuesta a tensiones determinadas y hacer el mejor uso del aire. En la práctica no se puede comparar con ninguna tecnología conocida4.

Por otra parte, no existe ni una sola evidencia fósil de la evolución imaginaria de los insectos. A eso se refiere el zoólogo francés Pierre Paul Grassé: Estamos a oscuras respecto al origen de los insectos5.

Examinemos ahora algunas de las características interesantes de estas criaturas que dejan a los evolucionistas en una completa oscuridad.

 

La Inspiración para el Helicóptero: La Libélula

La libélula no puede plegar las alas a los costados como el resto de los insectos. Además, la manera en que usa los músculos para moverlas también es distinta. Los evolucionistas sostienen, debido a esas diferencias, que las libélulas son “insectos primitivos”.

Pero el sistema de vuelo de las mismas no tiene nada de “primitivo”. La compañía Sicorsky, líder en la fabricación de helicópteros, diseñó uno tomándola como modelo6. La compañía IBM, que asistió a Sicorsky en este proyecto, introdujo un modelo de libélula en una computadora (IBM 3081). Fueron hechas dos mil representaciones a partir de sus maniobras de vuelo y de allí salió el prototipo resultante para el transporte de personal militar y artillería.

El fotógrafo de la naturaleza Gilles Martín realizó un estudio de dos años sobre las libélulas y concluyó afirmando que poseen un sistema de vuelo extremadamente complejo.

Su cuerpo se asemeja a una estructura helicoidal envuelta en metal. Dos alas están dispuestas en forma cruzada sobre el cuerpo, el cual presenta una variación de color que va del azul al marrón. Dicha estructura le permite una maniobrabilidad extraordinaria. Puede detenerse y volar de inmediato en la dirección opuesta a la del derrotero que traía, independientemente de la velocidad de desplazamiento. Alternativamente, puede permanecer suspendida en un punto en el aire y desde esa posición moverse rápidamente para atrapar una presa. Si desea, acelera a una velocidad sorprendente para un insecto: cuarenta kilómetros por hora --algo más que los atletas que compiten en las Olimpiadas en los cien metros llanos--, velocidad a la que choca contra su presa. Si bien el impacto es fuerte, posee una “armadura” resistente y flexible que absorbe el golpe. Pero su víctima queda generalmente herida o directamente no sobrevive al topetazo.

Después del choque las patas posteriores de la libélula pasan a ser armas letales, pues con ellas captura a la presa y la despedaza, para consumirla luego con sus mandíbulas poderosas.

Otra cosa sorprendente que posee es el órgano de la visión, aceptado como paradigmático entre los insectos. Cuenta con un par de ojos semiesféricos que le abarcan casi toda la cabeza y le proveen un campo visual muy amplio, al punto de pasar a ser un ojo en la nuca. Cada uno de ellos consta de unas treinta mil lentes distintas.

Si bien el mal funcionamiento de algún sistema de los que integran la libélula afectará a los demás, el hecho es que todos actúan perfectamente y por consiguiente el insecto vive.

 

Las Alas de la Libélula

La característica más significativa de la libélula está en sus alas. Sin embargo, no es posible dilucidar por medio de un modelo de evolución progresiva el mecanismo de vuelo que le permite usarlas. En primer lugar, la teoría darwinista no puede explicar el origen de las alas porque éstas sólo funcionan correctamente si se desarrollan en sincronía con el mecanismo de vuelo.

Supongamos por un momento que los genes de un insecto terrestre sufren una mutación y algunas partes del tejido de la piel presentan un cambio azaroso. Sería absolutamente irrazonable suponer que otra mutación semejante agregada a la ocurrida podría crear un ala por casualidad. Pero además no sería beneficioso para el insecto, sino que disminuiría su movilidad: tendría que soportar un peso extra, sin ningún propósito, que le pondría en desventaja frente a sus rivales. Por consiguiente y de acuerdo con los principios de la teoría de la evolución, debido a los impedimentos se extinguiría por selección natural.

Pero las mutaciones ocurren muy raras veces. Siempre dañan a las criaturas y las conducen a enfermedades mortales en la mayoría de los casos. Por eso mismo es imposible que pequeñas mutaciones hayan creado en el cuerpo de la libélula algo que evolucione y se convierta en un mecanismo de vuelo. Aunque es absolutamente improbable, asumamos que el panorama sugerido por los evolucionistas es real. En ese caso, ¿cómo es posible que no exista el fósil de la libélula “primitiva” que daría sustento a ese escenario?

Pero lo que sí nos dice la realidad es que no hay ninguna diferencia entre las estructuras de las libélulas más antiguas y las actuales. La verdad es que no existen restos fósiles de “libélulas sin alas” o de “libélulas con alas emergentes”.

Al igual que el resto de las formas de vida, la libélula también apareció sobre la Tierra repentinamente y no ha cambiado hasta el día de hoy. En otras palabras, fue creada por Dios y nunca “evolucionó”.

Las alas pueden operar hacia adelante y atrás, hacia arriba y abajo, lo que se ve facilitado por una estructura compleja de las articulaciones y lo apropiado del esqueleto, constituido por una sustancia resistente y flexible llamada quitina que participa en los movimientos de los músculos usados para volar. Tiene dos pares de alas, uno anterior y otro posterior, que operan asincrónicamente. Es decir, mientras las dos alas frontales ascienden, las posteriores descienden. Son movidas por dos grupos distintos de músculos, los cuales están ligados a un sistema de palancas. De ese modo, mientras un grupo mueve hacia arriba un par de alas por contracción, el otro moviliza por acción refleja el segundo. Los helicópteros ascienden y descienden usando una técnica similar. Este mecanismo permite a la libélula revolotear, ir hacia atrás o cambiar rápidamente la dirección del vuelo.

 

Metamorfosis de la Libélula

Las libélulas hembras no se aparean de nuevo después de la fertilización. Pero esto no resulta ningún impedimento a los ejemplares machos de la especie Calopteryx Virgo. Valiéndose de un gancho que tienen en la cola capturan a las hembras por el cuello (fig. 1). Estas envuelven sus patas alrededor de la cola de los machos, quienes tienen una extensión especial (fig. 2) con la que limpian cualquier resto posible de esperma dejado por otro macho. A continuación inyectan su propio esperma en la cavidad reproductiva de la hembra. Debido a que este proceso dura horas, a veces las parejas vuelan apareadas. La hembra deja los huevos fertilizados en la orilla de los estanques o superficies acuáticas (fig. 3). Una vez que la crisálida o ninfa abandona el huevo, vive en el agua durante tres o cuatro años (fig. 4). A lo largo de ese período se alimenta en el agua (fig. 5). Por eso fue creada con un cuerpo capaz de nadar lo suficientemente rápido con el objeto de atrapar presas y con mandíbulas capaces de desmembrarlas. A medida que la ninfa crece, muda cuatro veces la cobertura del cuerpo, la cual se fortifica y endurece. Cuando llega el momento del cambio final deja el agua y comienza a trepar por las rocas o alguna planta (fig. 6). Mientras lo hace se asegura de no caerse, pues significaría la muerte, valiéndose de unas pinzas en sus patas.

Esta última fase difiere de las cuatro anteriores debido a que Dios transforma a la larva en un animalito volador a través de un cambio magnífico. Primero se le agrieta el dorso (fig. 7). La ranura se amplía y se convierte en una abertura importante, a través de la cual puede salir una nueva criatura totalmente distinta a la larva. El cuerpo nuevo, extremadamente frágil, queda asegurado por medio de ligamentos muy transparentes y flexibles de la criatura anterior (fig. 8). Sin los mismos la larva caería en el agua y moriría.

La libélula posee también una serie de mecanismos especiales que le permiten mudar la piel. El cuerpo “viejo” se estrecha y arruga. Luego se abre por medio de un sistema especial que bombea un fluido del propio organismo para “inflar” la estructura caduca (fig. 9). Mientras tanto, solventes químicos comienzan a romper, sin producir daños, los ligamentos que atan las patas nuevas con las viejas. Este proceso se desarrolla a la perfección, pues sería fatal que, aunque más no sea, una de las patas nuevas no se desprendiese correctamente. Estas adquieren la humedad apropiada y se endurecen en el lapso de los veinte minutos siguientes.

Para entonces las alas están plegadas pero completamente desarrolladas. El fluido mencionado antes es impulsado al tejido de las mismas a través de firmes contracciones corporales (fig. 10). Disponen de un tiempo de secado después de dilatarse por medio del fluido que se introdujo en ellas (fig. 11).

La libélula pasa a controlar patas y alas luego de abandonar la carcasa caduca y haberse secado apropiadamente. Estira las primeras que estaban plegadas una por una, en tanto que a las segundas las mueve hacia arriba y hacia abajo.

El insecto ya posee toda la delineación necesaria para desplazarse por el aire. Es difícil creer que se trata de la misma oruga que había abandonado el agua poco tiempo antes (fig. 12). La libélula expele el fluido remanente para equilibrar el sistema. La metamorfosis queda completada y el insecto está listo para volar.

Nuevamente nos encontramos frente a la negación de los supuestos evolucionistas al razonar sobre esta maravillosa transformación que describimos. La teoría darwinista pretende que todas las criaturas evolucionan a través de cambios azarosos. Sin embargo, la metamorfosis de la libélula es un proceso tan intrincado que no permite el mínimo margen de error en cada fase. El obstáculo más pequeño lo impediría y eso llevaría al daño o muerte del insecto. En verdad, se trata de un proceso de “complejidad irreductible”: una evidencia explícita de algo calculado, proyectado.

En resumen, la metamorfosis de la libélula es una de las innumerables pruebas de la creación por parte de Dios de lo viviente, de una manera totalmente adecuada. El arte maravilloso de Dios se manifiesta incluso en un insecto.

 

Mecanismo de Vuelo

Las alas de las moscas vibran en función de las señales eléctricas conducidas por los nervios. En la langosta de jardín cada una de esas señales resulta en la contracción del músculo que mueve las alas. Dos grupos opuestos de músculos, conocidos como “de elevación” y “de descenso”, permiten que las alas suban y bajen por medio de ejercer tracciones en direcciones contrarias. Estas langostas mueven las alas de doce a quince veces por segundo, mientras que insectos más pequeños necesitan para volar una frecuencia más alta. Por ejemplo, las abejas lo hacen de doscientas a cuatrocientas veces por segundo. Las mosquitas pequeñas y algunos parásitos de un milímetro de longitud baten las alas mil veces por segundo7, sin que se quemen, desgarren o destruyan, lo cual es otra evidencia explícita de que fueron creados.

El observar de cerca a estas criaturas, multiplica nuestro aprecio por su delineación.

Habíamos dicho que las alas son activadas por señales eléctricas conducidas por los nervios. Pero una célula nerviosa es capaz de transmitir solamente un máximo de doscientas señales por segundo. ¿Cómo es posible entonces que los insectos pequeños puedan batir las alas mil veces por segundo?

Las moscas que aletean doscientas veces por segundo, emiten una señal eléctrica cada diez aleteos y tienen músculos fibrosos, así como una relación nervio-músculo, distintos a los de la langosta. Las señales mencionadas sólo alertan a los músculos que se preparan para el vuelo y al llegar a un cierto nivel de tensión, se relajan.

Las moscas, abejas y avispas poseen un sistema que transforma el batir de las alas en movimientos “automáticos”. Los músculos que permiten el vuelo en estos insectos no están ligados directamente al esqueleto. Las alas se acoplan al pecho con una articulación que funciona como pivote. Los músculos que mueven las alas están conectados a la superficie superior e inferior del pecho. Cuando se contraen, el tórax se mueve en la dirección opuesta y crea una tensión hacia abajo. La relajación de un grupo de músculos resulta en la contracción del grupo opuesto. Se trata de un sistema automático que permite el movimiento sin interrupción hasta que una señal de alerta y detención es emitida a través de los nervios de todo el sistema8. Este tipo de mecanismo de vuelo se puede comparar con un reloj a cuerda y es tan especializado que un solo impulso pone las alas en movimiento con toda facilidad. Es imposible no ver en este ejemplo el proyecto y la delineación. Es decir, resulta evidente la creación perfecta de Dios.

 

Sistema que Permite la Fuerza de Propulsión

Para mantener un vuelo parejo no es suficiente batir las alas. Estas tienen que cambiar de ángulo en cada movimiento para crear una fuerza de propulsión y elevarse. Disponen de una cierta flexibilidad para rotar, variable según el tipo de insecto. Esa flexibilidad la otorgan los músculos principales, los que además son el soporte de la energía para volar.

Por ejemplo, en el momento del ascenso los músculos en las articulaciones de las alas se contraen más para incrementar el ángulo de éstas. Se hicieron observaciones con técnicas de filmación de alta velocidad y así se supo que las alas siguen una trayectoria elíptica en vuelo. En otras palabras, la mosca realiza un movimiento de tipo circular parecido al que efectúa el remo de un bote en el agua, además de mover las alas hacia arriba y hacia abajo. Ello es posible por la acción de los músculos principales.

El mayor problema de los insectos con cuerpos pequeños es la inercia. El aire se comporta como si se adhiriese a sus alas, lo cual reduce significativamente la eficiencia del vuelo. Es por eso que algunos que miden hasta un milímetro de largo deben batir las alas mil veces por segundo para superar la inercia.

Los investigadores piensan que incluso la velocidad no es suficiente para que levanten vuelo, lo que significaría que se valen de sistemas alternativos.

Por ejemplo, algunos tipos de parásitos pequeños como la Encarsia, hacen uso de un sistema llamado “batemanos”: las alas se juntan arriba y luego se descortezan. Primero se separa el borde frontal de las alas, en donde se localiza una vena importante, lo cual permite una corriente de aire en el área presurizada, produciéndose un torbellino que ayuda a batir las alas nuevamente9.

Dios ha creado otro sistema especial para que los insectos se estabilicen en el aire, como el de las moscas con un solo par de alas y órganos redondeados en el dorso, llamados cabestros. Se mueven únicamente cuando cambia la dirección del vuelo, con lo que evitan perder la dirección. Es un sistema que se asemeja a los giróscopos utilizados en los aviones actuales10.

 

La Resilina

En la articulación del ala participa una proteína especial con una flexibilidad muy grande llamada resilina. Los ingenieros químicos trabajan en los laboratorios para reproducirla, pues exhibe propiedades muy superiores a las del caucho natural o artificial. Es una sustancia que puede absorber la fuerza aplicada sobre ella como así también liberar toda la energía acumulada una vez que cesa la aplicación de la carga sobre la misma. La eficiencia (es decir, la proporción entre el trabajo rendido y la energía aplicada) es muy elevada, pues alcanza el 96%. De esta manera, el 85% de la energía empleada para levantar las alas es almacenada y se la usa al bajarlas11. Las paredes del tórax y los músculos también están construidos de manera que ayudan en este fenómeno.

 

Los Insectos Poseen un Sistema de Respiración Especial

En relación a su medida la mosca vuela a una velocidad extraordinaria. Las libélulas alcanzan los 40 kilómetros por hora, mientras que insectos más pequeños pueden volar a 50 km/h. Si se hace una equivalencia en función del tamaño, los seres humanos tendrían que moverse a miles de kilómetros por hora, velocidad que sólo alcanzamos con aviones a chorro. Pero si comparamos los tamaños, está claro que los insectos pueden volar, en proporción, más rápido que las aeronaves.

Los aviones a chorro usan combustibles especiales para alimentar turbinas de alta velocidad. El vuelo de la mosca requiere también elevados niveles de energía y grandes volúmenes de oxígeno para generarla. Esa necesidad es satisfecha por medio de un sistema respiratorio extraordinario, muy diferente del nuestro. Nosotros aspiramos aire y lo llevamos a los pulmones, donde se mezcla con la sangre y es transportado a todo el cuerpo por ésta. La necesidad de oxígeno por parte de la mosca es tan alta, que no puede esperar que el mismo llegue a las células por ese medio. De manera similar al sistema circulatorio humano, dispone de un intrincado sistema de conductos llamado traqueal, por el cual distribuye aire con oxígeno a todas las partes del cuerpo.

El oxígeno es tomado directamente de allí, como lo hacen las células que constituyen los músculos para el vuelo, lo que también ayuda a enfriarlos, pues operan a una frecuencia de mil ciclos por segundo.

Es evidente que estos mecanismos son un ejemplo de la creación. El azar no puede ser la explicación de un diseño tan intrincado. Tampoco es posible que semejante sistema se haya desarrollado por fases sucesivas como sugieren los evolucionistas: si el traqueal se hubiese formado así, habría sido disfuncional y entonces el aparato respiratorio habría sufrido daños. Sólo un sistema traqueal plenamente funcional desde el inicio puede mantener la vida de los insectos sin problemas.

Todas las estructuras que hemos examinado hasta ahora demuestran que hay una delineación extraordinaria hasta en las criaturas aparentemente más insignificantes como las moscas: cada una de ellas es un milagro que da testimonio del diseño perfecto en la creación de Dios. Por otra parte, el “proceso evolucionista” descrito por los darwinistas está lejos de explicar cómo se desarrolla, aunque más no sea, un solo sistema en la mosca.

Dios invita a los seres humanos en el Corán a considerar esta realidad:

¡Hombres! Se propone una parábola. ¡Escuchadla! Los que invocáis en lugar de invocar a Dios serían incapaces de crear una mosca, aun si se aunaran para ello. Y, si una mosca se les llevara algo, serían incapaces de recuperarlo. ¡Qué débiles son el suplicante (el asociador) y el suplicado (la deidad) (Corán, 22:73).

El viaje aéreo de una mosca doméstica es un fenómeno muy complejo. En primer lugar el insecto inspecciona meticulosamente los órganos que usará para la navegación. Luego se prepara ajustando y equilibrando los frontales. Finalmente calcula el ángulo de despegue --que depende de la velocidad y dirección del viento-- por medio de los sensores que posee en las antenas. Después se lanza a volar. Todo ello sucede en una centésima de segundo. Una vez que se desplaza en el aire puede acelerar rápidamente y alcanzar una velocidad de diez kilómetros por hora.

Debido a ello se le podría poner de sobrenombre “maestra del vuelo acrobático”. Puede volar haciendo zigzags extraordinarios, despegar verticalmente, aterrizar bien en cualquier tipo de superficie por más inapropiada que sea.

Otra particularidad de esta experta en vuelos es su capacidad para “aterrizar” en el cielo raso, puesto que debido a la gravedad no se podría sostener y se caería. Sin embargo, ha sido creada con ciertos sistemas que hacen posible lo imposible. En el extremo de sus patas existen pequeñas sopapas. Además, ese dispositivo exuda un fluido pegajoso al tocar algo. Ese pegamento le permite adherirse al cielo raso. Cuando está llegando al mismo y apenas lo acaricia, extiende las patas, las sacude y se prende a la superficie.

La mosca doméstica posee dos alas que las puede operar por separado. Emergen parcialmente del cuerpo y constan de una membrana muy delgada atravesada por venas. Sin embargo, al volar las mueve hacia atrás y adelante de acuerdo a un eje como si se tratasen de un solo plano. Los músculos que capacitan el movimiento de las alas se contraen en el despegue y se relajan al aterrizar. Si bien esos músculos son controlados por los nervios al comienzo del vuelo, después de cierto tiempo, al igual que las alas, se mueven automáticamente.

Los sensores bajo las alas y detrás de la cabeza envían de inmediato al cerebro información sobre las circunstancias de la navegación. Por ejemplo, cuando perciben una nueva corriente de aire como la que crea otro bicho volador. En ese caso los músculos “desconectan el piloto automático” y controlan “manualmente” las alas. De esa manera se pone a buen resguardo de un posible peligro la mayoría de las veces.

Bate las alas cien veces por segundo y la energía que gasta en vuelo es aproximadamente cien veces mayor a la que consume en reposo. En función de esto podemos decir que se trata de una criatura muy competente puesto que el metabolismo humano en situaciones de emergencia sólo puede emplear una energía diez veces mayor a la que consume normalmente. Además, el ser humano puede mantener ese consumo de energía decuplicado solamente durante unos pocos minutos como máximo. En contraste, la mosca doméstica puede sostener su ritmo de consumo elevado de energía por un lapso de media hora y viajar una distancia de mil seiscientos metros a la misma velocidad12.



 

CAPITULO 2

LAS AVES: MAQUINAS DE VUELO PERFECTAS 

Según la convicción de los darwinistas, las aves son el resultado de una evolución que se pudo dar en dos secuencias distintas: a) reptil-ave; b) reptil-mamífero-ave. Sin embargo, el modelo evolutivo no puede explicar ninguno de los mecanismos de las aves, los cuales tienen una estructura completamente diferente a la de los reptiles y mamíferos. Por ejemplo, a esa teoría le resulta prácticamente imposible explicar la característica principal de las aves, es decir, las alas. El darwinista turco Engin Korur hizo la siguiente confesión en referencia a la imposibilidad de que las alas hayan evolucionado:

La característica común de los ojos y de las alas es que pueden funcionar únicamente si están completamente desarrollados. En otras palabras, un ojo semidesarrollado no puede ver y un ave con alas semiformadas no puede volar. Uno de los misterios de la naturaleza que aún tiene que ser resuelto es de qué modo pasaron a existir esos órganos13.

Continúa sin ninguna respuesta el interrogante de cómo las alas llegaron a tener una estructura tan perfecta a través de una serie de mutaciones azarosas. También se presenta tan inexplicable como siempre el proceso por el cual las patas delanteras de un reptil pudieron transformarse en alas perfectas.

Por otra parte, la existencia de las alas no es el único prerrequisito para que una criatura terrestre se transforme en voladora. Los reptiles carecen totalmente de una serie de mecanismos y características necesarios a tal fin. Por ejemplo, los huesos de las aves son bastante más livianos que los de otros animales; sus pulmones presentan estructuras y funciones distintas; el esqueleto y los músculos también son diferentes; el sistema circulatorio de las aves es mucho más especializado que el de otras criaturas. Seguramente cada uno de esos mecanismos no pudo aparecer por medio de un “proceso acumulativo” a lo largo del tiempo. Por lo tanto son disparatadas las suposiciones de que reptiles u otro tipo de animales se transformaron en seres voladores.

 

La Estructura de las Plumas de las Aves

A diferencia de los reptiles, como dijimos, los cuerpos de las aves tienen huesos huecos y ultraligeros, un sistema respiratorio singular y además son de sangre caliente. Otra diferencia insalvable está dada por las plumas, que son la característica estética más importante e interesante. El dicho “ligero como una pluma”, retrata a la perfección su estructura especial.

Están constituidas por una sustancia proteica llamada queratina. Se trata de un material duro que se forma a partir de las células viejas que se alejan de las fuentes de oxígeno y nutrientes ubicados en las capas más internas de la piel. La células viejas mueren y dejan el lugar a otras nuevas.

El diseño de las plumas es muy complejo, al punto que el evolucionismo no puede explicarlo. El científico Alan Feduccia dijo que las alas tienen una complejidad estructural mágica, lo cual le concede una aerodinámica natural refinada, nunca lograda por otros medios14. Aunque Feduccia es evolucionista, admite que las plumas son de una perfección inusual para el vuelo, porque son ligeras, fuertes, aerodinámicas y con una estructura intrincada de barbas y ganchillos15.

También Charles Darwin se vio obligado a ponderar su diseño. La asombrosa estética de las plumas del pavo real le hizo “enfermar”, según su propias palabras. Dice en una carta escrita a Asa Gray el 3 de abril de 1860: recuerdo bien el tiempo cuando el pensar en la estructura del ojo me daba escalofríos. Pero he ido más lejos en la desazón.... Luego continuaba: ... y ahora particularidades pequeñísimas de su estructura me ponen a menudo muy incómodo. ¡Me enfermo cada vez que miro una pluma en la cola del pavo real!16.

 

Barbas y Ganchillos

Es increíble el diseño que encontramos en una pluma cuando la observamos con el microscopio. Como se sabe, está constituida por el cañón o escapo seguido del raquis o eje con barbas laterales (a derecha e izquierda) que a su vez presentan barbillas a sus lados enganchadas entre sí sólidamente por medio de unas prolongaciones minúsculas o barbicelas. Las barbas, de medida y textura variables, dan al ave su naturaleza aerodinámica.

Las barbicelas se agarran entre sí abrochándose con la ayuda de los ganchillos. Por ejemplo, la pluma de cigüeña posee unas seiscientos cincuenta barbas a cada lado del eje. De cada una de ellas se desprenden unas seiscientas barbicelas, las que se unen entre sí por medio de trescientos noventa ganchillos de la manera que lo hacen los dientes de un cierre de cremallera. Esa unión es tan apretada que ni siquiera el humo la atraviesa. Si por cualquier razón los ganchillos se separasen, los puede hacer volver fácilmente a la posición correcta sacudiendo las alas o alineando las plumas con el pico.

Las aves siempre deben mantener sus alas perfectamente aseadas, acicaladas y en condiciones para el vuelo si quieren sobrevivir adecuadamente. Para cumplir con esa necesidad usan el aceite que segregan por una glándula ubicada en la base de la cola. Con ese óleo limpian y lustran las plumas. También les sirve para impermeabilizarlas cuando nadan y se zambullen o cuando caminan o vuelan bajo la lluvia.

En los ambientes fríos las plumas les sirven para evitar el descenso de la temperatura corporal, mientras que en ambientes cálidos las comprimen sobre el cuerpo para mantenerlo fresco17.

 

Tipos de Plumas

Las plumas cumplen distintas funciones según la parte del cuerpo donde se hallen: la cola, las alas, etc. Las de la cola funcionan como timón y freno. Las de las alas, con una estructura distinta, permiten la expansión del área para incrementar la potencia de elevación del ave. Las plumas se juntan cuando las alas se dirigen hacia abajo al volar, con lo que se evita que el aire pase entre ellas. Y cuando se dirigen hacia arriba se abren y dejan pasar el aire18. Las aves también cambian, periódicamente, las plumas dañadas o desgastadas, con el objeto de mantener su capacidad de vuelo.

 

Características de las Máquinas Voladoras

Un examen profundo de las aves revela que están específicamente diseñadas para volar: el cuerpo ha sido creado con bolsas de aire y huesos huecos a fin de reducir su masa y tamaño; la naturaleza líquida del guano asegura que sea desechado el exceso de líquido; las plumas son extremadamente ligeras en relación a su volumen.

Examinemos una por una estas características especiales.

1 - El esqueleto.

La fortaleza del esqueleto es más que adecuada, incluso frente al hecho de que los huesos son huecos. Por ejemplo, el pinzón real de unos dieciocho centímetros de longitud, ejerce una presión de 68,5 kilos para abrir una semilla de aceituna. Los huesos del hombro, pecho y cadera se encuentran fusionados, lo que les da una mejor “organización” que la de otros animales. Este diseño mejora su reciedumbre. Otra característica del esqueleto, como ya hemos dicho, es que resulta relativamente más liviano que en todos los demás animales. Por ejemplo, el de la paloma pesa sólo alrededor del 4,4% de todo el cuerpo; los huesos del pájaro fragata pesan 118 gramos, es decir, menos que el peso total de sus plumas.

2 - El sistema respiratorio

La inmensa diferencia que existe entre el sistema respiratorio de las aves y el de otras criaturas, se debe a que las primeras necesitan mucho más oxígeno. Por ejemplo, hay tipos que requieren hasta veinte veces más que el utilizado por el ser humano, lo cual indica que el mecanismo en los mamíferos no puede proveer la cantidad demandada por las aves, quienes cuentan con otro distinto creado bajo principios específicos.

La corriente de aire en los pulmones de los mamíferos es de ida y vuelta. Viaja a través de una red de canales y se detiene en los pequeños sacos de aire (alvéolos pulmonares). Allí se produce el intercambio oxígeno-dióxido de carbono. El aire usado recorre el mismo camino de vuelta y es desechado por la boca o nariz.

En las aves, por el contrario, la corriente de aire es unidireccional. Por un extremo entra aire nuevo y el usado se expele por otro. Esto permite la incorporación del oxígeno necesario para satisfacer el requerimiento de altos niveles de energía. El bien conocido crítico del darwinismo y bioquímico australiano Michael Denton, explica esta cuestión:

En el caso de las aves, los bronquios centrales se bifurcan en la forma de finos tubos que pasan a través del tejido pulmonar. Llamados parabronquios, se juntan de nuevo eventualmente y forman un verdadero sistema circulatorio por el que el aire fluye en una sola dirección... Aunque los sacos de aire también se encuentran en ciertos grupos de reptiles, la estructura de los pulmones y del sistema respiratorio en las aves es absolutamente único. No hay semejanza con los pulmones de otras especies de vertebrados. Además, los pulmones de todas las aves son idénticos en las particularidades esenciales...19.

Michael Denton señala también en su libro Una Teoría en Crisis la imposibilidad de la formación de un sistema tan perfecto a través de la evolución progresiva:

Es algo extremadamente difícil de imaginar cómo pudo haber evolucionado gradualmente un sistema respiratorio a partir del diseño de otro tipo de vertebrado, especialmente si tenemos en cuenta que es absolutamente vital para un organismo mantener la función respiratoria sin defectos, pues de lo contrario puede conducir a la muerte en minutos. Así como las plumas no pueden funcionar como órganos de vuelo hasta que los ganchos y barbicelas no se ajusten a la perfección, tampoco los pulmones pueden funcionar como órganos para la respiración hasta que el sistema de parabronquios que los atraviesa y el sistema de sacos de aire que garantiza a los parabronquios el suplemento de aire estén muy desarrollados y sean capaces de trabajar a la perfección de manera integrada20.

En resumen, es imposible la transición de un pulmón de reptil a otro de ave debido al hecho de que durante esa fase no funcionaría y ninguna criatura puede vivir sin pulmones. Por lo tanto, nadie puede esperar millones de años hasta que mutaciones al azar le salven la vida.

La estructura única de los pulmones de las aves demuestra la existencia de un diseño perfecto que proporciona los altos niveles de oxígeno necesarios para volar. Sólo hace falta un poco de sentido común para comprender que la anatomía sin paralelo de las aves no es el resultado arbitrario de mutaciones inconscientes. Está claro que sus pulmones son otra de las incontables evidencias de que todo lo viviente ha sido creado por Dios.

3 - El sistema de equilibrio

Dios creó a las aves de un modo absolutamente apropiado, al igual que al resto de la creación. Este hecho se manifiesta en cada detalle. Fueron diseñadas teniendo en cuenta que en vuelo no deben perder el equilibrio. Por eso sus cabezas son especialmente livianas para que no se ladeen al surcar el aire y su peso promedio corresponde al 1% del total del cuerpo.

La estructura aerodinámica de las plumas es otro elemento al efecto. Las de las alas y cola proporcionan en especial un sistema armonioso muy efectivo.

Estas características aseguran que, por ejemplo, el halcón mantenga una estabilidad perfecta cuando se lanza sobre su presa a una velocidad de 384 km/h.

4 - El problema de la energía y la potencia

Todo proceso en biología, química o física, compuesto por una serie de eventos, se conforma al “Principio de Conservación de la Energía”. Se lo puede resumir diciendo que “se necesita cierta cantidad de energía para hacer cierto trabajo”.

Un ejemplo significativo de dicho principio se puede observar en el vuelo de las aves. Las migratorias deben almacenar suficiente energía para todo su viaje. Por otra parte, deben volar con el menor peso posible. Es decir, deben desechar todo exceso. El combustible también tiene que ser lo más eficiente posible. En otras palabras, mientras que el peso del combustible debe ser el mínimo, la energía que se extrae de allí debe ser la máxima. Y eso es efectivamente así.

Primero tienen que determinar la velocidad óptima de vuelo. Si vuelan muy despacio, derrocharán demasiada energía para permanecer en el aire. Si lo hacen muy ligero, consumirán el combustible en superar la resistencia del mismo. Es obvio entonces que para gastar la menor cantidad de combustible tienen que lograr una velocidad ideal. Por lo tanto, tendrán distintas velocidades ideales, en consonancia con la estructura aerodinámica de su esqueleto y la morfología de sus alas.

Examinemos la cuestión de la energía en el frailecillo dorado del Pacífico (Pluvialis dominica fulva). Esta ave emigra de Alaska a Hawai cada invierno por una ruta sin islas, lo que significa que no tiene donde descansar a lo largo de cuatro mil kilómetros. El viaje de más de ochenta y ocho horas significa batir las alas sin interrupción unas doscientos cincuenta mil veces.

El pájaro pesa 200 gramos al partir, de los cuales 70 gramos son grasa a ser usada como combustible. Pero cuando los científicos calcularon la cantidad de energía necesaria por hora de vuelo, determinaron que requiere 82 gramos para toda la travesía. Es decir, había una carencia de 12 gramos de grasa, por lo que, supuestamente, agotaría toda la reserva mucho antes de llegar a Hawai.

Pero dichos pájaros llegan todos los años a su meta. ¿En qué consiste el “secreto”?

Dios, el Creador de esas criaturas, les inspira un método que convierte el vuelo en fácil y eficiente: no se desplazan a la ventura sino en bandada, ajustándose a una disposición y con una formación en “V”, la cual reduce la resistencia del aire con tanta efectividad que ahorran 23% de energía. En consecuencia llegan a su destino con una reserva de seis o siete gramos de grasa. Dicho excedente no es un error de cálculo sino una reserva por si encuentran corrientes de aire adversas21.

Este hecho extraordinario nos lleva a preguntarnos:

¿Cómo saben estos pájaros qué distancias deben recorrer?

¿Cómo saben cuánta grasa necesitan para ese viaje?

¿De qué manera obtienen esa grasa antes de emigrar?

¿Cómo saben que las condiciones climáticas en Hawai son mejores que las de Alaska?

Lógicamente, es imposible que hagan todos los cálculos o conozcan los datos que implican estas preguntas y que viajen en bandadas en función de los mismos. Esto indica que son inspiradas y dirigidas por un poder superior. El Corán se refiere a “las aves que vuelan en formación” y nos informa acerca del conocimiento que les inspira Dios:

¿No ves que glorifican a Dios quienes están en los cielos y en la tierra, y las aves con las alas desplegadas? Cada uno sabe cómo orar y cómo glorificarle. Dios sabe bien lo que hacen (Corán, 24:41).

¿Es que no han visto las aves encima de ellos, desplegando y recogiendo las alas? Sólo el Compasivo las sostiene (a las aves). Lo ve bien todo (Corán, 67:19).

5 - El sistema digestivo

El vuelo requiere una gran cantidad de energía. Por esa razón las aves poseen la mayor relación tejido muscular-masa corporal de todas las criaturas. Su metabolismo también está en sintonía con el requerimiento de altos niveles de potencia muscular. Término medio, cuando el metabolismo se duplica la temperatura del organismo aumenta diez grados centígrados. La temperatura corporal del gorrión (42°C) y la del zorzal (43,5°C) indican lo acelerado que son sus metabolismos. Ese nivel calórico, que mataría a una criatura terrestre, es vital para la supervivencia de las aves al momento de consumir más energía y por lo tanto aumentar la potencia.

Debido a esa necesidad, poseen un sistema digestivo que asimila el alimento en forma óptima. Por ejemplo, una cigüeña pequeña puede ganar un kilogramo de masa corporal por cada tres kilogramos de nutrientes. En los mamíferos, con una alimentación similar, esa razón es de un kilogramo de masa corporal cada diez de productos ingeridos.

El sistema circulatorio del ave también ha sido creado en armonía con su alta demanda energética. Mientras que el corazón humano late en un minuto alrededor de 78 veces, en el gorrión lo hace 460 veces y en el colibrí 615 veces. También es más rápida la circulación sanguínea. El oxígeno que alimenta todos los sistemas de trabajo relativamente acelerados, proviene de sus pulmones especiales.

Como dijimos, usan la energía muy eficientemente. Por ejemplo, una golondrina que emigra consume cuatro kilocalorías cada dos kilómetros y medio, mientras que un mamífero pequeño requiere unas cuarenta y una kilocalorías para la misma distancia.

Las mutaciones no pueden explicar las diferencias entre las aves y otras criaturas. Aún si asumiésemos que una de las características mencionadas puede ocurrir por mutaciones al azar --lo que de todos modos es imposible--, ese solo hecho es insustancial. La posibilidad de un metabolismo que produzca mucha energía no tendrá sentido si no existen los pulmones especializados de las aves. Además provocaría el ahogo del animal debido a la insuficiencia de absorción de oxígeno. Y en el caso de que el sistema respiratorio mutase antes que los demás sistemas, la criatura inhalaría más oxígeno que el necesario, lo cual le dañaría. Otra imposibilidad se relaciona con la estructura del esqueleto: si el ave hubiese logrado de alguna manera los pulmones y las adaptaciones metabólicas del caso, tampoco podría volar. Independientemente de la potencia o fuerza que posea, ninguna criatura terrestre puede despegar del suelo debido a la estructura del esqueleto relativamente segmentada y pesada. La formación de las alas también requiere un “diseño” perfecto.

Todo esto nos lleva a una conclusión: es simplemente imposible explicar el origen de las aves por medio de la teoría de la evolución o los desarrollos casuales. Miles de especies de aves han sido creadas con todas sus características físicas en “un instante”. En otras palabras, Dios las creó una por una.

 

TECNICAS DE VUELO PERFECTAS

Desde los albatros a los buitres, todas las aves han sido equipadas con técnicas de navegación que hacen uso de las corrientes de aire. Debido a que el vuelo consume grandes cantidades de energía, las aves fueron creadas con músculos poderosos, corazones grandes y esqueletos livianos. Pero la evidencia de una creación superior en las mismas no se limita a eso. Muchas han sido inspiradas para que usen métodos que disminuyen la cantidad de energía requerida.

El cernícalo (una especie de halcón) es un espécimen salvaje bien conocido en Europa, Asia y Africa. Posee una habilidad especial: aunque enfrente el viento puede mantener la cabeza inmóvil en el aire. Si bien el cuerpo puede balancearse con la ventolera, la cabeza permanece inmóvil, con lo que incrementa su visión excelente. El giróscopo que se utiliza en las naves de guerra para estabilizar las armas en el mar, trabaja de manera similar. Es por esta razón que los científicos llaman a la cabeza del ave “cabeza giroestabilizada”22.

 

Técnicas de Regulación de Tiempo o Habilidad Para Escoger

el Momento Oportuno con una Finalidad

Las aves regulan sus horarios de caza para optimizar la eficiencia. A los cernícalos les gusta comer ratas, las cuales generalmente viven en cuevas subterráneas y salen a la superficie cada dos horas en busca de sustento. Los horarios de alimentación de ambos coinciden. Los cernícalos cazan durante el día pero comen lo cazado durante la noche. Por consiguiente, en las horas diurnas vuelan con los estómagos vacíos y por lo tanto más livianos, requiriendo entonces menos energía para el desplazamiento. El ahorro de energía puede llegar hasta un 7%, según lo calculado23.

 

Planeando con el Viento

Las aves también consiguen reducir el consumo de energía valiéndose de los vientos. Se elevan incrementando el flujo de aire sobre sus alas y pueden permanecer “suspendidas” en corrientes de aire suficientemente fuertes. Las ascendentes les resultan una ayuda extra. Hacer uso de las mismas con el objeto indicado se denomina “planear”. El cernícalo tiene dicha capacidad, símbolo de la superioridad de las aves en el aire. Esta técnica presenta dos grandes ventajas. En primer lugar, le permite ahorrar la energía que gastaría para mantenerse en el aire batiendo las alas mientras busca alimento o vigila el que tiene en tierra. En segundo lugar, le permite incrementar significativamente el tiempo de vuelo. La gaviota puede ahorrar hasta el 70% de energía mientras planea24.

 

Tomando Energía de las Corrientes de Aire

Las aves utilizan las corrientes de aire de dos formas: planeando y descendiendo sobre la ladera de una colina o zambulléndose en el mar cerca de un acantilado. A esto se le llama “descender planeando”.

Cuando por la cima de la colina pasa un viento fuerte, forma ondas de aire yerto y sobre ellas pueden planear. El alcatraz y muchas otras se valen de esas ondas inmóviles creadas por las islas. Las gaviotas planean sobre las corrientes generadas por elementos más pequeños, como los barcos.

Normalmente los llamados “frentes” --superficies de separación entre masas de aire de diferentes temperaturas o densidades-- también proveen corrientes que las aves utilizan para elevarse. El sostenerse allí se denomina “planeo en ventolera”. Dichos frentes, que se forman especialmente en las costas por medio de las corrientes de aire provenientes del mar, han sido descubiertos gracias al radar al observarse el comportamiento de las bandadas de aves marinas que se sustentaban allí. Otras dos formas de navegación de ese tipo se denominan “planeo térmico” y “planeo dinámico”.

El térmico es un fenómeno que se observa especialmente en las zonas continentales y cálidas del globo terráqueo. Al calentar el sol un área de la tierra, ésta calienta la capa de aire por encima de ella. Entonces el aire resulta más ligero y empieza a elevarse. El mismo fenómeno se puede observar en los vendavales de polvo o en los remolinos de viento.

 

Las Técnicas de Planeo de los Buitres

Los buitres utilizan una técnica especial para controlar la tierra desde una altura apropiada, manteniéndose en columnas de aire cálidas, llamadas termales. Se valen de distintas termales para planear sobre extensas áreas durante largos períodos de tiempo.

Las columnas de aire comienzan a elevarse al amanecer. Primero despegan los buitres pequeños haciendo uso de las débiles. A medida que las termales ascendentes son más potentes, despegan los más grandes y casi “flotan” allí. El aire que se eleva más rápido se ubica en el medio, a donde se dirigen cuando quieren ascender. Además, vuelan en círculos cerrados para equilibrar la elevación con la fuerza gravitatoria.

Otras aves predadoras también usan las corrientes termales. Las cigüeñas, lo hacen especialmente cuando emigran. La cigüeña blanca de Europa central viaja al Africa durante el invierno, cubriendo una distancia de siete mil kilómetros. Si volase batiendo las alas solamente, tendría que descansar cuatro veces como mínimo. Pero al utilizar las corrientes de aire caliente durante seis a siete horas al día, logra grandes ahorros de energía y completa la emigración en tres semanas. Debido a que el agua toma mucho más tiempo que la tierra en calentarse, las corrientes cálidas no se forman sobre los mares. Esta es la razón por la que las aves que se dirigen a sitios muy lejanos, no transitan sobre las grandes superficies acuáticas. Las cigüeñas y otras aves silvestres que emigran de Europa a Africa, lo hacen sobre los Balcanes y el Bósforo o sobre la península Ibérica y Gibraltar.

Los albatros, alcatraces, gaviotas y otros pájaros marinos, usan las corrientes de aire que se elevan en la cresta de las grandes olas. El albatros se vuelve con frecuencia, se dirige al interior del viento mientras se desliza en la corriente de aire y se eleva rápidamente. Después de ascender diez o quince metros, cambia de dirección de nuevo y continúa su planeo aprovechando la energía de los vientos con dirección cambiante. Como esas corrientes pierden velocidad cuando chocan con la superficie del mar, se eleva en búsqueda de otras más potentes y repite los pasos anteriores.

Muchas otras aves, como el shearwater (de la familia de las proceláridas, emparentada con el petrel), usan técnicas similares.


 

EL DISEÑO EN LOS HUEVOS DE LAS AVES

La creación maravillosa de las aves no finaliza en las alas, plumas o pericia migratoria. Otro diseño extraordinario y característico de las mismas se encuentra en sus huevos.

Por simple que nos parezca, el huevo de gallina tiene alrededor de quince mil poros, semejantes a los hoyuelos de las pelotas de golf. La estructura esponjosa de los huevos pequeños, que se puede observar solamente con la ayuda del microscopio, le otorga una mayor flexibilidad y aumenta la resistencia al impacto.

Se trata de un envase con un contenido milagroso. Provee todos los nutrientes y el agua que necesita el feto en desarrollo. La yema del huevo almacena proteínas, grasa, vitaminas y minerales, mientras que la clara funciona como una reserva de líquidos y es muy rica en proteínas.

El pollito que se desarrolla necesita inhalar oxígeno y exhalar dióxido de carbono. También requiere una fuente de calor, calcio para el desarrollo de los huesos, el resguardo de sus fluidos, protección contra las bacterias y los golpes. La cáscara del huevo provee todo eso al pequeñuelo que respira a través de una membrana que desarrolla en el embrión. Los vasos sanguíneos en este receptáculo le llevan oxígeno y sacan el dióxido de carbono.

La cáscara del huevo es sorprendentemente delgada y fuerte, lo que permite la transmisión del calor corporal de la clueca.

 

Una Pérdida Necesaria

El huevo pierde el 16% de su contenido de agua por evaporación a lo largo de la incubación. Durante mucho tiempo los científicos creyeron que eso era perjudicial y que se producía debido a la estructura porosa de la cáscara. Sin embargo, las más recientes investigaciones nos enseñan que dicha pérdida es necesaria para que el pollito pueda emerger del huevo, ya que de lo contrario no obtiene el espacio y el oxígeno que le permiten mover bastante la cabeza y romper la cáscara.

Por otra parte, según el tipo de cáscara, la proporción de evaporación de agua varía entre el 15% y el 20% en condiciones ideales. Por ejemplo, en los huevos del somormujo o moñudo, que vive en lagunas y charcas, es un poco más elevada que en los de otras especies que incuban en lugares más secos.

 

El Huevo Está Diseñado Para Mantenerse Estable

Es crucial que la cáscara del huevo soporte ciertos impactos externos, tolere el peso de quien lo incuba, sea estable y se comporte de la mejor manera frente al aire, el agua y el calor.

Un examen más minucioso revela que los huevos han sido diseñados para que conserven sus propiedades bastante tiempo. Dios creó huevos grandes y pequeños, diferentes entre sí. Los de aves grandes son por lo general más duros y menos flexibles que los de aves pequeñas, más delicados y elásticos.

Los de gallina son rígidos y ásperos, pero no se rompen al caer uno sobre otros. La cubierta dura es también una protección frente a ataques (externos). Si los huevos más pequeños tuviesen la cáscara como los de gallina, se quebrarían más a menudo. Pero son fuertes y flexibles, lo cual evita que se rompan con facilidad bajo cierto tipo de golpes.

La flexibilidad, como parte de las características del huevo, sirve no sólo para proteger al pollito sino que también determina la forma en que éste lo romperá para salir. A ese efecto lo único que necesita es abrir un par de orificios en la parte más roma antes de empujar la cabeza y patas afuera. El pollito sale al mundo levantando un pedazo de la cáscara, que adquiere forma de capelo al separarse siguiendo las grietas que conectan los agujeros realizados25.


 

CAPITULO 3

LA COMUNICACION Y EL SISTEMA DE

UBICACION DE LAS PRESAS

LOS MURCIELAGOS Y LA LOCALIZACION POR RESONANCIA (ECOLOCALIZACION)

 

Los murciélagos son criaturas muy interesantes. Hasta no hace mucho lo más intrigante era su forma de navegar o volar, descubierta después de una serie de experimentos. Examinándolos con cierto detenimiento se devela el diseño sorprendente de estas criaturas26.

En el primer experimento se colocó un murciélago en una parte de un cuarto completamente oscuro y en otra parte se dejó una mosca como presa, disponiéndose todo para filmarlo desde el principio con sistemas de visión nocturna. Cuando la mosca comenzó a volar el murciélago se dirigió rápidamente hacia ella y la capturó. Con este ensayo se comprobó que los murciélagos poseen un sentido de percepción agudo aún en la más completa oscuridad. ¿Se debe dicha percepción al sentido auditivo? ¿O se debe a la capacidad de visión en la oscuridad?

Para responder estos interrogantes se realizó un segundo experimento colocando en el mismo cuarto un grupo de orugas debajo de una hoja de periódico. El murciélago se dirigió directamente a remover la hoja para comérselas. Esto demostró que la facultad de navegación del murciélago no tiene ninguna relación con el sentido de la visión.

Los científicos hicieron otro experimento en un corredor bastante largo (también oscuro) y colocaron al murciélago en un extremo y varias mariposas en el otro. Además se instalaron tabiques perpendiculares a las paredes más largas del corredor, con orificios en cada uno para el paso del murciélago en vuelo. Pero esos agujeros no estaban alineados, de manera que el animalito tenía que volar en zigzag para ir sorteándolos y pasar de un extremo al otro del corredor.

Cuando llegó al primer tabique localizó el orificio fácilmente y pasó correctamente por el mismo. Esa situación se repitió con los otros, con lo que demostró que sabía dónde estaban y la ubicación exacta de los agujeros. Después de pasar el último, se comió las presas.

Los científicos, absolutamente pasmados por lo que observaban, decidieron realizar un último experimento para entender con más precisión la sensibilidad de la percepción del murciélago. Se usó de nuevo un largo corredor oscuro y se colgaron en forma desordenada, desde el cielo raso hasta el piso, hilos de acero de seis décimas de milímetro de diámetro. Para sorpresa de todos, el murciélago completó el vuelo sin tocar ninguno de esos obstáculos, lo cual demostraba que era capaz de detectarlos a pesar de lo delgados que eran. La investigación que siguió reveló que la increíble facultad de percepción del murciélago se vincula a su sistema de ubicación por resonancia (eco). El murciélago radia sonidos de alta frecuencia para detectar los objetos en su alrededor. La reflexión de esos sonidos, inaudibles para los humanos, le permite trazar un “mapa” de su entorno27. Por ejemplo, capta la onda sonora que emite y rebota en una mosca y compara lo emitido con lo recibido. El tiempo que transcurre entre la emisión y la recepción le provee una información precisa sobre la distancia a la que se halla el insecto u otro elemento. En el experimento de las orugas percibió a éstas y la forma de la habitación por el mismo procedimiento. Como las orugas sobresalían del suelo entre medio y un centímetro, se encontraban más cerca del murciélago esa misma distancia. Además realizaban pequeños movimientos. Ambas cosas que modificaron las frecuencias reflejadas fueron captadas por el cazador y le sirvieron para detectarlas sobre el piso.

El murciélago emite un sonido de veinte mil ciclos por segundo y analiza en vuelo todos los que retornan. Una consideración cuidadosa de este hecho revela claramente el diseño maravilloso en la creación de estos animalitos.

Otra característica asombrosa de este sistema es que el oído de los murciélagos no puede percibir ningún otro sonido más que el propio. El espectro de frecuencias audibles está muy acotado en estas criaturas, cosa que normalmente debería crearles un gran problema debido al efecto Doppler. Es decir, si la fuente de sonido y el receptor están relativamente quietos, el receptor detectará en la misma frecuencia emitida por la fuente. Sin embargo, si uno de los dos se mueve, la frecuencia en que se lo detecta será distinta a la de emisión. En ese caso la frecuencia de la onda reflejada puede caer dentro de las que resultan inaudibles para el murciélago. Por lo tanto podría enfrentar el problema de no oír los ecos del sonido que emitió y que se refleja en la presa en movimiento. Pero esa situación no se le presenta debido a que ajusta la frecuencia de los sonidos que emite hacia objetos en movimiento, como si conociera el efecto Doppler. Por ejemplo, envía el sonido en la frecuencia más alta hacia la presa que se desplaza, de manera que las ondas reflejas no se pierdan en la banda inaudible.

Corresponde preguntarse, ¿de qué manera tienen lugar esos ajustes o correcciones?

En el cerebro de los murciélagos existen dos tipos de neuronas (células nerviosas) que controlan su sistema de sonar. Uno de ellos ordena a los músculos producir señales de ubicación por eco y el otro percibe el ultrasonido reflejado. Ambas clases de neuronas trabajan perfectamente sincronizadas, por lo que una mínima desviación en las señales reflejas alerta al primer tipo de neuronas y le indica la frecuencia de la señal que esté en sintonía con la frecuencia del eco. De esta manera se modifica el tono del ultrasonido del murciélago para operar en concordancia y lograr una eficiencia máxima.

No es posible pasar por alto el golpe que propina un sistema así a las explicaciones basadas en la teoría de la evolución mediante cambios casuales. El sistema de sonar de los murciélagos es extremadamente complejo y los evolucionistas no lo pueden explicar por medio de mutaciones arbitrarias. Para que ese sistema funcione es vital la existencia simultánea de todos sus elementos. El animal no sólo tiene que enviar sonidos de tonos altos sino también procesar las señales reflejas, maniobrar en vuelo y ajustar las emisiones de sonar. Y todo ello lo debe hacer al mismo tiempo.

Naturalmente, eso no puede fundamentarse en las casualidades. Evidentemente y con toda seguridad, estamos ante un signo de cómo Dios creó al murciélago de la manera más apropiada.

Mientras la investigación científica revela más ejemplos de los milagros en la creación de estas criaturas, busca comprender por medio de nuevos descubrimientos, como los hechos en años recientes, de qué modo opera otro mecanismo, al que nos referimos ahora29. En un grupo de murciélagos que vivían en una cueva se instalaron transmisores con el objeto de estudiarlos. Se observó que abandonaban el lugar de noche y se alimentaban en el exterior hasta el amanecer. Se realizó un registro detallado de esos desplazamientos y se descubrió que algunos se alejaban de la cueva de 50 a 70 kilómetros. Lo que más sorprendió fue el vuelo de regreso que realizaron poco antes del amanecer. Todos los murciélagos volaron en línea recta hacia la cueva, independientemente del lugar en que se encontraban en ese instante. ¿Cómo sabían los murciélagos dónde estaban y a qué distancia se hallaban de la cueva?

Aún no se conoce a fondo de qué técnica se valen para el vuelo de regreso. Los científicos no creen que el sistema auditivo juegue un papel importante. Recordemos que los murciélagos son completamente ciegos, por lo que se espera develar algún sistema sorprendente. En resumen, la ciencia continúa hallando nuevos milagros de la creación en los murciélagos.

  

PECES ELECTRICOS

 

El Arma Electrófora del Anguila Eléctrica

Las anguilas eléctricas cuyo largo excede a veces los dos metros, viven en el Amazonas. Dos tercios de la superficie de sus cuerpos están cubiertos con órganos eléctricos compuestos de unas cinco a seis mil placas (se trata de citoplasma en forma de láminas). Pueden producir una corriente de quinientos voltios con una intensidad de dos amperes, lo cual resulta equivalente a la potencia que utiliza una estación de televisión convencional.

A estas criaturas se les concedió la facultad de generar electricidad con un propósito ofensivo y defensivo. En el segundo caso, se valen de ella para liquidar a sus predadores por medio de un choque eléctrico y son capaces de matar un vacuno a una distancia de dos metros. El mecanismo de generación de electricidad les permite estar listas para un nuevo ataque en dos o tres milésimas de segundo.

Resulta un milagro de la creación que una criatura posea semejante poder. El sistema que lo permite es realmente complejo y no puede ser explicado de ninguna manera por medio del “paso a paso” propio del evolucionismo. Un sistema eléctrico que no funcione a la perfección no le daría a la criatura ninguna ventaja para la supervivencia. En otras palabras, todos sus componentes tienen que haber sido creados a la perfección y al mismo tiempo.

 

Peces que “Ven” por Medio de un Campo Eléctrico

Además de los peces en los que la generación de electricidad les sirve de arma, hay otros que producen señales de bajo voltaje, es decir, de dos o tres voltios. ¿De dónde provienen y para qué las utilizan?

Provienen de órganos creados por Dios y les sirven para obtener información30.

Las emiten mediante un órgano ubicado en la cola y a través de miles de poros en el dorso, con lo que se crea un campo eléctrico momentáneo en su alrededor. Las ondas se reflejan en cualquier cosa que encuentren en esa área y así se enteran del tamaño, conductividad y movimiento de lo que los rodea. La recepción la realizan por medio de sensores que detectan continuamente el campo eléctrico.

Se puede decir que estos peces tienen un radar que transmite señales eléctricas e interpreta las alteraciones en el campo magnético causadas por los objetos que las reflejan. Dicha creación maravillosa en el cuerpo de distintos peces se hace más evidente cuando tenemos en cuenta la complejidad de los radares inventados por el ser humano.

 

Receptores Especializados

Poseen varios tipos de receptores. Los de forma de ampolla detectan las señales eléctricas de baja frecuencia que emiten otros congéneres o larvas de insectos. Son de la sensibilidad apropiada para recoger información de presas y predadores y detectar también el campo magnético de la Tierra, tarea que es cumplida por un receptor tubular, es decir, sensible a las descargas (eléctricas) y que hace el relevamiento topográfico del área circundante. Sin embargo, no percibe las señales de frecuencias más altas.

Por medio de ese sistema logran comunicarse con sus pares y advertirse entre ellos de posibles peligros. También pueden intercambiar información acerca de especie, tamaño, edad y sexo.


 

Señales que Descubren la Diferencia de Sexos

Cada tipo de pez eléctrico posee una señal particular y una misma estructura general, si bien pueden existir diferencias entre sus miembros, propias de cada individuo. Al encontrarse un ejemplar macho y otro hembra, se entienden y de inmediato se comportan en consecuencia.

 

Señales que Comunican la Edad

Las señales eléctricas también comunican información acerca de la edad. Una cría nueva usa una señal distinta a la de un adulto y la mantiene hasta los catorce días de vida. Entonces cambia y pasa a usar la normal del adulto. Esta diferencia es esencial para regular la compleja relación de maternidad y paternidad.

 

Actividades Vitales Comunicadas por Medio de Señales

Asimismo, comunican otro tipo de información además del sexo y la edad. Todas las especies de peces eléctricos transmiten mensajes de alerta a través de una frecuencia elevada. Por ejemplo, el Mormydae utiliza normalmente una frecuencia de 10 Hz., es decir, de diez vibraciones por segundo, pero la puede elevar a 100 – 120 Hz.. Desde una posición de inmovilidad advierte a sus oponentes que pueden ser atacados. Se asemeja al gesto de los boxeadores que presionan sus puños enfrentados antes de dar comienzo a la pelea. Por lo general es suficiente esa advertencia para que el pez contrincante renuncie al enfrentamiento. En caso de que se produzca la pelea, quien resulta herido y abandona el combate deja de emitir señales durante treinta minutos y se queda inmóvil para evitar que el adversario lo localice. Otra de las razones de su inmovilidad es evitar el choque con objetos en su entorno, puesto que queda eléctricamente “ciego”.

 

Sistema Especial para Evitar la Confusión de Señales

¿Qué sucede cuando un pez eléctrico se aproxima a otro que emite las mismas señales? ¿No interfieren sus radares entre sí?

Eso sería lo normal, pero han sido creados con un mecanismo al efecto que evita esa confusión, denominado “respuesta antiinterferencia”. Al encontrarse dos ejemplares con una frecuencia similar, uno de ellos cambia la propia, lo cual exhibe la gran complejidad que encierran. El origen de ese mecanismo y otros sistemas no pueden aclararse por medio de los criterios evolucionistas. Resulta significativo que Darwin admitiese en el capítulo “Las Dificultades de la Teoría”, de su libro El Origen de las Especies, la imposibilidad de explicar la existencia de estas criaturas por medio de sus suposiciones31. Se ha demostrado que los peces eléctricos poseen sistemas mucho más complejos que lo imaginado por Darwin.

Al igual que las demás formas de vida, son creados por Dios a la perfección, como una prueba para nosotros de Su presencia y sabiduría infinita.

 

EL SONAR EN EL CRANEO DEL DELFIN

El delfín puede distinguir dos monedas de metales distintos debajo del agua y en una oscuridad total dentro de un área de tres kilómetros a la redonda. ¿Cómo es posible que tenga esa capacidad?

Sucede que no las ve sino que las ubica con precisión por medio de un sistema perfecto de localización por resonancia (eco) que posee en el cráneo. Reúne información detalladísima del tamaño, forma, velocidad y estructura de los objetos en ese perímetro. El sistema es tan complejo y preciso, que le toma un tiempo aprender a utilizarlo: el adulto puede detectar la mayoría de ellos con unas pocas señales en tanto que el ejemplar joven debe experimentar durante años.

Además de servirle para la detección de cosas, lo usa para cazar. Se agrupan y emiten sonidos de alta frecuencia tan potentes, que atontan a sus presas y las atrapan con facilidad. Un delfín adulto puede producir sonidos inaudibles para los humanos (de una frecuencia superior a los 20.000 Hz.).

Las ondas sonoras emitidas y recibidas se concentran en distintas partes de su cabeza. La masa de grasa en la frente del delfín es una estructura llamada melón y sirve como lente acústica que enfoca las ondas radiadas en un haz estrecho. Por lo tanto, con el movimiento de la cabeza puede dirigirlas a voluntad hacia muchas direcciones. Esos impulsos retornan de inmediato al encontrar un obstáculo. La mandíbula inferior actúa como receptor y pasa las señales recibidas al oído. A cada lado de la mandíbula inferior se encuentra un área ósea delgada, en contacto con un material lipídico. El sonido es conducido a través de dicho material a la ampolla auditiva, que es una vesícula grande. Después el oído interno analiza e interpreta su significado. También existe un material lipídico similar en el radar de las ballenas. Lípidos (es decir, compuestos grasos) distintos captan las ondas ultrasónicas (inaudibles para el oído humano) y las dirigen por caminos discriminados. Esos variados compuestos grasos deben estar ordenados de una manera y secuencia correcta con el objeto de poder concentrar la diferentes ondas sonoras de retorno. Cada lípido individual, que se forma por medio de un proceso químico muy complicado y que requiere cierta cantidad de diversas enzimas, es único y para nada igual a los que se encuentran normalmente en la ampolla auditiva.

Está claro que un sistema así no pudo haberse desarrollado de manera gradual, como sostiene la teoría de la evolución, puesto que el animal hubiese carecido de sonar hasta que los lípidos evolucionasen hasta su composición y ubicación finales. Además, los sistemas de apoyo, como la mandíbula inferior, el oído interno y el centro de análisis en el cerebro, también tenían que estar totalmente desarrollados.

Es evidente que el sistema de localización por el eco es un ejemplo de “complejidad irreductible” en el que resulta simplemente imposible la evolución por etapas. En consecuencia, es obvio que este sistema es otra de las creaciones perfectas de Dios.

 

LA HISTORIA DE UNA COMUNICACION EN UN INSTANTE BREVISIMO

Cualquiera puede recordar el momento en que sus ojos se encontraron con los de otra persona conocida y se saludaron. ¿Puede creer que ese tipo de comunicación realizada en un período de tiempo brevísimo tiene una historia muy larga?

Supongamos que una tarde concurren al mismo lugar dos amigos pero no se reconocen enseguida. Al girar uno de ellos la cabeza y ver al otro, comienza una serie de reacciones bioquímicas. La luz que se refleja en el cuerpo del visualizado penetra por la lente del ojo del que lo ve con una cadencia de diez billones de fotones (corpúsculos de luz) por segundo, la atraviesa, pasa por el fluido del globo ocular y finalmente llega a la retina, en la que hay unos cien millones de células de dos tipos llamadas “bastoncillos” y “conos”. Las primeras distinguen la amplitud de onda de la luz y las segundas los colores. La distintas ondas de luz que caen sobre diferentes partes de la retina dependen de los objetos externos.

Siguiendo con la suposición anterior, consideremos el momento en que un hombre visualiza al otro. Los rasgos variables del rostro del visualizado transmiten a la retina del que lo ve luz de intensidades distintas. Por ejemplo, las partes más oscuras, como las cejas, transmitirán luz de una intensidad mucho más baja. En cambio, otras células de la retina recibirán luz de intensidad más potente reflejada, por ejemplo, por la frente. Cada uno de los rasgos faciales reflejarán ondas de distintas intensidades en la retina del ojo observador.

¿Cómo se excitan estas ondas luminosas?

La respuesta es muy complicada. Sin embargo, para apreciar como es debido el diseño del ojo, hay que estudiar eso profundamente.

 

La Química de la Visión

Cuando los fotones chocan con las células de la retina, activan una reacción en cadena tipo efecto dominó. La primera pieza en “volcarse” es una molécula llamada “11-cis-retinal”, sensible a los fotones. Al ser chocada por un fotón cambia de forma, lo cual a su vez provoca cambios en la conformación de una proteína llamada “rodopsina”, a la que está estrechamente unida, que le permite a esta última pegarse a otra proteína residente en la célula llamada “transducina”. Esta, antes de reaccionar con la rodopsina se encuentra ligada a otra molécula llamada “GDP”. Pero cuando la transducina se conecta con la rodopsina, libera la molécula GDP y se vincula a otra molécula llamada “GTP”. De ahí que ese complejo consistente de dos proteínas (rodopsina y transducina) y una molécula más pequeña (GTP) se denomine “GTP–transducinarrodopsina”.

Este nuevo complejo puede enlazarse muy rápidamente a otra proteína residente en la célula llamada “fosfodiesterasa”, que a su vez corta otra molécula llamada “GMPc”. Debido a que este proceso tiene lugar en las millones de proteínas de la célula, la concentración de GMPc se reduce repentinamente. ¿Cómo ayuda todo esto a la visión? La respuesta la tenemos con el último elemento de esta reacción en cadena: la disminución de la cantidad de GMPc afecta la estructura de las proteínas llamadas “canal de iones”, que regulan la entrada de sodio iónico a la célula. Bajo condiciones normales, la estructura “canal de iones” permite a los iones de sodio entrar a la célula, en tanto que otra molécula se desprende del exceso de sodio para mantener el equilibrio. Cuando decrece el número de moléculas de GMPc, también lo hace el número de iones de sodio. Esto conduce a un desequilibrio de carga a través de las membranas celulares, lo cual estimula a las células nerviosas conectadas a las células de la retina y se forma lo que llamamos “un impulso eléctrico”. Los nervios llevan los impulsos al cerebro y allí se produce la visión.

En resumen, un solo fotón choca con una célula y, luego de una reacción en cadena, la célula produce un impulso eléctrico. Este estímulo es modulado por la energía del fotón, es decir, por el resplandor de la luz.

Otro hecho fascinante es que la totalidad del proceso descrito acontece en no más de una milésima de segundo. Otras proteínas especializadas que se encuentran en la célula, reconvierten a las proteínas involucradas en el proceso relatado a sus estadios originales. Si bien el órgano de la visión está sometido a una “lluvia” de fotones, gracias a las reacciones en cadena dentro de sus células sensibles puede percibir cada uno de ellos32.

Pero el proceso de la visión es en realidad mucho más intrincado que lo expuesto. De todos modos entendemos que esta explicación resumida es suficiente para demostrar la naturaleza extraordinaria del sistema. El diseño del ojo, complejo y sutilmente calculado, hace que sus reacciones químicas se asemejen a las exhibiciones con piezas de dominó que se pueden ver por TV o se hallan registradas en el libro Guiness. Se colocan estratégicamente miles de piezas de modo que volcando la primera se activa todo el sistema. En algunas áreas de la cadena se instalan diversos dispositivos para dar comienzo a nuevas secuencias o reacciones. Por ejemplo, un malacate arrastra una pieza y la coloca en el lugar exacto para empezar otro encadenamiento de volteo.

Por supuesto, a nadie se le ocurre que esas piezas pudieron ubicarse por sí mismas en las posiciones exactas en que se las pone, ya sea llevadas por el viento, a causa de un terremoto o debido a una inundación. Para cualquiera es obvio que cada pieza fue colocada en su lugar con gran atención y precisión.

La cadena de reacciones bioquímicas en el ojo nos recuerda, asimismo, que es absurdo considerar de algún valor la palabra “casualidad” como explicación de algo en el hecho de la visión. El sistema está compuesto por un número de piezas distintas y ensambladas con un equilibro muy delicado, claro signo de que se trata de un “designio”: es algo creado a la perfección.

El bioquímico Michael Behe comenta en su libro La Caja Negra de Darwin sobre la química de la visión y la teoría de la evolución:

Ahora que la caja negra de la visión ha sido abierta, ya no es suficiente que los evolucionistas expliquen esa facultad teniendo en cuenta solamente la estructura anatómica del ojo, como lo hizo Darwin en el siglo XIX (y como continúan haciéndolo hasta la fecha los divulgadores del evolucionismo). Cada uno de los pasos y estructuras anatómicas que a Darwin se le ocurrieron tan simples, en realidad involucran asombrosos y complicados procesos bioquímicos que no pueden ser tapados con la retórica33.

 

Más Allá de la Visión

Lo explicado hasta ahora corresponde a la primera reacción de los fotones en el ojo, después de reflejarse la luz en otro cuerpo. Las células de la retina producen señales eléctricas a través de un proceso químico complejo, como se describió antes. En el caso supuesto, dichas señales encierran hasta las particularidades más diminutas existentes en el rostro observado (color del pelo, arrugas, etc). A continuación la señal pasa al cerebro.

Las células nerviosas (neuronas) excitadas por las moléculas retinianas también exhiben una reacción química. Al estimularse una de ellas, las moléculas de proteínas en su superficie cambian de forma. Esto detiene el movimiento de los átomos de sodio con carga positiva. La modificación del movimiento de los átomos cargados eléctricamente crea una diferencia de voltaje al interior de la célula, lo cual se traduce en una señal eléctrica. Esta llega al extremo de las neuronas después de viajar una distancia menor de un centímetro. Sin embargo, dicha señal debe superar la separación que existe entre ellas, lo cual es un problema. Ciertos elementos químicos especiales que se ubican entre dos células nerviosas acarrean la señal una distancia de un cuarto a un cuadragésimo de milímetro. De este modo es conducido el impulso eléctrico de una célula nerviosa a otra hasta alcanzar una zona especial del cerebro, es decir, la corteza visual, compuesta por muchas regiones en estratos de 2,5 milímetros de espesor y cubriendo una superficie de 13,5 metros cuadrados. Cada región contiene alrededor de diecisiete millones de neuronas. La señal es recibida inicialmente en la cuarta región. Después de un análisis preliminar, envía los datos a las neuronas de las otras regiones. En cualquier etapa cualquier neurona puede recibir señales de otra neurona.

Es así como se forma la imagen en la corteza visual del cerebro. Pero ahora esa imagen debe ser comparada en las células de la memoria, donde no se pasa por alto ni un solo detalle. Por otra parte, según el supuesto planteado, si el rostro que se percibe resulta más pálido que lo normal, el cerebro activa la función pensante: ¿por qué el rostro de mi amigo se ve tan pálido hoy?

 

El Saludo

En consecuencia, en menos de un segundo se manifiestan dos milagros: el de la visión y el de percatarse de la presencia de alguien que se conoce.

Por medio de la energía recibida, que se presenta en cientos de millones de partículas de luz, la imagen llega a la memoria de la persona y allí es procesada y comparada. Este es el mecanismo que permite saber que lo que se ve ya estaba registrado en la memoria.

Después sigue el saludo. La persona infiere en menos de un segundo, en las células correspondientes a la memoria, la respuesta que se da a quienes ya conoce. Por ejemplo, determina que debe “saludar” y entonces las células cerebrales que controlan los músculos faciales ordenarán el movimiento que conocemos como “sonrisa”. La orden es transmitida también a través de las neuronas y activa una serie de otros procesos complejos.

Simultáneamente se da otra orden a las cuerdas vocales, a la lengua y a la mandíbula inferior, con lo cual se produce el sonido propio del saludo por medio del movimiento de los músculos correspondientes. Al generarse ese sonido las moléculas de aire lo transportan hacia quien es saludado. La aurícula de éste recoge esas ondas sonoras que viajan a una velocidad aproximada de seis metros en un quincuagésimo de segundo. De allí se dirigen rápidamente al oído medio. Entonces el tímpano, con un diámetro aproximado de 7,6 milímetros, comienza a vibrar y transmite esas señales sonoras a los tres huesecillos del oído medio, donde son convertidas en vibraciones mecánicas que viajan al oído interno y allí crean ondas en un fluído especial ubicado dentro de una estructura espiralada llamada cóclea.

En ese lugar se distinguen varias tonalidades de sonido y existen muchas cuerdecillas de distintos espesores como en el arpa: las vibraciones sonoras de quien saluda, sonarán allí como los acordes de dicho instrumento musical. Al principio los tonos bajos y después los más altos. Es decir, primero suenan las cuerdas más gruesas y luego las más delgadas. Por último, decenas de miles de pequeños elementos en forma de tablillas transmiten las vibraciones al nervio auditivo.

Ahora el sonido del saludo se convierte en una señal eléctrica que llega enseguida al centro auditivo del cerebro. En consecuencia, la mayoría de billones de neuronas se ocupan en evaluar la información visual y auditiva recogida. De esta manera, la persona del caso recibe y percibe el saludo del amigo, al que debe responder. El acto de hablar es realizado a través de una sincronización perfecta de cientos de músculos en una minúscula fracción de segundo. Lo que se elabora en el cerebro como respuesta se formula en palabras. El centro del lenguaje en el cerebro, conocido como área de Broca, envía señales a todos los músculos involucrados.

En primer lugar, los pulmones proveen “aire caliente”, la materia prima del habla. La función primaria de este mecanismo es llevar a ese órgano aire rico en oxígeno. El aire es inhalado por la nariz, viaja por la tráquea y el oxígeno que contiene es absorbido por la sangre en los pulmones. En ese mismo momento se elimina lo que la sangre desecha, es decir, el dióxido de carbono, el cual llega al exterior por el aire que ahora es exhalado.

El aire que retorna de los pulmones y pasa por la garganta, atraviesa las cuerdas vocales, las cuales se asemejan a cortinas diminutas que se pueden “mover” por medio de la acción de pequeños cartílagos a los que están conectadas. Cuando se está en silencio las cuerdas vocales están separadas. Al hablar se juntan y vibran por medio del aire exhalado que pasa entre ellas. Esto determina el tono de la voz: cuanto más alto más tensas las cuerdas.

Como dijimos, el aire es vocalizado al pasar a través de las cuerdas vocales y llega al exterior vía la boca y la nariz. Las estructuras de éstas agregan otras características al tono de voz de cada persona. La lengua se acerca y aleja del paladar y los labios adquieren formas distintas. Durante todo el proceso muchos músculos trabajan a gran velocidad35.

Quien oye lo que se expresa, compara esos sonidos con otros que tiene almacenados en la memoria y determina si le resultan familiares o no. Es así como dos personas se reconocen y saludan.

El conjunto de lo descrito se desarrolla a una velocidad increíble y con una precisión sorprendente de la que generalmente no se es consciente. Vemos, oímos y hablamos como si los mecanismos que operan todo eso fuesen muy simples. Sin embargo, como podemos ver, son muy intrincados.

Estos sistemas tan complejos exhiben una gran cantidad de ejemplos de diseños sin paralelo, los cuales son inexplicables para la teoría de la evolución. Los orígenes de la visión, la audición y el pensamiento no pueden explicarse por medio de las creencias de los evolucionistas en las “casualidades”. Por el contrario, es obvio que todos ellos han sido creados y otorgados por nuestro Creador. El que apenas lleguemos a comprender algunos pasos de los mecanismos que operan en la visión, audición y elaboración del pensamiento, no hace más que aportar otro elemento a lo obvio del poder y sabiduría infinitos de Dios, Quien crea todo de la nada.

Dios nos invita en el Corán a ponderar lo dicho y ser agradecidos con El:

Dios os ha sacado del seno de vuestras madres, privados de todo saber. El os ha dado el oído, la vista y el intelecto. Quizás, así, seáis agradecidos (Corán, 16:78).

Otro versículo dice:

El es Quien ha creado para vosotros el oído, la vista y el intelecto. ¡Qué poco agradecidos sois! (Corán, 23:78).



 

CAPITULO 4

 

SISTEMA DE NATACION A REACCION

Los vertebrados son las criaturas terrestres que corren más rápido, nadan mejor y vuelan mayores distancias. El factor principal subyacente de todas esas capacidades es la presencia de esqueletos constituidos por materiales fuertes como los huesos, que no se deforman. Estos proveen un sustento tremendo para la contracción y dilatación de los músculos, los cuales realizan movimientos continuos por medio de las articulaciones.

Los invertebrados, por su parte, se mueven a velocidades mucho menores que los vertebrados debido a sus estructuras, precisamente, sin huesos.

Las jibias son invertebrados, aunque se las considera peces. Poseen capacidades extraordinarias para maniobrar debido a un sistema muy interesante. El cuerpo blando está cubierto con una capa gruesa por debajo de la cual son arrastradas y expulsadas grandes cantidades de agua gracias al trabajo de músculos potentes, generando así un movimiento hacia atrás.

Se trata de un mecanismo muy complejo. A cada lado de la cabeza posee aberturas tipo bolsillos. El agua es conducida allí adentro y pasa a una cavidad cilíndrica en el cuerpo. Luego la expulsa a gran presión a través de un tubo estrecho ubicado debajo de la cabeza, lo que le permite moverse muy rápido en la dirección opuesta.

Esta técnica de natación es muy apropiada en términos de velocidad y para la supervivencia. En los mares del Japón existe una variedad de este animal, llamado Todarodes Pacificus, que viaja por ese medio dos kilómetros por hora en una emigración de dos mil kilómetros. En distancias cortas puede llegar a los once kilómetros por hora. Pero algunas especies llegan a superar los treinta kilómetros por hora.

La jibia puede evitar a sus enemigos con movimientos muy rápidos provenientes de ligeras contracciones musculares. Cuando sólo la velocidad no es suficiente en situaciones críticas, puede emitir una nube densa de tinta negra que sintetiza en el cuerpo, la que sorprende a sus predadores por unos segundos, tiempo generalmente adecuado para escapar. Los atacantes que quedan del otro lado de la nube de tinta abandonan el área de inmediato.

Este mecanismo defensivo, junto con el de nadar a propulsión, también le es útil para atrapar a sus presas. Puede acometerlas y cazarlas a grandes velocidades. El sistema nervioso que posee es muy complejo y regula las contracciones y expansiones necesarias para la natación a chorro. El sistema respiratorio también opera en condiciones ideales pues le proporciona un metabolismo acelerado, indispensable para la propulsión a reacción.

La jibia no es el único animal que usa ese mecanismo para nadar. También lo utiliza el pulpo, aunque no es un nadador muy activo. La mayor parte del tiempo se desplaza entre las rocas en los desfiladeros del lecho marino.

La piel profunda del pulpo está formada por varias capas superpuestas de músculos, los cuales son de tres tipos: longitudinales, circulares y radiales. Esta estructura le permite movimientos diversos dado que se equilibran y asisten mutuamente. Cuando expele el agua (a presión), los circulares contraen su longitud. Pero como tienden a mantener el volumen, aumentan el ancho, cosa que normalmente elongaría el cuerpo. Pero en ese momento se produce el estiramiento de los músculos longitudinales y se evita la elongación. Mientras eso sucede los músculos radiales permanecen extendidos, lo cual engruesa el manto en forma de saco que se contrae después cuando el agua es expulsada a presión. Luego la cavidad interna se llena de nuevo con agua.

El sistema muscular de la jibia se asemeja mucho al del pulpo, con la importante diferencia de que la primera, en vez de los músculos longitudinales del segundo, posee una capa de tendones llamada túnica. Está compuesta por dos estratos, uno ubicado en el interior y otro en el exterior, de la misma manera que los músculos longitudinales en el pulpo. En medio de esos estratos de tendones se hallan los músculos circulares, en tanto que los radiales se ubican entre estos últimos, con una orientación perpendicular.



 

CAPITULO 5

LA COLONIA DE TERMITAS Y SU SISTEMA DE DEFENSA QUIMICO

Las termitas son criaturas pequeñas similares a las hormigas que viven en colonias muy pobladas. Construyen nidos sorprendentes, algunos de los cuales se elevan desde el suelo y son verdaderas maravillas arquitectónicas, con una estructura que demuestra la existencia de sistemas muy complejos. Además, las constructoras de torres tan grandiosas, las termitas obreras, son totalmente ciegas.

Ese desarrollo edilicio y habitacional cuenta con una defensa singular, compuesta por unidades de soldados especiales equipados con una artillería asombrosa. Algunas termitas son combatientes, otras patrulleras y otras más “comandos suicidas”. Todo, desde la incubación de la reina hasta la construcción de túneles y paredes o la cosecha de hongos, está sujeto a la actuación exitosa de las soldados.

La reproducción y supervivencia de la colonia dependen de la reina y el rey, pues ellos son los que engendran las nuevas termitas. La reina comienza a expandirse corporalmente después de la primera fertilización y puede alcanzar un largo de nueve centímetros, asemejándose a una máquina reproductora. Debido a que casi no se puede mover, dispone de una dotación especial de termitas que se ocupa de alimentarla y limpiarla. En un día pone unos treinta mil huevos y en toda su vida unos diez millones.

Las obreras son infértiles, se dedican al mantenimiento de la colonia y viven de dos a cuatro años. Cierto grupo construye y mantiene el nido, en tanto que otro grupo cuida los huevos, las crías y la reina.

Los miembros de la colonia viven juntos y organizados, comunicándose entre sí a través de los sentidos olfativo y gustativo, a través de los cuales se intercambian señales químicas. Estas criaturas ciegas, sordas y mudas, cumplen y coordinan tareas complicadas como las de construir, cazar, emboscarse, dar la alerta en casos de peligro y realizar maniobras defensivas valiéndose de señales químicas.

Sus peores enemigos son las hormigas y los osos hormigueros. Cuando la colonia es atacada por uno de esos predadores, se lanza una “escuadra suicida especial”. Las termitas africanas son guerreras excelentes equipadas con dientes afilados como navajas que desgarran los cuerpos de los agresores.

Los túneles que construyen son la única conexión del nido con el mundo exterior y su sección transversal corresponde a la de una de ellas. Pasar a través de los mismos requiere de un “permiso”. La soldado que está de “guardia” en la entrada detecta por el olor si quien quiere entrar es o no residente de la colonia. La cabeza de la termita puede servir para obturar cualquiera de los túneles. Y eso es lo que hacen en caso de ataque, para lo cual retroceden y se “clavan” en la abertura de entrada.

 

El Sacrificio de las Termitas

Otro de los métodos defensivos utilizado a menudo es el de inmolarse para resguardar la colonia y dañar al enemigo. Distintas especies realizan los ataques suicidas de maneras diferentes. Resulta particularmente interesante el de una especie que vive en el bosque lluvioso de Malasia. Sus miembros se comportan como “bombas caminantes” debido a su anatomía y forma de actuar. Poseen en el cuerpo un saco especial cargado de un compuesto químico que convierte en ineficaces a sus enemigos: empapan a sus agresores con un líquido espeso amarillo que vierten sus tejidos linfáticos al ser rotos por contracción de los músculos estomacales. Las termitas de Africa y América del Sur utilizan un método similar. Se trata de un verdadero ataque suicida puesto que los órganos internos sufren daños que las lleva a la muerte poco después.

Si la agresión es muy vigorosa, las obreras ayudan a las soldados.

El trabajo en equipo, la disposición al sacrificio y los ejemplos dados, a la vez que demuestran que se organizan de manera asombrosa, destruye la afirmación darwinista fundamental: “cada criatura vive pendiente de sus propios intereses”. Cabe preguntarse, ¿por qué una termita quiere ser guardiana de su colonia? ¿Por qué elegiría la más pesada y sacrificada de las ocupaciones y no otra menos exigente? Además, como sabemos, las obreras son estériles, es decir, no pueden generar descendencia, por lo que es imposible transmitir genéticamente ese comportamiento.

En consecuencia, resulta evidente que sólo el Creador de la termita pudo haber proyectado semejante perfección en la construcción de la colonia y haber distribuido las distintas responsabilidades de cada grupo. Las soldados ejecutan con diligencia la tarea que Dios les inspira. Expresa el Corán:

...No hay ser que no dependa de El... (Corán, 11:56)

 

Sistema que Evita la Coagulación

En una variedad de termitas africanas la defensa del nido es responsabilidad de un grupo de hembras infértiles más pequeñas que las soldados. Las de la guardia real son mucho más grandes y su función es proteger las larvas y la pareja real, impidiendo la entrada de intrusos en la celda real. Fueron creadas para el combate y disponen de cabezas como escudos y mandíbulas con poder de corte como navajas afiladas. En sacos ubicados en la parte anterior del cuerpo almacenan fluídos compuestos por cadenas abiertas de hidrocarburos (alkanos y alkenos) que representan el 10% o más del peso del cuerpo y lo inyectan con la mandíbula inferior en las heridas ocasionadas a sus atacantes.

¿Cómo afectan exactamente esos fluidos a los enemigos? Al investigarse esta cuestión, se encontró algo sorprendente: impiden la coagulación de la sangre. Las hormigas contienen un líquido llamado “hemolinfa” que cumple el papel de la sangre. Cuando sufren una herida se inicia el proceso de coagulación y cura. Pero el fluido de las termitas neutraliza la coagulación.

La presencia de estos sistemas dentro de cuerpos tan pequeños es otro testimonio de la creación. No sólo es milagroso que las termitas produzcan algo que impide la coagulación, sino también que tengan órganos para aplicarlo de manera eficaz. Por cierto, una armonía perfecta como esta no puede ser explicada de ninguna manera echando mano a la casualidad. Tampoco son doctoras en química que comprenden los pormenores de la coagulación en las hormigas ni tienen la capacidad consciente de sintetizar un compuesto que neutralice ese mecanismo. Sin duda, este diseño tan adecuado es otra clara evidencia de que estas criaturas fueron creadas por Dios.

 

Las Armas de las Termitas

Se pueden encontrar muchos otros ejemplos de delineaciones perfectas en las termitas.

Utilizan sistemas especiales creados en sus cuerpos para implementar mecanismos defensivos. Por ejemplo, algunas expelen químicos venenosos en las heridas hechas con sus mandíbulas a los contrincantes. Se valen de una técnica interesante de “frotado”, puesto que colocan el veneno en el cuerpo del atacante con su labio superior empleado a manera de cepillo. Otras aplican al agresor una sustancia adhesiva irritante por medio de “rociarlo”. Y son capaces de sintetizar y almacenar insecticidas en una cantidad que a veces llega al 35% del peso corporal. Eso es algo suficiente para matar a miles de hormigas.

Distintos tipos de termitas disponen diferentes clases de venenos. La Prorhinotermes de Florida (USA) está dotada con un elemento químico llamado “nitroalkano”, diferente en su estructura al que poseen otras de sus congéneres y se vale de una técnica especial de frotación del mismo. La Schedorhinotermes Africana utiliza “cetonas vinílicas”. La Guyana emplea “B-cetoaldehídos”, en tanto que las Armitermes recurren a una “cadena molecular”. Al atacar se sirven de elementos químicos llamados “ésteres” o “lactonas” como armas. Todos los venenos mencionados interactúan con moléculas biológicas y provocan la muerte.

Los miembros de la familia Nasutitermitinae tienen en la frente una saliente tipo manguera dotada con sacos especiales. En caso de peligro la apuntan hacia el enemigo y lo rocían con un líquido pegajoso e irritante de olor repugnante. Esta arma es un tipo de “bazoka química”41.

De acuerdo a la teoría de la evolución hay que aceptar el supuesto de que esas termitas en un estadio primitivo no poseían sistema alguno de producción de elementos químicos en sus cuerpos, sino que, de alguna manera, se formaron posteriormente, como resultado de una serie de casualidades. Pero esto es algo que resulta totalmente ilógico. Para que ese sistema de defensa trabaje, no sólo se necesita el elemento químico sino que los órganos que lo manipulan deben ser totalmente funcionales. Por otra parte, deben estar adecuadamente aislados de modo que nunca rocíen dentro del propio cuerpo. Además, el tubo de pulverización requiere un mecanismo especial movido por un músculo aparte.

Todos esos órganos no pudieron haberse formado en un proceso evolutivo con el paso del tiempo puesto que la falta de un solo componente inhabilitaría todo el sistema y causaría la extinción de las termitas. Por consiguiente, la única explicación lógica es que éstas fueron creadas con el “sistema de armas químicas” totalmente desarrollado, de lo que se deduce que se trata de un “diseño” deliberado, al que se llama “creación”. En otras palabras, al igual que todas las criaturas, las termitas fueron creadas de manera instantánea. Dios, el Señor de los Mundos, creó el centro de producción de químicos en sus cuerpos e inspiró en ellas la mejor forma de utilizar sus facultades, como lo menciona el versículo que sigue:

 

Es Dios, el Creador, el Hacedor, el Formador. Posee los nombres más bellos. Lo que está en los cielos y en la tierra Le glorifica. Es el Poderoso, el Sabio (Corán, 59:24)


 

CAPITULO 6

LA SANGRE : EL FLUIDO DADOR DE VIDA

Las Funciones Cruciales de la Sangre

La sangre es un líquido creado para dar vida a nuestros cuerpos y su circulación sirve para calentarlos, refrescarlos, nutrirlos, protegerlos y depurarlos de sustancias tóxicas. Es casi el único responsable de la comunicación entre las distintas partes del cuerpo, además de reparar de inmediato cualquier rotura en las paredes de las venas para mantener la funcionalidad del sistema.

En el cuerpo de una persona que pesa 60 kilos hay, término medio, cinco litros de sangre, que el corazón puede hacerla circular con facilidad. Cuando se corre o se hace ejercicio la velocidad de circulación puede aumentar hasta cinco veces. La sangre fluye por todas partes: desde la raíz de los cabellos hasta la punta del pie y en venas de distintos tamaños. Estas últimas fueron creadas muy perfectas, motivo por el cual, en condiciones normales, no se forma allí ningún coágulo o sedimento. El sistema complejo que integran transporta una variedad de nutrientes y calor.

 

Transportador de Oxígeno

El aire que respiramos es la sustancia más decisiva para nuestra supervivencia pues el oxígeno que contiene resulta imprescindible para que las células quemen los azúcares y produzcan energía, de la misma manera que lo hacen los leños que se queman en una caldera. El sistema de circulación sanguíneo, parecido a una complicada red de tuberías, sirve al propósito de llevar ese oxígeno desde los pulmones a las células.

Las moléculas de hemoglobina dentro de los glóbulos rojos son las que lo transportan. Cada glóbulo rojo acarrea unos trescientos millones de moléculas de hemoglobina que exhiben un orden perfecto en su desempeño. Pero no sólo conducen el oxígeno sino que también cumplen otras funciones, como la de distribuirlo donde sea necesario --por ejemplo, en una célula muscular-- y retornar luego a los pulmones con el material de desecho producto de la combustión de los azúcares. En otras palabras, lleva oxígeno a las células y vuelve a los pulmones con dióxido de carbono, donde elimina a éste y se liga nuevamente al oxígeno del aire para repetir el ciclo.

 

Un Fluído de Presión Controlada

Las moléculas de hemoglobina transportan también gas de monóxido de nitrógeno (NO). Si este gas no estuviese presente en la sangre, la presión cambiaría constantemente. La hemoglobina regula asimismo, por medio del NO, la cantidad de oxígeno que debe entregar a los tejidos. Es asombroso que el “regulador” sea una molécula, es decir, un simple conjunto de átomos que no posee cerebro, ojos ni conciencia. Por supuesto, la regulación de una función importantísima en nuestros cuerpos por un conjunto de átomos, es un signo de la sabiduría infinita de Dios, Quien nos crea.

 

Células con un Diseño Ideal

Una persona adulta posee alrededor de 30 billones de glóbulos rojos en su sangre, los cuales son el principal componente celular de la misma y son suficientes para cubrir la mitad de la superficie de un campo de fútbol. La hemoglobina es la que da a la sangre, y por lo tanto a los tejidos, su color característico.

Los glóbulos rojos son discos bicóncavos que pueden comprimirse y pasar por capilares minúsculos y por los huecos más diminutos debido a su increíble flexibilidad. Si no poseyesen esta característica seguramente se atascarían en distintas áreas del cuerpo. Un capilar tiene normalmente un diámetro de cuatro a cinco micrones, mientras que el volumen de un glóbulo rojo es de unos 87 micrones cúbicos (un micrón es una milésima de milímetro).

¿Qué pasaría si los glóbulos rojos no hubiesen sido creados con esa flexibilidad? Los investigadores nos responden: los delicados tejidos de los ojos presentan con frecuencia, en pacientes diabéticos, amontonamientos de glóbulos rojos que perdieron su flexibilidad, lo cual puede llevar a la ceguera.

 

Sistema de Emergencia Automático

El período de vida de un glóbulo rojo es de alrededor de 120 días. Después es descartado por el bazo. Esa pérdida se compensa con la producción de células nuevas. Bajo circunstancias normales se generan dos millones y medio de glóbulos rojos por segundo, cantidad que puede ser incrementada si hay necesidad, como cuando se produce una pérdida de sangre imprevista. Una hormona llamada “eritropoyetina” controla esa producción y equilibra la situación. Además, si el contenido de oxígeno del aire desciende, hay un aumento proporcional en la generación de glóbulos rojos. Por ejemplo, al escalar alturas elevadas y debido a la disminución continua del oxígeno, el cuerpo produce ese aumento de manera automática para usar lo más eficientemente posible el disponible.

 

Un Sistema de Transporte Perfecto

La parte fluída de la sangre se llama plasma, es de color amarillento, representa el 5% del peso de un cuerpo normal, transporta una gran cantidad de sustancias además de los glóbulos rojos y el 90% está constituido por agua, sales, minerales, carbohidratos, grasas y cientos de tipos de proteínas en suspensión. Algunas de éstas son de transporte: toman lípidos y los llevan a los tejidos. Si no fuese así, los lípidos flotarían caóticamente y provocarían problemas de salud fatales.

Las hormonas en el plasma cumplen el papel de correos especiales. Facilitan la comunicación entre los órganos y las células a través de mensajes químicos.

La albúmina es la proteína más abundante y es también una transportadora. Se une a lípidos como el colesterol, a otras hormonas, a la bilirrubina (un pigmento amarillo y tóxico de la bilis) o a medicinas como la penicilina. Deja las sustancias tóxicas en el hígado y transporta los nutrientes y demás hormonas adonde sea necesario.

Al considerar todo esto nos queda en claro que el cuerpo humano fue creado de una forma extremadamente minuciosa. Las capacidades de una proteína en la distinción entre hormonas, lípidos y medicinas y en la determinación no sólo de los lugares que los necesitan sino también de las cantidades a ser enviadas, resultan indicios de una delineación perfecta. Los ejemplos que damos aquí no son más que unos pocos de los miles de procesos bioquímicos que ocurren en el organismo. Las billones de moléculas que operan allí funcionan con una armonía maravillosa. Además, todas provienen de la división de una sola célula en el vientre de una mujer. Está claro que el funcionamiento milagroso del cuerpo es parte de la espectacular habilidad artística de Dios, Quien creó al ser humano a partir de una sola gota de un líquido singular.

 

Mecanismos de Control Especiales

Los nutrientes deben pasar de un lado al otro de las paredes de las arterias para penetrar en los tejidos del caso. Aunque la pared arterial posee poros minúsculos, no hay sustancia que por sí sola pueda atravesarla. Lo que permite que ese proceso tenga efecto es la presión sanguínea. Sin embargo, si los nutrientes pasasen a los tejidos en grandes cantidades, necesariamente se producirían inflamaciones. En consecuencia, existe un mecanismo especial instituido para equilibrar la presión sanguínea y así regresar fluídos a la sangre. La responsable de esa tarea es la albúmina, más grande que los poros de la pared de la arteria y suficientemente numerosa en la sangre como para succionar el agua como una esponja. Si no fuese por la albúmina, nos inflaríamos como un poroto seco puesto en el agua.

Por otra parte, las sustancias existentes en la sangre no deberían ingresar en los tejidos del cerebro incontroladamente porque dañarían de modo severo las neuronas. Por consiguiente, ese órgano cuenta con una protección frente a todos los escenarios perjudiciales posibles que pudiesen acontecer. Densas capas de células cierran completamente los poros. Cada sustancia que pretende pasar a través ellas, lo hace como si se tratase de un puesto de control. Eso facilita un fluir equilibrado de nutrientes en la parte más sensible del cuerpo humano.

 

Termostato en el Organismo

Además de las toxinas, nutrientes, glóbulos rojos, vitaminas y otras sustancias, la sangre también transporta calor, un subproducto de la generación de energía en las células. Es de una importancia vital repartir y equilibrar la temperatura corporal, en consonancia con la temperatura exterior. Si no existiese ningún sistema que lo hiciera --papel que cumple la circulación sanguínea--, al usarse los músculos de los brazos, por ejemplo, éstos se recalentarían y el resto del cuerpo permanecería frío, lo cual dañaría en gran medida el metabolismo. La transpiración y la expansión de los vasos sanguíneos permite que el exceso de calor sea expulsado al exterior a través de la piel. A eso se debe que se nos enrojezca el rostro al correr o realizar actividades con mucho vigor. Cuando las temperaturas son bajas, los capilares se contraen para reducir la cantidad de sangre en las áreas en donde es más probable la fuga de calor. De esa manera se reduce al mínimo el enfriamiento del cuerpo. El rostro pálido en esa situación se debe a la precaución mencionada que el organismo la toma automáticamente42.

Todo lo que sucede en la sangre es extremadamente complejo e interdependiente y ha sido creado a la perfección hasta en los menores detalles. Existe un equilibrio maravillosamente intrincado en la corriente sanguínea, al punto que el más pequeño trastorno podría causar serias complicaciones. Ha sido creada con todas las propiedades necesarias por el Creador Uno, de manera instantánea. Y ese Creador es Dios, poseedor del conocimiento y capacidad superiores:

Sólo Dios es vuestro dios, aparte del Cual no hay otro dios. Lo abarca todo en Su ciencia (Corán, 20:98).

 

UN PROCESO SIN LUGAR PARA EL MAS MINIMO ERROR :

LA COAGULACION DE LA SANGRE

Todos sabemos que el sangrado que se produce debido a un corte o por una herida que se estaba sanando y que se reabre, en algún momento se detendrá, porque se forma un coágulo que se endurece y obtura la zona. En general la gente piensa que ese es un proceso simple y normal. Pero los bioquímicos nos han hecho saber, gracias a sus investigaciones, que en realidad es la resultante de un mecanismo muy complejo: la falta de un solo componente dañaría seriamente todo el sistema.

La sangre debe coagular en un lapso de tiempo y lugar adecuados. Después el coágulo debe desaparecer. En condiciones normales ese mecanismo funciona a la perfección hasta en el más mínimo detalle.

El coágulo debe cubrir toda la herida y, lo que es más importante, formarse solamente en el exterior de la piel, por encima de la lesión. La vida es incompatible tanto con la coagulación de la sangre en cualquier otra parte como con la falta total de coagulación.

Para dicho proceso son decisivos los más pequeños elementos producidos en la médula ósea, es decir, las plaquetas sanguíneas o trombocitos. Estas células son los elementos principales de la coagulación. Una proteína llamada factor de Von Willebrand, que “patrulla” continuamente la corriente sanguínea, asegura que las plaquetas permanezcan adheridas a la herida. Estas se concentran en el lugar de la lesión y liberan una sustancia que reúne a otras plaquetas en una inmensa cantidad para obturarla. Las plaquetas mueren en ese lugar como parte del proceso de la coagulación sanguínea.

La trombina es otra de las proteínas que facilita la coagulación de la sangre. Se produce por la acción de más de veinte enzimas sólo en el lugar de la herida, en la dosis necesaria y durante un tiempo determinado. Las enzimas pueden iniciar su producción y detenerla. Se trata de un proceso tan controlado que la trombina sólo se forma cuando los tejidos realmente resultan dañados. Tan pronto como las enzimas de la coagulación alcanzan un nivel satisfactorio, se forman fragmentos de fibrinógeno, los cuales son proteínas. En un lapso de tiempo muy corto una malla de fibras (la fibrina) forma una red en el lugar de escape de la sangre. Mientras tanto las plaquetas “patrulleras” continúan implicándose y se acumulan en el mismo lugar. Lo que se llama coágulo es el tapón que se forma en la herida debido a dicha acumulación.

El proceso que posibilita la formación del coágulo y determina su extensión, fortaleza o disolución, posee indudablemente una complejidad irreductible absoluta43.

¿Qué sucedería si en ese mecanismo surgiesen pequeños problemas? Por ejemplo, ¿qué sucedería si la coagulación se activase sin que existiera una herida?; ¿qué sucedería si el coágulo se separase fácilmente de la zona lesionada?

En el primer caso los coágulos bloquearían la corriente sanguínea en los órganos importantes y éstos morirían. En el segundo caso la lesión permanecería indefinidamente y sucederían sangrados permanentes, infecciones, etc.

Esto nos muestra, una vez más, que el cuerpo humano está diseñado de la mejor manera. Es imposible explicar el proceso de la coagulación por medio de las “casualidades” o el “desarrollo gradual”, como lo supone la teoría de la evolución. Un proceso como éste, diseñado y calculado tan cuidadosamente, resulta una evidencia indiscutible de la perfección en la creación. Dios, Quien nos creó y colocó sobre esta tierra, ha creado nuestros cuerpos con ese proceso, el cual nos protege en muchos casos de los distintos tipos de heridas que podemos sufrir.

La coagulación no es sólo muy importante para protegernos de heridas externas sino también de la ruptura de los capilares internos, cosa que sucede a cada rato. Aunque es algo que pasa desapercibido, continuamente sufrimos pequeños sangrados internos. Un simple golpe del brazo contra una puerta o el sentarse muy bruscamente, puede provocar la ruptura de cientos de capilares que son inmediatamente controlados y reconstruidos, en condiciones normales, por medio de la coagulación. Si el impacto es más serio, el sangrado es mayor y comienza el proceso que denominamos “hematoma”. Una persona con el sistema de coagulación dañado, debería evitar hasta los golpes más pequeños. Los pacientes hemofílicos deben vivir con ese cuidado porque su proceso de coagulación es defectuoso. Desafortunadamente, quienes tienen una hemofilia avanzada no pueden vivir mucho. Hasta el más pequeño sangrado interno producido por un simple resbalón o caída, puede ser suficiente para terminar con sus vidas.

Debido a esta realidad, cada individuo debería considerar el milagro de la creación en su propio cuerpo y ser agradecido con Dios, Quien lo creó de la mejor manera. Nuestro organismo, del cual no podemos reproducir ni una sola célula, es una bendición de Dios, Quien dice a la humanidad:

Nosotros os creamos. ¿Por qué, pues, no aceptáis (este mensaje como verdadero)? (Corán, 56:57).


CAPITULO 7

DISEÑO Y CREACION

El proyectista bosqueja modelos, que dibujará sobre un papel o en la computadora. Todo lo que sabe y ha visto hasta el momento constituye el fundamento del que saldrá el nuevo boceto, porque cada forma y figura de la naturaleza es un motivo a ese efecto. Nadie puede imaginarse algo sin basarse en lo observado o conocido.

Examinemos la forma en que se crea un diseño industrial. Primero se determinan el material a usar y el propósito perseguido. Después el usuario potencial y el nivel de su necesidad, con lo que se fijan los parámetros requeridos. Quizás el trabajo del proyectista industrial es el que necesita menos elementos para su desempeño, puesto que antes que nada debe disponer de buenas ideas o detalles que hacen al conjunto. Mientras va dando forma a la idea revisa trabajos anteriores y los toma como modelos.

Planea cientos de alternativas durante meses. Luego repasa esos croquis y selecciona para la producción los más funcionales y estéticos. El paso siguiente es estudiar los detalles que hacen a la factibilidad de la producción. A continuación hará un modelo tridimensional a escala. Después de sucesivas correcciones se construye un modelo en tamaño natural. Todos estos procesos pueden llevar años y durante ese tiempo se lo prueba con usuarios amigos.

Los potenciales consumidores, por supuesto, tendrán en cuenta distintos factores: funcionalidad, color, apariencia, etc.

El proceso, desde la concepción hasta la producción, es bastante extenso. Pero en realidad, el Unico Propietario de todos los diseños es Uno con potestad sobre todas las cosas. Dios crea todas las criaturas de la mejor manera a través de una simple orden, es decir, “¡Sea!”, como lo manifiesta el siguiente versículo:

Es el Creador de los cielos y de la tierra. Y cuando decide algo, le dice (a ese “algo”) tan sólo: “¡Sea!” y es (Corán, 2:117).

La facultad de crear de la nada y sin precedentes, pertenece sólo a Dios. Los humanos no hacemos otra cosa más que valernos de esos ejemplos. Por otra parte, el mismo proyectista también es una creación maravillosa: Dios crea a las personas de la nada y les otorga la capacidad de diseñar.

Muchas cosas que consideramos producto del diseño humano, tienen sus antecedentes en la naturaleza: las estructuras y tecnologías que se presentan como novedades después de años de investigaciones, ya existen en el orbe desde hace millones de años. Los inventores, arquitectos y científicos en general, conscientes de esta realidad, prefieren seguir las pautas ejemplares de la creación de Dios al momento de delinear sus productos o estructuras.

 

Los Insectos y la Robótica

Los ingenieros que desarrollan tecnología robótica también se benefician de lo que brinda la creación al inspirarse en los insectos. Los robots construidos tomando como modelo las patas de los insectos demostraron un mejor equilibrio. Esos inventos pueden escalar las paredes, como las moscas, al instAllahrseles ventosas (sopapas) en los pies. Un prototipo japonés con esta característica y al que se acoplaron sensores especiales, camina en el cielo raso como un insecto y se lo utiliza para inspeccionar la superficie inferior de la calzada de los puentes45.

Se sabe que el ejército norteamericano trabaja en micromáquinas desde hace bastante tiempo. Según el profesor Johannes Smith, un motor de una dimensión menor de un milímetro puede conducir un robot del tamaño de una hormiga. La idea es utilizarlo en la formación de un ejército de mecanismos diminutos tipo hormigas para penetrar las líneas enemigas sin ser detectados y dañar motores de jets, radares y terminales de computación. Dos de las corporaciones japonesas más importantes --Mitsubishi y Matsushita-- ya han dado los primeros pasos para colaborar en ese sentido. Los primeros resultados se concretaron en un robot diminuto que pesa 0,42 gramos y puede caminar cuatro metros por minuto.

 

La Quitina: un Revestimiento de Tipo Metálico Perfecto.

Los insectos son las criaturas más numerosas en la Tierra. Eso se debe, en gran medida, a que sus cuerpos son muy resistentes a muchas condiciones adversas. Uno de los factores de esa resistencia es la quitina, sustancia de la que están formados sus esqueletos.

Se trata de un elemento extraordinariamente liviano, delgado, bastante fuerte pero sorprendentemente flexible, que envuelve el cuerpo a los insectos, funciona como esqueleto y les evita grandes penalidades al reducir el impacto de golpes eventuales. También es impermeable debido a una malla especial que no permite la filtración de ningún fluído corporal46. La acción de músculos especiales mejora el rápido desplazamiento de esa estructura que no es afectada por el calor o la radiación. Por lo general su color se adapta perfectamente al del entorno y los de tonos vivos suelen servir de advertencia.

¿Qué pasaría si una sustancia como la quitina se usase en la construcción de aeronaves o cohetes? Ese es, precisamente, el sueño de muchos científicos.

 

La Forma Ideal del Glóbulo Rojo

La hemoglobina que se encuentra en los glóbulos rojos es la encargada de transportar el oxígeno a la sangre. Cuanto más grande es la superficie del glóbulo, más oxígeno transporta. Y como los glóbulos viajan por el interior de los capilares, deben tener entonces el menor volumen y la máxima superficie posibles. Y así fueron diseñados: poseen una estructura plana, circular y comprimida al centro en ambas caras, asemejándose a una horma de queso suizo. Esta es la forma que contiene la mayor superficie posible con el menor volumen, debido a lo cual cada glóbulo rojo puede transportar 300 millones de moléculas de hemoglobina y pasar a través de los capilares más estrechos y los poros más cerrados47.

 

Los Ojos Cromáticos del Pez Globo

El pez globo vive en las aguas cálidas del sudeste asiático. Cuando recibe gran cantidad de luz, sus ojos, de 2,5 centímetros de largo, actúan como “anteojos de sol químicos” y exhiben propiedades similares a las lentes fotocromáticas.

Frente a una gran intensidad luminosa, las células cromáticas llamadas “cromatóforas” ubicadas alrededor de la capa transparente del ojo (córnea), comienzan a segregar un fluído amarillo (pigmento) que cubre al órgano de la visión y actúa como filtro, con lo que mejora la visión del pez. En aguas oscuras el pigmento desaparece y los ojos reciben la mayor cantidad de luz posible48.

Es obvio que este mecanismo responde a un proyecto consciente. La aparición o desaparición del pigmento obedece a algo planificado, regulado. No puede ser considerado producto de la casualidad. Que un órgano de complejidad irreductible como el ojo esté equipado con ese mecanismo cromático tan preciso, no hace más que confirmar la perfección de la creación de Dios.

 

DISEÑO DE LOS SISTEMAS MECANICOS EN LOS SERES VIVIENTES

A menudo para los proyectistas el diseño de los sistemas móviles es un desafío más grande que el de estructuras fijas. Por ejemplo, resulta más problemático el diagrama de un taladro que el de un jarrón. Eso se debe a que el segundo se basa en la forma, en tanto que el primero se fundamenta en el funcionamiento apropiado. Y esto último es más complicado puesto que cada componente debe servir al propósito específico y un pequeño error puede inutilizar toda la idea, al punto que diseños con cierto tipo de equivocaciones están condenados al fracaso.

Los sistemas proyectados por el ser humano presentan muchos más desaciertos de lo que por lo común se cree, ya que se desarrollan por el procedimiento de prueba y error. Pero por lo general no se eliminan todos los defectos durante la fase de experimentación.

En cambio, no se puede decir lo mismo de los distintos sistemas en la naturaleza, los cuales son absolutamente adecuados. Dios crea todo con la perfección correspondiente. Veamos algunos ejemplos.

 

El Cráneo del Pájaro Carpintero

Este animalito busca su alimento en los árboles picoteando la corteza, donde halla eventualmente insectos y larvas. Con la misma técnica excava su nido en los troncos, para lo que necesita una habilidad tan buena como la de los trabajadores de la madera experimentados.

El pájaro carpintero manchado, de gran porte, puede realizar con su pico nueve o diez golpes por segundo, en tanto que las especies más pequeñas, como el pájaro carpintero verde, realizan el doble de percusiones. Y la velocidad con la que mueven el pico puede superar los cien kilómetros por hora. Lo sorprendente es que esto no les afecta para nada el cerebro, que tiene el tamaño de una cereza. El tiempo que transcurre entre dos golpes es inferior a una centésima de segundo. Al comenzar el golpeteo la cabeza y el pico están perfectamente alineados, ya que la mínima desviación podría provocarles daños irreparables en el interior del cráneo.

Ese tipo de impacto no se diferencia del de la cabeza contra un muro de cemento. Pero el extraordinario diseño del cerebro del pájaro carpintero impide que se deteriore.

Los huesos del cráneo de la mayoría de las aves están soldados y el pico funciona con el movimiento de la mandíbula inferior. Sin embargo, el pico y el cráneo del pájaro carpintero están separados por un tejido esponjoso que absorbe los impactos de su trabajo. Esa sustancia flexible opera mejor que los amortiguadores en los automóviles. La excelencia de la misma proviene de la capacidad de absorción de percusiones de muy corta duración y de volver a su estado original de inmediato, desempeño que se mantiene incluso al realizarse 9 o 10 golpes por segundo. Dicho material es muy superior a todas las imitaciones desarrolladas por la tecnología moderna. Y el notable aislamiento que realiza entre el pico y el cráneo permite que el compartimiento que contiene el cerebro se aleje del pico superior durante el golpeteo, por lo que funciona como un mecanismo secundario para la absorción de impactos49.

 

La Pulga : un Diseño Ideal para Saltos Elevados

La pulga puede elevarse de un salto una distancia superior en cien veces a su altura, lo que equivaldría a que un ser humano realizara un salto de 200 metros de alto. Además, la pulga puede dar esos brincos durante 78 horas sin descansar.

Por lo general no cae sobre sus patas después del quinto salto sino sobre su cabeza o espalda sin tener vértigos o lastimarse debido a la conformación especial de su cuerpo.

El esqueleto de este insecto, formado por numerosas placas a la manera de una coraza, está constituido por un compuesto duro llamado “esclerotina” (producto del entrecruzamiento de la quitina con cadenas de proteínas) que se ubica al exterior del cuerpo y lo envuelve por completo. Esa estructura absorbe y neutraliza el impacto de cada salto.

La pulga no posee vasos sanguíneos sino que su interior está lleno de una sangre fluída y clara que actúa de amortiguador de los órganos interiores que flotan en ese medio. A ello se debe que la presión abrupta producida por cada brinco no le afecte para nada. La sangre se purifica a través de aberturas de aire esparcidas en todo el cuerpo y elimina la necesidad de un elemento que bombee oxígeno continuamente. El corazón tiene la forma de un tubo y late tan lentamente que los saltos no producen ningún inconveniente al órgano.

Al descubrir los científicos que los músculos de las patas no resultaban ser tan fuertes como era de esperar, investigaron qué era lo que posibilitaba la altura alcanzada. Así se enteraron que posee un sistema de resortes adicionado a las extremidades que trabaja gracias a una proteína con propiedades elásticas llamada “resilina”, donde se almacena energía mecánica. La sorprendente propiedad de esa sustancia radica en su capacidad de liberar hasta el 97% de la energía acumulada al momento de estirarse. El material más flexible conocido hoy día en el mercado, llega a liberar solamente 95% de la energía acumulada. La resilina está ubicada en la base de las largas patas traseras, en almohadillas diminutas.

En unas pocas décimas de segundo la pulga se prepara para el brinco comprimiendo ese material al mismo tiempo que contrae las patas. Un mecanismo tipo cremallera las sostiene recogidas hasta que un músculo se relaja y la estructura tipo resorte da impulso a un salto tremendo a través de la energía acumulada en la resilina.

 

El Gorgojo de las Bellotas y su Mecanismo de Perforación

El gorgojo de las bellotas vive en el fruto de los robles y en la cabeza posee una trompa moderadamente larga, o mejor dicho, más larga que su cuerpo. En el extremo de la misma tiene una sierra pequeña muy afilada a modo de dientes.

La mantiene en posición horizontal de modo que al caminar no interfiera en su andar. Sin embargo, cuando se encuentra sobre una bellota la inclina y se lo ve muy parecido a un taladro. Clava la sierra en el fruto y gira la cabeza a derecha e izquierda alternadamente, de modo que la trompa realiza un movimiento de ida y vuelta, con lo que da comienzo al trabajo de perforación. Esa cabeza, que exhibe un nivel extraordinario de flexibilidad, posee un diseño perfecto para el trabajo que realiza.

Al mismo tiempo que taladra se alimenta del fruto. Pero la porción más grande del mismo la reserva para su descendencia. Después de la perforación deposita solamente un huevo en el agujero realizado allí. El huevo se convierte en larva y ésta empieza a comerlo. Cuanto más come, más crece y viceversa.

Esa alimentación continúa hasta que el fruto se desprende de la rama, lo cual indica que la larva debe abandonarlo. Extremadamente gorda, sale de la bellota con gran dificultad por medio de agrandar con los fuertes “dientes” el agujero hecho por la madre. Su objetivo ahora es enterrarse en el suelo a una profundidad de 25-30 centímetros. Pasa al estado de crisálida y permanece allí de uno a cinco años, hasta alcanzar la madurez para volver a repetir el ciclo. La variabilidad de la cantidad de tiempo que transcurre bajo la forma de crisálida está ligada al crecimiento de nuevas bellotas en el árbol50.

Este interesante proceso relatado, además de anular los argumentos de la teoría de la evolución, evidencia que Dios es el creador perfecto. Cada mecanismo del insecto ha sido diseñado con un plan preciso. La trompa que sirve para la perforación, la sierra a modo de dientes en el extremo, la estructura flexible de la cabeza que ayuda a la perforación, son cosas que no pueden ser explicadas por medio de las casualidades y la “selección natural”. La trompa larga no hubiera sido más que una carga y una desventaja si no fuese usada con tanto éxito en la perforación. Esto está indicando que no se puede argumentar que se ha desarrollado en fases sucesivas.

Por otra parte, los órganos e instintos de la larva ilustran sobre la “complejidad irreductible” del proceso. El bichito debe poseer “dientes” capaces de romper la cáscara de la bellota para salir de ahí, debe “saber” enterrarse y “esperar” pacientemente.

Además, si todo eso no funcionase correctamente, la especie se extinguiría. En resumen, todo exhibe que la existencia de estas criaturas pone de manifiesto una sabiduría superior y la imposibilidad de su aparición debido a coincidencias fortuitas.

Dios las ha creado con órganos e instinto completamente adecuados. El es el Hacedor de todo (Corán, 59:24).

 

El Flagelo de las Bacterias

Algunas bacterias utilizan un órgano tipo látigo llamado “flagelo” para transitar en un ambiente líquido. Dicho órgano está encajado en la membrana celular y permite a la bacteria moverse a voluntad en una dirección y velocidad determinadas. Los científicos conocían al flagelo desde hacía bastante tiempo. Pero los detalles de su estructura, averiguados alrededor del último decenio, les produjo una gran sorpresa. Se descubrió que se desplazan por medio de un motor orgánico muy complejo y no como se pensaba, por medio de un simple mecanismo vibrador. La propulsión se basa en los mismos principios del motor eléctrico, con dos partes principales: la móvil o rotor, y la estática o estator.

El flagelo bacteriano es distinto de otros sistemas orgánicos de locomoción mecánica. Las células no utilizan la energía acumulada como moléculas de ATP. En lugar de ello poseen una fuente de energía especial: la corriente de iones, que atraviesa las membranas externas. La estructura interna del motor, como dijimos, es muy compleja. En la construcción del flagelo participan alrededor de 240 proteínas distintas. Cada una de ellas ocupa una posición tan adecuada, que las señales que encienden y apagan el motor forman ensambladuras para facilitar los movimientos a una escala atómica y activan otras proteínas que conectan el flagelo a la membrana celular. Los modelos construidos que buscan repetir el funcionamiento del sistema, son suficientes para advertir la naturaleza intrincada del mismo53.

Esa estructura demuele por sí sola la teoría de la evolución puesto que es de una complejidad irreductible. Si sólo se dañase o desapareciese una de sus moléculas, el flagelo no trabajaría o no le serviría a la bacteria. Es decir, tiene que haber operado perfectamente desde el primer momento de su existencia. Esto revela, una vez más, el desatino de la suposición del desarrollo “paso a paso”, propio de la teoría de la evolución.

El flagelo de la bacteria es una clara evidencia de que aún en criaturas supuestamente “primitivas” existe un diseño extraordinario. En la medida del avance de la ciencia se vuelve cada vez más obvio que los organismos que los científicos del siglo XIX, incluido Darwin, consideraban los más simples, en realidad son tan complejos como cualquiera de los demás. En otras palabras, a medida que se vuelve más transparente la perfección de la creación, se hace más obvio el absurdo de buscarle explicaciones alternativas.

 

El Diseño en los Delfines

Los delfines al igual que las ballenas, respiran a través de pulmones, como los demás mamíferos, lo cual significa que no pueden tomar el oxígeno del agua como los peces. Por eso deben salir a la superficie a inhalar el aire necesario. Esa tarea la cumplen por medio de un órgano con un orificio en la parte superior de la cabeza, diseñado de tal manera que al zambullirse se cierra automáticamente con un casquete especial que evita la entrada del agua.

El hocico del delfín es otra característica que mejora su capacidad natatoria pues gracias al mismo consume menos energía en el corte del agua al avanzar, lo que hace entonces a velocidades más elevadas. Los barcos modernos también hacen uso de un elemento hidrodinámico similar a la trompa de este animal para aumentar la velocidad.

 

Un Sistema que Permite Dormir sin Ahogarse

Los delfines poseen un sistema que impide que se mueran abajo del agua mientras duermen: usan de manera alternada y por períodos de unos 15 minutos los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro. Cuando un hemisferio duerme el otro se usa para emerger y respirar.

Además, llenan un 80% o 90% de sus pulmones con aire, a diferencia de los humanos que llegan sólo a un 15%. Su respiración es un acto consciente y no reflejo, como en los demás mamíferos terrestres54.

En otras palabras, los delfines toman la decisión de respirar de la misma manera que nosotros tomamos la decisión de caminar.

 

La Vida Social de los Delfines

Estas criaturas viven en grandes grupos. Las hembras y crías nadan en el centro como medida de protección y los individuos enfermos no son abandonados sino mantenidos allí hasta que se mueren. Esos lazos de interdependencia se constituyen desde que nacen.

Un hecho destacable es el del parto. La primer parte de la cría que sale es la cola. De ese modo el bebé sigue recibiendo oxígeno hasta que abandona completamente el útero materno. Cuando finalmente queda afuera la cabeza, se apresura a alcanzar la superficie para tomar la primera bocanada de aire.

La madre dispone de dos conductos que se proyectan desde una abertura en el vientre, donde la cría apoya la boca con suavidad apenas nace. A continuación la progenitora le rocía decenas de litros de leche por día pues el pequeñuelo carece de labios para succionar. Esa leche posee un 50% de materia grasa (a diferencia de la de la vaca que tiene un 15%), con el objeto de ayudar al desarrollo de las capas de piel necesarias para regular la temperatura corporal.

Algunas hembras ayudan a la cría a sumergirse con presteza empujándolas hacia abajo. También le enseñan a cazar y a usar el sonar para la localización por resonancia (ecolocalización), el cual es un proceso de educación que continúa por varios años. En algunos casos los delfines jóvenes no se separan de algún miembro de la familia después de treinta años o más.

 

Un Sistema que Evita la Afección por Descompresión muy Rápida

Los delfines pueden sumergirse a profundidades a las que los seres humanos no llegamos. El récord en la materia lo tiene una especie de ballena que alcanza los tres mil metros de profundidad con una sola toma de aire. Delfines y ballenas fueron creados para ese tipo de inmersiones. Las aletas de la cola les permiten sumergirse y volver a la superficie de modo más fácil.

En los pulmones se encuentra otra característica que permite los descensos profundos. Mientras lo hace, aumenta el peso de la columna de agua que se ubica por arriba. Es decir, aumenta la presión que se ejerce sobre el cuerpo. Entonces también aumenta la presión interna en los pulmones para equilibrar esa externa. Los pulmones humanos se desintegrarían fácilmente si recibiesen la misma carga. Pero el delfín posee un sistema defensivo especial contra ese peligro: bronquios y células de aire (alvéolos pulmonares) protegidos por anillos de un cartílago muy resistente.

Otro ejemplo de la perfección de la creación en los delfines es el sistema que previene la afección originada en una descompresión muy rápida. En el caso de los buzos, si se dirigen a la superficie muy velozmente enfrentan ese peligro, es decir, la entrada de aire directamente en la sangre y en consecuencia la formación de burbujas en las arterias. Eso puede producir la muerte al obstruirse la circulación sanguínea. Ballenas y delfines evitan dicha situación porque descienden con los pulmones sin aire. Pero, ¿por qué no mueren por falta de oxígeno si no poseen aire en los pulmones?

La respuesta está en la “mioglobina”, una proteína que se encuentra en altas proporciones en el tejido muscular y tiene gran afinidad con el oxígeno, de manera que éste no es almacenado en los pulmones sino directamente en los músculos. Por consiguiente, ballenas y delfines pueden nadar durante largos períodos y sumergirse profundamente. Los humanos también poseemos la proteína mioglobina pero en un volumen mucho menor, lo que nos impide gozar de la ventaja de esos animales. Por supuesto, estos ajustes bioquímicos singulares en los delfines y las ballenas son evidencias de un diseño deliberado. Dios creó los mamíferos marinos, al igual que el resto de los vivientes, con estructuras corporales adecuadas a las condiciones de vida particulares.

 

Una Bomba de Sangre Especial para la Jirafa

La jirafa, con casi cinco metros, es una de las criaturas más altas. Para sobrevivir, la sangre le debe llegar al cerebro desde el corazón, superando una distancia vertical de dos metros. Este último, de características extraordinarias, es suficientemente potente como para bombearla a una presión de 350 milímetros de mercurio.

Ese desempeño, que mataría a un ser humano, está contenido dentro de una cámara especial cubierta con una red de capilares con el objeto de reducir las afecciones mortales.

Entre la cabeza y el corazón existe un sistema en forma de “U” con un vaso ascendente y otro descendente. La sangre que fluye en vasos de dirección opuesta se autoequilibra, cosa que libra al animal de la presión alta que puede causar sangrados internos.

La jirafa necesita una protección en la zona por debajo del corazón, especialmente en piernas y patas: la piel gruesísima en esas partes evita los efectos adversos de la presión sanguínea elevada. Además, hay válvulas dentro de los vasos que ayudan a regularla.

El mayor riesgo se produce en el momento en el que el animal coloca la cabeza en la posición más baja, es decir, cuando va a beber. La presión sanguínea, por lo general suficientemente alta como para provocar sangrados internos, aumenta más entonces. Pero un fluído especial llamado “fluido cerebroespinal” (líquido cefalorraquídeo), que baña el cerebro y la columna vertebral, produce una contrapresión que evita la rotura de los capilares o escapes de sangre. También existe una válvula de control especial unidireccional que se cierra cuando el animal desciende la cabeza, con lo cual se reduce significativamente el fluir de la sangre. Como precaución frente a los peligros de alta presión, los vasos sanguíneos de la jirafa son muy gruesos y con múltiples capas (de tejido).

 

El Diseño de la Estrategia para la Defensa de las Abejas Melíferas

Las avispas gigantes del Japón son las enemigas perfectas de las abejas melíferas europeas. Treinta avispones que ataquen un enjambre pueden exterminar treinta mil abejas en tres horas. Sin embargo, éstas son creadas con un mecanismo de defensa perfecto ante esa agresión.

Cuando un avispón descubre una colonia lo comunica a otros a través de la secreción de un olor especial. Las abejas también lo detectan y se dirigen a la entrada de la colmena para defenderse. Al acercarse un avispón, unas 500 abejas lo rodean y empiezan a vibrar para producir un aumento de la temperatura corporal. El atacante siente que está adentro de un horno y finalmente muere. En la fotografía tomada durante uno de esos ataques, con película sensible al calor, vemos áreas blancas. Allí la temperatura puede llegar a los 48°C, soportable para las abejas pero mortal para los avispones55.

 

El Milagro de la Reproducción en las Ranas

Muchos suponen que las ranas se reproducen únicamente empollando sus huevos. Sin embargo, hay muchos tipos de reproducción entre estos animalitos, algunos de los cuales resultan realmente sorprendentes.

Las ranas pueden sobrevivir en una gran cantidad de ambientes, por lo que se las encuentra en todos los continentes con excepción de la Antártida. Hay especies que viven en las selvas, los desiertos, los bosques y las praderas, así como en el Himalaya y la cordillera de los Andes, donde las altitudes exceden los cinco mil metros. La mayor densidad de población está diseminada a lo largo de las regiones tropicales. Se han identificado unas 40 especies en dos kilómetros cuadrados de bosque lluvioso.

En algunas variedades es el macho quien cuida las crías, en otras esa tarea la cumple solamente la hembra y en otras distintas lo hace la pareja. Por ejemplo, los machos de la especie “dardo venenoso” de Costa Rica, cuidan los huevos durante diez o doce días. Los renacuajos que nacen se trepan con grandes esfuerzos a la espalda de la madre y se sostienen tan apretados que parecen soldados o remachados allí. La rana trepa con las crías a cuesta hasta la floración de la bromelia --flores con forma de copas apuntando hacia el cielo y normalmente llenas de agua-- y deja allí a los renacuajos, donde pueden crecer seguros. Pero como en ese agua no hay nutrientes, también deja huevos no fertilizados, ricos en proteínas y carbohidratos, para que las crías se alimenten de ellos56.

La rana “gladiador” es otra especie que defiende el área donde se encuentran los huevos. Los machos han sido creados con extensiones tipo alfileres debajo del pulgar, con las que rasgan la piel de algún entrometido.

El macho del pequeño sapo africano (Nectophyrne afra) construye nidos de barro en la costa de los lagos o de los ríos de fluir lento y los llena de agua para formar fuentes. La rana produce una película frágil que extiende sobre la superficie líquida, donde adhiere sus huevos para que inhalen oxígeno. El problema es que una mínima vibración producida por otra rana o por el vuelo de una libélula puede destruir esa película, motivo por el que los huevos se hundirían y estropearían por falta de oxígeno. Entonces interviene la rana macho. Sacude o golpea las patas en el agua para aumentar la oxigenación de ésta. De ese modo los huevos bañados por el agua disponen del oxígeno suficiente, que es absorbido a través de la membrana.

Otra especie llamada rana “cristal” debido a su transparencia, no cuida sus huevos. Dios ha inspirado otro método en el desarrollo de estas criaturas: dejan grupos de huevos sobre las rocas y plantas de lagos y ríos tropicales. Cuando maduran, los renacuajos caen al agua.

Todas estas son distintas formas de comportamientos “conscientes” y “sacrificados” exhibidos por distintas clases de ranas en la defensa de sus crías, que demuelen las conjeturas fundamentales del darwinismo. El supuesto que sostiene que todas las criaturas participan de una lucha individualista y egoísta para sobrevivir, colapsa inevitablemente frente al comportamiento de una sola rana en la defensa de su descendencia. Por otra parte, la manera de proceder exhibida por estos animalitos no se puede explicar a través de los acontecimientos fortuitos, como sostienen los darwinistas. Es decir, se trata de pruebas claras de que lo viviente ha sido creado por Dios y es dirigido por los instintos que El le ha inspirado, como nos lo comunica en el Corán:

En vuestra creación (la creación del hombre) y en las bestias que El esparce hay signos para gente que está convencida (de la Verdad) (Corán, 45:4).

 

Ranas que se Reproducen en el Estómago

El extraordinario método de reproducción de una especie de ranas llamada Rheobatrachus silus es otro ejemplo de diseño grandioso en la creación de Dios. La hembra se traga sus huevos fertilizados pero no para comerlos sino para protegerlos. Los renacuajos crecen en su estómago durante las primeras seis semanas, después de salir del cascarón. ¿Cómo es posible que puedan permanecer allí sin ser digeridos?

Para evitar esto último se ha creado un mecanismo perfecto. En primer lugar la rana deja de alimentarse durante esas seis semanas y al estómago lo reserva solamente para la crías. No obstante, existe el peligro que proviene de la liberación regular de ácido clorhídrico y pepsina como parte de la secreción gástrica, los cuales matarían rápidamente a la descendencia. Pero esos fluídos son neutralizados por medio de una sustancia tipo hormona llamada prostaglandina E2, segregada primero por los huevos y después por los renacuajos. En consecuencia, éstos se desarrollan a pesar de estar en un “estanque” de ácidos.

Otro problema que surge es la alimentación de los renacuajos en un estómago vacío, pero también fue tenida en cuenta dicha situación. Los huevos de esta especie son más largos que los de otras y la yema contiene suficientes nutrientes ricos en proteínas para alimentar a los renacuajos durante seis semanas. Después se presenta el momento de la salida al exterior, la cual fue proyectada perfectamente. El esófago de la hembra se dilata durante la expulsión de las crías del estómago, de la misma manera que lo hace la vagina en los mamíferos durante el parto. Una vez que los vástagos están afuera, el esófago y el estómago retornan a la normalidad y la madre comienza a alimentarse nuevamente57.

Este maravilloso sistema de reproducción invalida la teoría de la evolución pues se trata de otro caso de complejidad irreductible. Cada secuencia del proceso debe ser perfecta para permitir la supervivencia de la especie: la madre debe engullir los huevos y detener su alimentación durante seis semanas, los huevos deben producir una sustancia tipo hormona para neutralizar los ácidos estomacales, el huevo debe contener una cantidad extra de yema rica en proteínas, el esófago de la madre debe dilatarse en el momento adecuado. Todo eso no puede ser producto de la casualidad. Y si las secuencias no se cumpliesen a la perfección, las crías no sobrevivirían y la especie se extinguiría.

Por consiguiente, este sistema no pudo haberse desarrollado paso a paso, como suponen los evolucionistas. Está claro que el primer ejemplar de la especie Rheobatrachus silus apareció con todos sus mecanismos funcionando a la perfección.

El conjunto de las criaturas examinadas en este libro prueban la misma realidad: existe un diseño superior en la creación que abarca toda la naturaleza. Dios creó todo lo viviente, para quien lo quiera ver, con complejidades irreductibles, como muestra de Su conocimiento y poder infinitos. El Corán describe esa creación totalmente adecuada de Dios:

Es Dios, el Creador, el Hacedor, el Formador. Posee los nombres más bellos. Lo que está en los cielos y en la tierra Le glorifica. Es el Poderoso, el Sabio (Corán, 59:24).

 

El Diseño Más Espléndido: el Universo

En el universo existen leyes inmutables que rigen para todas las criaturas, animadas e inanimadas. Dichas leyes ilustran la perfección de la creación del universo y de las criaturas que lo habitan. Hoy día se nos dice que son leyes de la física porque fueron descubiertas en gran medida por los estudiosos de esa ciencia. Pero en realidad no son más que evidencias de la perfección en la creación de Dios. (Para una información más detallada consultar el libro de Harun Yahya La Creación del Universo).

Veamos algunos ejemplos de ello en el diseño del Universo. Podemos examinar una de las propiedades --de las decenas existentes y decisivas-- del agua de lluvia: la viscosidad.

Los distintos líquidos poseen diferentes grados de viscosidad. Pero la del agua es perfecta para su uso por parte de todas las criaturas. Si fuese un poco más viscosa, las plantas no podrían utilizarla para transportar por sus capilares los nutrientes vitales para su supervivencia. Si fuese menos viscosa, las corrientes de los ríos serían muy distintas y en consecuencia los valles, las altiplanicies y las formaciones montañosas no se habrían formado y las rocas no se habrían desintegrado para formar el suelo.

Por otra parte, el agua, con su contextura actual, facilita la circulación de los glóbulos blancos que defienden nuestros organismos contra microbios y sustancias peligrosas. Si la viscosidad del agua fuese mayor, habría sido totalmente imposible el movimiento de esas células en los capilares, el corazón no podría impulsar la sangre debido al aumento de su densidad y posiblemente no hubiera podido obtener la energía necesaria para esa función.

Estos pocos ejemplos ilustran suficientemente que el agua ha sido creada especialmente para los seres vivientes. Dice Dios en un versículo refiriéndose al agua:

El es Quien ha hecho bajar para vosotros agua del cielo. De ella bebéis y de ellas viven las matas con que apacentáis. Gracias a ella, hace crecer para vosotros los cereales, los olivos, las palmeras, las vides y toda clase de frutos. Ciertamente, hay en ello signos para gente que razona (Corán, 16:10-11).

 

Equilibrio de Fuerzas

¿Qué pasaría si la fuerza gravitatoria fuese mayor a la existente? Sería imposible caminar o correr. Humanos y animales usarían mucha más energía de la que necesitan actualmente para desplazarse, lo cual disminuiría las reservas energéticas de la Tierra.

¿Qué sucedería si la fuerza gravitatoria fuera menor de la que es? Los objetos livianos no podrían mantener su actual estado de equilibrio. Por ejemplo, las partículas de polvo levantadas por la brisa, flotarían en el aire por largos períodos de tiempo; disminuiría la velocidad de las gotas de lluvia y posiblemente se evaporarían antes de tocar la tierra; los ríos fluirían más despacio y por consiguiente no generarían la misma cantidad de electricidad.

La ley de la gravedad de Newton dice que la fuerza de atracción gravitatoria entre los cuerpos es directamente proporcional a la masa de los mismos e inversamente proporcional al cuadrado de sus distancias. En consecuencia, si la distancia entre dos estrellas aumenta tres veces, la fuerza gravitatoria disminuye por un factor de nueve; si la distancia decrece a la mitad, la fuerza de gravedad aumenta cuatro veces.

Esta ley ayuda a explicar la actual posición de la Tierra, la Luna y los demás planetas. Si la ley de la gravedad fuese distinta, por ejemplo, si la fuerza gravitatoria aumentase mientras aumenta la distancia, las órbitas de los planetas no serían elípticas y colapsarían sobre el sol. Pero si fuera más débil, la Tierra se pondría en un curso de constante alejamiento del sol. Es decir, si la fuerza de gravedad no se ajustase a la ecuación por la que se rige, la Tierra chocaría con el sol o se perdería en la profundidad del espacio.

¿Qué Pasaría se la Constante de Planck Fuese Diferente?

Todo el proceso que hace al calor que sentimos frente a una fogata, o cualquier otro tipo de energía radiante, ha sido creado con equilibrios intrincados.

En física se asume que la energía se transmite como partículas diminutas llamadas “quántums” (o “cuantos”), no como ondas. Para calcular la energía radiante se usa un cierto valor inmodificable llamado “Constante de Planck”. Es uno de los índices fundamentales de la naturaleza y se expresa aproximadamente por 6.626x10-34. En cualquier situación donde está implicada la radiación, si la energía de un fotón es dividida por su frecuencia, el resultado será siempre igual a dicha constante. Todas las formas de energía electromagnética como el calor, la luz, etc., son gobernadas por la Constante de Planck.

Si ese número expresase un valor distinto, variaría el calor que sentimos delante de una fogata. Si hubiese diferencias extremas en más y en menos, ocurriría que hasta el fuego más pequeño encerraría la suficiente energía para quemarnos o, por el contrario, incluso una bola de fuego gigante como el sol no habría sido suficiente para calentar la Tierra.

La Fuerza de Fricción

Las fricciones son consideradas por lo general inconvenientes, especialmente en el movimiento de las cosas en nuestras vidas de todos los días. Pero, ¿qué sería del mundo sin ellas? Lápices y papeles se escaparían de nuestras manos y caerían del escritorio al piso, las mesas se deslizarían a los rincones de las habitaciones y, en resumen, todos los objetos descenderían hasta llegar al lugar más bajo de la superficie en que se encuentran. En un mundo sin fricciones se desatarían todos los nudos, se saldrían todos los clavos y tornillos, los automóviles no frenarían, los sonidos permanecerían en forma de un eco.

Todas las leyes de la física no son sino pruebas claras de que el universo, al igual que las criaturas que lo habitan, resultan el producto de un diseño divino. Las que enunciamos no hacen más que explicar y describir el orden divino creado por Dios, Quien las estableció en el universo con el carácter de inmodificables y las puso al servicio del género humano, de modo que pueda reflexionar y comprender Su soberanía y darle las gracias por Sus bendiciones.

Podríamos seguir dando incontables ejemplos que ponen de manifiesto el orden con el que Dios creó y crea todo. Cada creación, desde la del universo hace millones de años, no es más que el producto de Su Omnipotencia y Sabiduría.

F I N (the end)

Dijeron: “¡Gloria a Ti! No sabemos más que lo que Tú nos has enseñado.

Tú eres, ciertamente, el Omnisciente, el Sabio”

(Corán, 2:32)

NOTAS 

1.- Charles Darwin, The Origin of Species, 6th edition, New York: Macmillan Publishing Co., 1927, p. 179

2.- J.R.P. Angel, “Lobster Eyes as X-ray Telescopes”, Astrophysical Journal, 1979, 233:364-373, citado en Michael Denton, Nature’s Destiny, The Free Press, 1998, p. 354

3.- Michael F. Land, "Superposition Images Are Formed by Reflection in the Eyes of Some Oceanic Decapod Crustacea", Nature, 28 October 1976, Volume 263, pages 764-765.

4.- Robin J. Wootton, "The Mechanical Design of Insect Wings", Scientific American, Volume 263, November 1990, page 120.

5.- Pierre Paul Grassé, Evolution of Living Organisms, New York, Academic Press, 1977, p.30

6.- "Exploring The Evolution of Vertical Flight at The Speed of Light", Discover, October 1984, pp. 44-45.

7.- Ali Demirsoy, Yasamin Temel Kurallari (Los fundamentos básicos de la vida), Ankara, Meteksan AS., Volume II, Section II, 1992, p. 737.

8.- Bilim ve Teknik Görsel Bilim ve Teknik Ansiklopedisi (Bilim ve Teknik Görsel Bilim ve Teknik Ansiklopedisi (Enciclopedia de ciencia y tecnología) p. 2679), Istanbul, Görsel Publications, p. 2676

9.- Bilim ve Teknik Görsel Bilim ve Teknik Ansiklopedisi (Bilim ve Teknik Görsel Bilim ve Teknik Ansiklopedisi (Enciclopedia de ciencia y tecnología) p. 2679) p. 2679

10.- Smith Atkinson, Insects, London, Research Press, Volume I, 1989, p. 246.

11.- Bilim ve Teknik Görsel Bilim ve Teknik Ansiklopedisi (Enciclopedia de ciencia y tecnología), p. 2678

12.- Dieter Schweiger, "Die Fliegen", GEO, April 1993, pp. 66-82.

13.- Engin Korur, "Gözlerin ve Kanatlarin Sirri" (Los secretos de los ojos y las alas), Bilim ve Teknik (Jornal de ciencia y tecnología), October 1984, Issue 203, p. 25.

14.- Douglas Palmer, "Learning to Fly" (Review of “The Origin of and Evolution of Birds” by Alan Feduccia, Yale University Press, 1996), New Scientist, Vol. 153, March, 1 1997, p. 44

15.- A. Feduccia, The Origin and Evolution of Birds, New Haven, CT: Yale University Press, 1996, p. 130 cited in Jonathan D. Sarfati, Refuting Evolution

16.- Francis Darwin, The Life and Letters of Charles Darwin, Volume II, From Charles Darwin to Asa Gray, April 3rd, 1860

17.- Hakan Durmus, "Bir Tüyün Gelismesi" (El desarrollo de una pluma), Bilim ve Teknik (Journal of Science and Technology), November 1991, p. 34.

18.- Hakan Durmus, "Bir Tüyün Gelismesi" (El desarrollo de una pluma), Bilim ve Teknik (Journal of Science and Technology), November 1991, page 34-35.

19.- Michael Denton, Evolution: A Theory in Crisis, London, Burnett Books Limited, 1985, p. 210-211.

20.- Michael Denton, Evolution: A Theory in Crisis, London, Burnett Books Limited, 1985, p. 211-212.

21.- Werner Gitt, “The Flight of Migratory Birds”, Impact, No. 159

22.- Bilim ve Teknik Görsel Bilim ve Teknik Ansiklopedisi (Encyclopedia of Science and Technology), p. 978.

23.- Bilim ve Teknik Görsel Bilim ve Teknik Ansiklopedisi (Encyclopedia of Science and Technology), p. 978

24.- Bilim ve Teknik Görsel Bilim ve Teknik Ansiklopedisi (Encyclopedia of Science and Technology), p. 978

25.- Bilim ve Teknik Görsel Bilim ve Teknik Ansiklopedisi (Enciclopedia de Ciencia y Tecnología), p. 564-567.

26.- J. A. Summer, Maria Torres, Scientific Research about Bats, Boston: National Academic Press, September 1996, pp. 192-195.

27.- Donald Griffin, Animal Engineering, San Francisco, The Rockefeller University - W.H. Freeman Com., pp. 72-75.

28.- Merlin D. Tuttle, "Saving North America’s Beleaguered Bats", National Geographic, August 1995, p. 40.

29.- J. A. Summer, Maria Torres, Scientific Research about Bats, pp. 192-195.

30.- Para más detalles sobre este sistema consulte: W. M. Westby, "Les poissons électriques se parlent par décharges ", Science et Vie, No. 798, March 1984.

31.- Charles Darwin, The Origin of Species, The Modern Library, New York, pp. 124-153

32.- Michael Behe, Darwin's Black Box, New York: Free Press, 1996, pp. 18-21.

33.- Michael Behe, Darwin's Black Box, p. 22.

34.- Jean Michael Bader, "Le Géne de L’Oreille Absolue", Science et Vie, Issue 885, June 1991, pages 50-51.

35.- Marshall Cavendish, The Illustrated Encyclopaedia of The Human Body, London, Marshall Cavendish Books Limited, 1984, pp. 95-97.

36.- Fred Bavendam, "Chameleon of The Reef", National Geographic, September 1995, p. 100.

37.- Stuart Blackman, "Synchronised Swimming", BBC Wildlife, February 1998, page 57.

38.- Charles Darwin, The Origin of Species, The Modern Library, New York, pp. 124-153

39.- Fred Bavendam, "Chameleon of The Reef", National Geographic, page 106.

40.- The Guinness Concise, Encyclopaedia, London, Guinness Publishing Ltd., 1993, p. 125.

41.- ilim ve Teknik Görsel Bilim ve Teknik Ansiklopedisi (Encyclopedia of Science and Technology), p. 291.

42.- R. Von Bredow, Geo, November 1997

43.- Michael Behe, Darwin's Black Box, pp. 79-97.

44.- Michael Behe, Darwin's Black Box, p. 82

45.- T.E. Akiowa & F.C. Schuster, Wars and Technologies, Detroit: Anderson Bookhouse, 1997, p. 83.

46.- Ali Demirsoy, Yasamin Temel Kurallari (Fundamentos básicos de la vida), p. 18-22.

47.- Marshall Cavendish, The Illustrated Encyclopaedia of The Human Body, pp. 50-51.

48.- Bilim ve Teknik (Journal of Science and Technology), February 1992.

48.- Bilim ve Teknik Görsel Bilim ve Teknik Ansiklopedisi (Enciclopedia de Ciencia y Tecnología), p. 116

50.- Mark W. Moffett, "Life in a Nutshell", National Geographic, pp.783-784

51.- Bilim ve Teknik Görsel Bilim ve Teknik Ansiklopedisi (Enciclopedia de Ciencia y Tecnología), p. 2995

52.- Stanley Taylor, "Life underwater" Botanic, Issue 83, February 1988, p. 24.

53.- Michael Behe, Darwin's Black Box, New York: Free Press, 1996, pp. 69-73.

54.- Betty Mamane, "Le Surdoué du Grand Bleu", Science et Vie Junior, August 1998, pp. 79-84.

55.- "If Attacked, Japanese Bees Shake and Bake", National Geographic, April 1996, page 2.

56.- "Poison Dart Frogs – Lurid and Lethal", National Geographic, May 1995, pp. 103-110.

57.- Reproductive Strategies of Frogs, William E. Duellman, Scientific American, July 1992, pp. 58-65

Regresar Subir

Portada | Almadrasa | Revista | Alyasameen | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

© 2003 - 2016 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.