Portada | Almadrasa | Revista | Alyasameen | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

 

 

La Historia de Al-Andalus

 

Cuando en la vida de las personas ha ocurrido un acontecimiento de mucha importancia para toda la humanidad y las formas de vivir han cambiado, los historiadores dicen que ha finalizado una época y ha comenzado otra.


    Así finalizó
la Prehistoria y comenzó la Historia: cuando el ser humano descubrió la escritura y pudo dejar por escrito la narración de los acontecimientos que le ocurrieron. Gracias a los textos escritos que han ido dejando, podemos saber con mayor exactitud qué es lo que ocurrió en el pasado.


    Las etapas en las que se ha dividido la Historia y los acontecimientos que lo han causado son las siguientes:

    1. Edad Antigua: desde la aparición de la escritura hace unos 3.000 años, hasta la finalización del Imperio Romano en el año 476 después de Cristo.
    2.
Edad Media: desde el año 476 hasta el descubrimiento de América en 1.492.
    3.
Edad Moderna: desde el descubrimiento de América hasta la Revolución francesa en 1.789.
    4.
Edad Contemporánea: desde la Revolución francesa hasta la actualidad.

    El esquema de esta parte del tema es el siguiente:

LA HISTORIA:

1. La Edad Antigua

La Edad Antigua en España y en Andalucía

 Autoevaluación 1

2. La Edad Media

¿Qué es el Islam?
El dominio musulmán en la Península Ibérica
Los reinos cristianos
Monumentos medievales andaluces

 Autoevaluación 2


 1. La Edad Antigua 

  La Edad Antigua es la etapa de la Historia que comenzó cuando se inventó la escritura, aproximadamente en el año 3.000 antes de Cristo y finalizó cuando terminó el Imperio Romano, en el año 476 después de Cristo.


     Cuando se inventó la escritura no se hacía como lo hacemos hoy, sino que se trazaban símbolos y dibujos sobre piedras u otros materiales. Tampoco sabía escribir mucha gente sino solamente unos pocos. Pero gracias a lo que ellos escribieron hemos podido conocer mucho sobre aquellos tiempos.


    Al principio de la Edad Antigua en Andalucía habitaba el pueblo de Tartesos y en el resto de la Península otros pueblos que tenían entre sí muchos rasgos que los diferenciaban, como los íberos del este de la Península, los galaicos, astures, cántabros y vascos del norte y los celtíberos del centro.


    Otros pueblos de lugares más lejanos vinieron a la Península y se establecieron en ella. Eran los pueblos colonizadores que enseñaron a los habitantes de este lugar sus costumbres y sus conocimientos y crearon o fundaron bastantes poblados o ciudades a los que llamaron colonias. Estos pueblos fueron los fenicios, los griegos y los cartagineses.


    Pero algún tiempo después existió  el pueblo romano que desarrolló una gran civilización, aprendida en parte de los griegos y que ha influido muchísimo en nuestra cultura y formas de vida.


    Hace unos 2.000 años el pueblo romano consiguió ser el más poderoso de su época. Formaron un imperio, es decir, un inmenso territorio bajo el poder de su emperador. Este imperio llegó a extenderse por el Mediterráneo ocupando casi toda Europa y parte de Asia y de África. El primer emperador del Imperio Romano fue Octavio César Augusto en el año 27 antes del nacimiento de Cristo.


    La capital del imperio fue Roma y en ella comenzaban grandes vías o calzadas que la comunicaban con el resto del imperio.


    En las familias eran los hombres los que tenían toda la autoridad sobre los demás. Las mujeres trabajaban en la casa y cuidaban a los hijos. Los niños y niñas iban a la escuela desde los 7 a los 12 años de edad. Los esclavos hacían los trabajos más duros.


   En todo el imperio se hablaba la misma lengua: el latín, que luego se ha ido transformando en las lenguas que hoy hablamos. También eran las mismas leyes las que existían para todos los habitantes de ese gran territorio.


    Los romanos eran politeístas, es decir, creían en la existencia de muchos dioses a los que adoraban en sus templos respectivos.


    Se divertían en grandes espectáculos, como la lucha de gladiadores que se hacía en los anfiteatros, las comedias en el teatro y las carreras en el circo.
Acudían a bañarse a los baños públicos llamados termas.


    Crearon grandes ciudades que tenían amplias calles empedradas, edificios públicos, monumentos y fuentes. En cada ciudad el acueducto llevaba  agua a las fuentes y a las termas. En los templos se adoraba al dios correspondiente. El foro era el centro de la ciudad y allí se reunían para comentar asuntos importantes. Las murallas protegían la ciudad de los ataques de los enemigos del Imperio.

La Edad Antigua en España y en Andalucía.

    Al territorio de la Península Ibérica los romanos le llamaron Hispania. En ella había tres provincias: la Tarraconense, Lusitania y la Bética, al sur.


    Este nombre era debido al
río Guadalquivir,  al que ellos llamaron Betis y que usaban para comunicar con barco algunas ciudades de la Bética.


    Aquí, en el sur, los romanos vencieron al pueblo cartaginés y con el tiempo los habitantes de la Bética se romanizaron, es decir, aprendieron el latín y aceptaron las leyes, la religión y las costumbres romanas.  

    En la Bética nacieron algunos personajes muy importantes del imperio, como los emperadores Trajano y Adriano, el filósofo Séneca y el escritor Lucano.


    Con los romanos aumentaron su tamaño o se fundaron las primeras grandes ciudades de Andalucía. Además de
Cádiz (Gades) o Málaga (Malaca) que ya existían fundaron otras como Itálica (junto a Santiponce, en Sevilla), Sevilla (Hispalis), Écija (Astigi) o Córdoba (Corduba) que era la capital de la Bética.


    Construyeron templos y vías o calzadas de las que aún quedan restos. Los puentes fueron muy resistentes. Muchos perduran aún, como el de Córdoba y Utrera. También quedan restos de
anfiteatros en Cádiz, Carmona y otros lugares. El acueducto de Nerja es uno de los que mejor se conserva.


    La Bética se convirtió en una zona muy próspera pues los romanos supieron aprovechar bien sus recursos.


    Seguro que has comido alguna vez bacalao o incluso sardinas-arenques que se compran saladas en las tiendas. Bien, pues esta técnica de conservar el pescado por más tiempo añadiéndole sal la inventaron  las personas que vivieron en la Edad Antigua.  Hoy seguimos haciéndolo igual.

    El pescado lo salaban en las fábricas de salazón, como la que había en Almuñécar, en la provincia de Granada, a la que continuaron llamando Sexi. Después exportaban el pescado, es decir, se llevaba a muchos lugares del imperio, algunos muy lejanos, en donde lo podían consumir sin que se alterara.

Ejercicio de autoevaluación 1


2. La Edad Media

    Es la etapa histórica que comenzó en el año 476 después de Cristo,cuando cayó el Imperio Romano y finalizó en 1.492 en que se descubrió América.


  En otros lugares la Edad Media fue una época oscura, sin que los seres humanos progresaran apenas, pero en Andalucía la Edad Media fue una etapa especialmente interesante. Cambió las ideas y la forma de vivir de las personas que habitaban en nuestro territorio.


    ¿Cómo comenzó la Edad Media? Te lo voy a contar enseguida.


    El Imperio Romano que había sido tan potente y que tanto mundo había conquistado, fue perdiendo importancia poco a poco. Hubo grandes problemas económicos, políticos y sociales que hicieron su poder cada vez más débil.


    Incluso la religión romana que había sido politeísta, fue cediendo creyentes a una nueva religión  a la que llamaron cristianismo y que había predicado un hombre llamado Jesús de Nazareth. Esta religión decía que hay que amar a Dios y a las demás personas y predicaba, entre otras cosas, que sólo existe un único dios y que ningún rey o emperador puede ser considerado dios, como consideraban los romanos a su emperador. Así los romanos persiguieron a los cristianos hasta que, en el siglo IV, autorizaban esta religión que fue propagándose por todo el imperio.


    Además, los pueblos bárbaros, que era así como los romanos llamaban a los pueblos guerreros que habitaban en el este de Europa, invadieron por fin muchos territorios del imperio romano, aprovechando su debilidad.


    Así, por ejemplo, los visigodos, uno de estos pueblos bárbaros, vinieron hacia el sur y se establecieron en nuestra península.


    Los historiadores piensan que en el año 476 después de Cristo, en que los pueblos bárbaros invadieron el Imperio Romano, comienza la Edad Media, porque todo volvería a cambiar en la vida de las personas.


   Los visigodos desarrollaron en la Bética una cultura floreciente. Pero se llevaban a cabo muchas luchas entre los propios visigodos. Estas luchas las aprovecharon los musulmanes del norte de África para invadir la península, en el año 711.


    Algunos visigodos se refugiaron en las montañas del norte peninsular y crearon los primeros reinos cristianos. Deseaban reconquistar los territorios perdidos, o sea, conquistarlos de nuevo. Desde  el norte de la Península iniciaron la Reconquista  para expulsar a los musulmanes del territorio que conquistaron. Esta lenta reconquista tardaría casi ochocientos años en finalizar, hasta que los Reyes Católicos, en el año 1.492, expulsaron al último rey árabe del
Reino de Granada.

¿Qué es el Islam?

El Islam es una religión monoteísta, es decir, que predica la existencia de un solo dios.


    Hace unos 1.400 años un comerciante llamado Muhammad
predicó en la ciudad de La Meca, en Arabia, esta nueva religión. Los que la practican se llaman musulmanes y el libro en donde se escribió esta doctrina religiosa se llama El Corán. Los musulmanes se reunen para rezar en un templo llamado mezquita.  Los cinco mandamientos básicos que debe cumplir cualquier musulmán son:
- creer que hay un sólo Dios, al que llaman Allah, y Muhammad
es su profeta
- orar, es decir, rezar cinco veces al día
- ayunar durante el mes llamado Ramadán
- dar limosna
- peregrinar a la ciudad de La Meca al menos una vez en la vida.

El dominio musulmán en la Península Ibérica.

    Los musulmanes llamaron Al-Andalus al territorio que conquistaron en la Península Ibérica. Así nació el nombre actual de Andalucía.


    Los territorios dominados por los musulmanes se dividían en califatos, siendo el Califato de
Córdoba uno de los más importantes de la época. En cada califato había un califa que era la persona que tenía la máxima autoridad política y religiosa; además dictaba las leyes que el pueblo debía cumplir y era el juez más importante.


    En las familias eran los hombres los que trabajaban el campo o se dedicaban a la artesanía y al comercio. Las mujeres debían obediencia absoluta a su esposo, a su padre o a su hermano. Los hijos aprendían a leer y a escribir y sólo los hijos de los ricos  iban a la universidad, que ya empezaban a existir. Las hijas permanecían en casa. Los esclavos trabajaban en el campo o en los talleres artesanales.


    La lengua que se hablaba en todo el Islam era el árabe. Durante aquellos siglos los musulmanes desarrollaron una cultura muy importante.


    Para divertirse los musulmanes iban a espectáculos musicales, cómicos o poéticos; hacían bailes, jugaban al ajedrez o acudían a baños públicos.


    Los musulmanes estuvieron en la península casi ochocientos años, por lo que nos dejaron una gran influencia en nuestra cultura. Así por ejemplo, las matemáticas las desarrollaron mucho y hoy usamos las cifras que ellos nos enseñaron. En la agricultura introdujeron nuevos sistemas de riego, desconocidos aquí hasta entonces, y el cultivo de plantas que no se conocían, como el arroz, las naranjas o el azafrán. En la artesanía y en la industria desarrollaron la fabricación de objetos de cuero, tejidos, vidrio y cerámica.


    Muchas palabras del castellano tienen origen árabe, como Guadalquivir, azulejo, almohada, alcachofa,... También gran parte de nuestros platos típicos tienen este origen.

    Pero donde se percibe más notablemente su huella es en las construcciones que nos dejaron y que en gran número siguen en pie. Hoy día son monumentos de gran interés que visitan anualmente millares de personas de todo el mundo.

Los reinos cristianos

   En la Edad Media se  llamaba La Cristiandad a todo el territorio que ocupaban los distintos reinos cristianos.


    El Papa ya era la máxima autoridad religiosa; incluso  sus decisiones las obedecían casi todos los reyes cristianos.


    Dentro de cada reino cristiano reinaba un rey que gobernaba el reino con la ayuda de los nobles. A finales de la Edad Media había en la península varios reinos cristianos, como por ejemplo los reinos de Castilla,  de Aragón,  de León,  de Navarra o el reino de Portugal.

     Otras personas con mucho poder eran los nobles, dueños de grandes extensiones de tierra y que vivían en castillos para defenderse de sus enemigos. Ayudaban al rey en las guerras y este les premiaba dándoles grandes extensiones de tierra.


    Los campesinos trabajaban las tierras de los señores; cada año debían entregar parte de la cosecha a los nobles y a la iglesia. Vivían en aldeas cercanas a los castillos. Cuando estaban en peligro por las guerras se refugiaban en el castillo del noble.


    Los monjes vivían en monasterios y se dedicaban a la oración, a la agricultura y a la artesanía. Eran los únicos que tenían un poco de cultura pues casi nadie sabía leer en aquellos tiempos. La actividad más importante de los monjes fue copiar a mano documentos muy antiguos. Por eso muchos de ellos han podido conocerse en nuestros días.


    Al principio de la Edad Media la mayor parte de la población peninsular hablaba el latín, la lengua de Roma; pero fue transformándose y de él se formaron las lenguas romances: castellano, catAllahn, gallego, francés, italiano,...


    Cuando poco a poco casi toda Andalucía fue reconquistada por los cristianos,  muchos musulmanes fueron expulsados de las ciudades y otros huyeron al norte de África. Las ciudades fueron repobladas por cristianos de los reinos de Castilla y de León que trajeron también nuevas formas de organización y costumbres. En aquellos tiempos nacieron los primeros ayuntamientos andaluces.

Monumentos medievales andaluces

    Durante la Edad Media se realizaron en Andalucía muchas construcciones que se usaban principalmente para celebraciones religiosas.


    Cuando los
musulmanes construyeron sus edificaciones lo hicieron con unas formas y características determinadas. A esta manera de construir se le llamó estilo islámico. Por primera vez en nuestra tierra se usaban ladrillos y yeso, arcos con forma de herradura y se adornaban los interiores de los edificios con patios, fuentes, azulejos y decoración geométrica, como se ve en La Alhambra.


   De la época musulmana Andalucía posee numerosos monumentos y construcciones de gran belleza. De todos ellos los más importantes y mundialmente conocidos son:

  • La Alhambra de Granada es el palacio donde residían los últimos reyes musulmanes hasta que fueron expulsados de la Península. Es una gran fortaleza construida en lo alto de una colina y está formada por un conjunto de habitaciones, patios y jardines muy bonitos. Junto con los jardines del Generalife   es uno de los monumentos más visitados de todo el mundo.

  • La Mezquita de Córdoba es una de las más hermosas del mundo. Las mezquitas son los lugares donde se reúnen los musulmanes para rezar.

  • En las mezquitas hay un minarete o torre, desde ella se llama a la gente para la oración. La Giralda  sevillana es el minarete que tenía una antigua mezquita que ya no existe.

  • Las alcazabas eran unos recintos amurallados que se usaban para defenderse, al igual que los castillos cristianos; algunas se conservan aún, como la de Almería o la de Málaga.

    Además de las construcciones musulmanas, durante la Edad Media los reyes cristianos mandaron construir gran número de edificios. Pero estos edificios se construían  de forma distinta al estilo islámico, con unas características determinadas que eran comunes al resto de la Cristiandad; a esta forma de construir se le llamó estilo gótico y lo podemos observar en muchas iglesias y catedrales.


    Estas construcciones se decoraban con grandes ventanales de vidrieras, algunas circulares que se llaman rosetones y arcos apuntados por arriba.
    Algunas construcciones de los reinos cristianos eran:

  • Los castillos eran fuertes construcciones de piedra  que se edificaban sobre colinas para poder ver al enemigo a tiempo cuando se acercaba . Para defenderlos mejor se rodeaban de altas murallas y de un foso lleno de agua que no podía cruzarse sin bajar el puente levadizo. El señor del castillo vivía en la torre principal que se llamaba torre del homenaje.  En el castillo se guardaba ganado, trigo y agua en depósitos que los musulmanes llamaban aljibes.
    Cuando había guerra los atacantes sitiaban el castillo, es decir, lo rodeaban durante meses sin dejar entrar ni salir a nadie, hasta que los sitiados, que eran los que estaban dentro del castillo, se quedaban sin agua o sin comida y se rendían.
    En Andalucía quedan aún muchos castillos medievales como los de Almodóvar del Río (Córdoba) y Cortegana (Huelva), además de las alcazabas árabes de
    Almería y Málaga.

  • También quedan en las ciudades restos de las altas murallas con las que se protegían de los ataques y sólo se podía entrar a la ciudad por unas pocas puertas.

  • Las catedrales eran grandes iglesias construidas por los cristianos. Al final de la época medieval se construyeron las catedrales de Sevilla y Granada.

  • Los monasterios eran edificios donde vivían una comunidad de frailes o de monjas, como el Monasterio de San Isidoro del Campo que está situado en Santiponce (Sevilla).

Portada | Almadrasa | Revista | Alyasameen | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

© 2003 - 2016 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.