Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Enlaces | Tienda

 

Introducción

Si buscamos el origen de los pueblos que se establecieron en la Península Ibérica encontraremos que las fuentes escritas hablan, en primer lugar, de los fenicios.  Estos se asentaron en AGadir" (Cadiz) hacia el 1,100 a.c. dedicándose al comercio de los metales (estaño y cobre) y a la industria de la salalzón del pescado.  Sus rivales comerciales fueron los helenos (griegos) estableciéndose en la península hacia el siglo VIII.  Para el siglo VI llegaron los tartesos, los cuales comerciaban con los griegos.  Por otro lado, tenemos los íberos, a éstos no se les considera un pueblo nuevo, sino una expresión de las gentes aborígenes que ocupaban parte de la península, sirviendo de mercenarios tanto a griegos como a cartaginenses.

Otro pueblo itinerante fue el cartaginense, éste mantuvo relaciones estrechas desde el año 688 a.c. con los fenicios hasta la romanización de la península durante las Guerras Púnicas finalizadas en el año 146 a.c.

De los pueblos antes mencionados: iberos, griegos, tartesos, fenicios y cartaginenses, tenemos fuentes documentales; sin embargo, de los celtas sólo evidencia arqueológica.  Se establecieron hacia el siglo XI a.c. en la región de Cataluña y Aragón, provenientes del centro de Europa.

El proceso de romanización de la península se inició desde la primera Guerra Púnica (264-241 a.c.) pero no fue hasta el 218 a.c. que los poblados pasaron a ser ciudades romanas.  Con la romanización llegó la cristianización.  El espíritu universalista romano sirvió de vehículo de propagación a la iglesia católica, religión adoptada por el imperio a partir del año 391 d.c. por el emperador Teodosio.  Según las cartas de San Pablo a los corintios, éste predicó en España en el año 64 d.c.

Otra influencia cultural fue la judía.  En el año 70 d.c. el emperador Tito reprimió la sublevación judía en Palestina destruyendo a Jerusalén.  Este hecho marcó la última diáspora (disperción de la comunidad judía) y el arribo de éstos a la península.

Entre los pueblos invasores del imperio romano, el visigodo fue el más civilizado.  Establecidos en Aquitania, territorio cedido a éstos a la península a partir de año 490 d.c. como parte del compromiso del emperador Honorio para liberar a Hispania de otros pueblos germanos.

El Arte Visigodo en España abarcó los siglos V al VIII estableciendo su centro en la ciudad de Toledo.  El Concilio de Toledo (589 d.c.) Sacralizó la realeza invistiéndola de este poder divino que la protegía de la usurpación de la nobleza.  El Arte Hispanovisigótico fue esencialmente romanista con influencia bizantina y paleocristiana.  Ya en el siglo VII emplearon sistemáticamente el arco de herradura, tan identificado al Arte Arabe.

Dividió el Imperio Romano en el año 395 d.c., a raíz de la muerte del emperador Teodosio, Bizancio, en la entrada del Bósforo, quedó como la heredera de la civilización greco-romana, prisma de las corrientes helenísticas y orientales durante la Edad Media (395-1453).

Mientras los visigodos establecía su monarquía toledana entre los siglos V al VIII, nacía en la Meca Muhammad
(570-632), fundador del islam (palabra árabe que significa sumisión a Dios), así los musulmanes son
Alos sometidos a la voluntad de Dios".  Muhammad
se retiró a la montaña (610 d.c.), y allí recibió reiteradas apariciones del Arcángel Gabriel, revelaciones que luego fueron recogidas en el libro sagrado del Corán (recopilación escrita hecha por el Califa Otman 644-656).

Después de la muerte del profeta el 8 de junio del 632, se dan una serie de luchas de poder.  El yerno de Muhammad
, Alí, fue derrotado en la Batalla de Sifín por Mauwiya I (661-680 d.c.) Quien fundó la dinastía omeya, la cual dominó el mundo islámico entre el 661 al 750 d.c.

Los omeyas llegaron a la península en el 711 a través de la Batalla de Guadalete; el rey visigodo Don Rodrigo, conduciendo un carruaje germánico, se enfrentó al emir musulmán Tariq.  Vencidos los cristianos, los musulmanes se establecen en el antiguo poblado de origen romano Córdoba.  El Córan ordena no hacer violencia a causa de fe, dice: Aen términos amigables invitadles a abrazar el Islam ya que adoramos a un mismo Dios"(Corán XLII-14).

Los omeyas llegaron a España (711 d.c.) en el momento en que esta dinastía se encontraba perseguida al considerárseles como usurpadores de la descendencia de Muhammad
.  Establecen en Córdoba un emirato dependiente del califato central de Damasco, capital del Islam durante la dinastía omeya (611-750).

Una vez iniciado el dominio musulmán (711 d.c.), los mozárabes (cristianos sometidos a los musulmanes) continuaron practicando su religión en aquellos territorios dominados por el Islam.  Mantuvieron también sus instituciones jurídicas, políticas y eclesiásticas de tradición romanovigótica.  Según los cronistas de la época, muchos cristianos abrazaron la religión de Muhammad
por tres razones:  huir del juez, no pagar tributos, y para poder casarse con varias mujeres.  Mientras esta amalgama armónica cultural sucedía en el sur de la península, en el norte se organizaba la resistencia al Islam, así da inicio un nuevo periodo en la historia de España que la diferencia del resto de Europa.  En el propio Al-andaluz (reino musulmán español sur) existieron comunidades mozárabes (cristianos bajo el dominio musulmán).  En Córdoba, a mediados del siglo IX, algunos cordobeses sintieron la angustia de la pérdida de indentidad, ya que hablaban mejor el árabe que el latín.

La Edad Media se identifica como una época de profunda religiosidad bañada de supersticiones.  Así lo recoge la variada documentación y la literatura, desde el Cid hasta los obispos que consultaban a los augures.  Durante la alta Edad Media en España, S. VIII al XI, predominó lo musulmán, mientras que en la Baja Edad Media, S. XIII al XV, corresponde al período de formación de los países hispánicos y el auge cristiano.  Así pues, co-existían en el medioevo español tres culturas religiosas: cristiana, judía y musulmana.

La sociedad puertorriqueña de los siglos XVI y XVII fue una proyección de la sociedad española de la Baja Edad Media.  La conquista y colonización de América deben ser vistas como una proyección de la reconquista española.  Desde el siglo XI la economía feudal de base agraria dio paso a la economía mercantil en la cual el oro y la plata se convirtieron en medida de cambio y crédito universal.  Los cristianos durante la Baja Edad Media se dedicaron a la AGuerra Santa"de la reconquista.  La vitalidad medieval descansó en la co-existencia de las tres culturas (cristiana, judía y musulmana).  Los judíos y musulmanes se dedicaron al capitalismo, al comercio, las finanzas y la industria; mientras los cristianos se dedicaron a la AGuerra de la Reconquista" considerando los intereses capitalistas de los otros como vulgares.  Es así como nacío una sociedad heróico-guerrera y religiosa la cual quedó retratada en la literatura caballeresca.  El Quijote se convierte en el símbolo de la España legendaria de la reconquista: Acapaz de pelear en sus arrebatos de locura con molinos de viento pero incapaz de tomar contacto con la realidad material".  Con la expulsión de los judíos y musulmanes el 1492, España se sumerge en un profundo vacío financiero, comercial e intelectual.  Además del legado artístico que nos dejaron los musulmanes; no es menos importante que dentro del proceso de formación del castellano, lengua romance del reino de Castilla, los arabismos exceden por mucho los latinismos.  Palabras como cifra, arroz, almohada, alcalde, quilates, zaguanes, alcantarillas, azúcar, café, provienen del árabe.


CONSIDERACIONES GENERALES DEL ARTE ISLÁMICO

El arte Muslmán Español es una manifestación del Arte Arabe, el cual nació en Siria bajo la influencia bizantina.  Los monumentos islámicos se encuentran diseminados desde la India hasta los Pirineos.  Mediante la conquista española las influencias Mudejares llegaron a América.  Durante la dinastía omeya (661-750 d.c.), cuya capital fue Damasco, el Arte Arabe entró en contacto con el mundo bizantino y sirio.  Durante la segunda época la dinastía Abasí (790-945 d.c.)  la capital se trasladó a Bagdad y el arte recibe influcencias mesopotámicas.  Tanto los combios políticos como la amplitud geográfica hacen del Arte Arabe uno de variados estilos.  Las primeras mezquitas resultan muy sencillas (Ej. A-Kufá en Irak) pero las influencias del mundo helenístico, romano y bizantino y el rápido florencimiento económico hacen que el arte no pueda resistirse a la belleza material.

 

Primero:          Gustos por la decoración y poco interés por los problemas constructivos.

Segundo:         Decoraciones en placas de yeso que luego se inscriben en el muro.

Tercero:          Policromía en los tableros de yeso y en la cerámica vidriada.

Cuarto:           Gran importancia al uso de la madera.

Quinto:            Decoraciones naturalistas donde se excluyen los temas animales.

Sexto:             Decoración basada en temas geométricos y la estilización de los temas vegetales, basándose en la reiteración o repetición de temas.

Séptimo:         Empleo sistemático de la columna, el arco, la bóveda y la cúpula.

Octavo:           El Arte Arabe carece de esculturas, el Corán prohibe la representación del mundo animado.  El agua (surtidores, fuentes, baños y albercas) es el elemento sintonizador entre el espíritu y el mundo sensible.

Noveno:          Simplicidad extraordinaria en la decoración exterior.  La belleza se encuentra en el interior.  Debido a esto, las estructuras son cúbicas coronadas por cúpulas y medias cúpulas.

Décimo:          El monumento por excelencia es la mezquita.  Templo de extaordianaria sencillez orientado a la Meca.  Compuesto por un patio interior abierto con arquiería (Shan), una fuente (Sabil) para los peregrinos y una torre (Assoma) o minarete.  El interior lo domina un muro de fondo orientado a la Meca (Kibla) y en él una hornacina para guardar el Corán (Mirhab).  El Corán, libro sagrado copiado por el Califa y firmado con sangre.  El espacio inmediato a la Kibla está dedicado al Califa (Maxura).


ARTE DEL GRAN CALIFATO DE CÓRDOBA

En el 750 fue derrocada la dinastía omeya comenzando un nuevo período conocido como el de la Dinastía Abasí (750-945 d.c.) la capital es trasladada a las orillas del Río Tigris, Bagdad.  La ciudad de Córdoba pasó a ser un Califato independiente en el año 756 d.c. y su primer califa, Abderramán I.  Así se convierte en capital del reino musulmán español del Al-Andaluz.  Es por esto que el estudio del arte islámico español lo iniciamos en Córdoba.

Del período del emirato (711-756) no quedan estructuras, sólo referencias litararias de los mezquitas de Sevilla, Zaragoza y Elvira.  En los primeros años se piensa que los musulmanes transaron con los cristianos para compartir la Catedral de San Vicente.  Creswell, estudioso de este tema, duda esta hipótesis.

En Córdoba, los califas fueron los principales protectores de la instrucción y la ciencia.  Ordenaron la traducción del áraba a gran cantidad de manuscritos clásicos convirtiendo a Córdoba, junto a Bagdad, en los dos principales centros del saber. En Al-Andaluz había no menos de 70 bibliotecas.  La biblioteca de Córdoba contaba con 400,000 volúmenes.  Desde el siglo VIII vemos los Acódigos iluminados", los cuales recogían la liturgia hispánica.  El arte del libro, como todo arte medieval, tenía un sentido didáctico: tanto como arma política de resistencia al islam, como religiosa.  En este arte se destacaron los mozárabes (cristianos sometidos a los musulmanes).


MEZQUITA DE CORDOBA

Es la obra cumbre de la arquitectura hispanoárabe.  Su construcción se realizó entre los siglos VIII al XI.  Se inicia bajo Abderramán I (756-788), primer califa, y se inagruró bajo Hixem I (793 d.c.).  Según Creswell, Abderramán I expropió la catedral y luego el palacio del obispo para convertirlos en Mezquita y palacio de gobierno respectivamente a cambio de 80,000 dinares y el privilegio de levantar una nueva iglesia cristiana.  Fue estructurada a través de cuatro etapas: Primera, Abderramán I (756-788); Segunda, Abderramán II (822-852); Tercera, Al-Haquem II (962-966) y la Cuarta, Almanzor (987-990).

Hoy ocupa, 22,250 metros cuadrados, lo que la convierte en el mayor monumento religioso del mundo, aún mayor que San Pedro del Vaticano.  Desde el 785 quedó establecido el bosque de columnas correspondientes a los restos de la catedral de San Vicente de estilo visigótico.  El acceso al templo lo hacemos cruzando un patio interior, patio de los naranjos, donde se encuentra la fuente de los olivos.  La novedad de esta estructura está en la superposición del doble arco sobre pilares para aumentar la altura.  Las columnas tienen sobre el capitel un cimacio o almohadilla entre el capitel y la base del arco.  El arco inferior es de herradura y el superior de medio punto, sobre el cual descansa la techumbre de madera.  La doble acuación le ofrece soporte estuctural y  mayor altura.  Las columnas corintias son de apenas tres metros procendentes de otros monumentos.  El doble arco, no es nuevo, lo habíamos visto en los acueductos romanos, además de ser una práctica en la arquitectura Siria.

Bajo Abderramán II se construyó la fuerte arquería del patio y la torre o almenar fue reconstruída durante el renacimiento (1593).  La fachada de mayor importancia fue la de San Esteban (855) pero el acceo principal de la mezquita se encuentra en el norte, la puerta del perdón, corresponde al siglo XIV ya de factura mudejar.

En el siglo X (929 d.c.) Córdoba se convirtió en la ciudad más importante y culta de Europa, destacándose principalmente a la industria del textil (seda), brocados, producción de manuscritos, marroquería y joyería.  En el 1236 el rey Fernando III reconquistó la ciudad de Córdoba y bajo el reinado de los Reyes Católicos se cerraron las naves, transformándose en basílica cristiana del 1523 al 1760.


SEVILLA

AEl que se fue de Sevilla pierde su silla", así enseña el proberbio que uno no tiene derecho a reclamar lo que      voluntariamente dejó....: ASevilla, qué maravilla, y el que no ha visto a Graná no ha visto a ná".  Ha sido el escenario del Juan Tenorio y el Burlador de Sevilla, entre otras, ya que los poetas han visto en ella una exótica mezcla del mundo musulmán con el cristiano.

En la antigüedad se conocía como Hispalis centro de una civilización pre-histórica (cultura del vaso campaniforme).  Los romanos la conquistaron en el año 205 a.c. y allí fundaron la antigua Itálica.  Fue cristanizada por el propio San Pablo y luego conquistada por los visigodos antes de la llegada de los árabes en el 712.  La antigua Hispalis se aproxima a su nombre actual mediante la voz árabe Isbiliah.

Durante la época califal no tuvo gran importancia.  Al fragmentarse el Califato (1031 d.c.) Sevilla cayó en manos de los almorábides (1091 d.c.), islámicos de doctrina coránica liberal, quienes formaron una dinastía de cultos y poderosos Emires que dominaron la ciudad por setenta y tres (73) años.  A la época de los almorábides es que corresponden los alcázares (Al-Motamid, el emir poeta le dió inicio).  El propio Yusuf I le pidió antes de morir a su hijo que convirtiera a Sevilla en Capital de Al-Andaluz ya que el islam dependía de la ayuda de Marruecos, además de encontrarse en un lugar estratégico a las riberas del Guadalquibir navegable.

Reconquistada por el Rey San Fernando en el 1248 d.c. se convirtió en la ciudad más importante de Guadalquibir, cabezera de frontera con el último bastión musulmán, el reino nazarí granadino.  El descubrimiento de América reafirmó su importancia al establecerse en el 1504, la Casa de Contratación, institución que centralizó el comercio con el nuevo mundo.

El Alcázar de Sevilla nos presenta un serio problema de preservación y conservación de monumentos que a continuación veremos.  El actual palacio se encuentra en el lugar primitivo del palacio de gobierno de la dinastía omeya, en la cultura islámica el palacio del Emir debía encontrarse al lado de la mezquita.  A lo largo de los distintos reinados católicos; Pedro I de Castilla, Enrique II, Juan II, los Reyes Católicos y el propio emperador Carlos V, el palacio original, fue perdiendo distintas dependencias que en vez de restaurarlas reconstruyéndolas a la luz de los modelos existentes se optó por demoler lo viejo y añadir cosas nuevas.  Esto, según el crítico del arte Lampérez lo convierte en Auna gigantesca acumulación de pacotilla mora"...

El Arco de herradura es el elemento característico de los salones más importantes: la cámara del Rey Don Pedro y el Salón de los Embajadores.  Ambas salas fueron reconstruídas durante el siglo XV y XVI tratando de imitar el estilo marroquí cuyos arcos son parabólicos y los motivos decorativos no se ajustan a la línea original ya que Arepresentan el mundo sensible".  Los estucos y yesería originales sevillanos corresponden a una concepción más Aabstarcta"; desprovistos de formas que aluden a la realidad sensible, Aes el triunfo de la idea sobre la forma".  Así los leones de Alhambra no serían bien aceptados en el patio de las doncellas del Alcázar ya que corresponden a una atmósfera cultural esencialmente africana-marroquí.

La Torre de Oro (Burd-Al-Ddabh)

Torreón dodecagonal con un segundo cuerpo prismático coronado con una pequeña cúpula del siglo XVIII.  Hoy es un monumento aislado a la orilla del Guadalquibir, pero formó parte de la muralla de  la ciudad.  A ésto se debe a que la puerta de entrada se encuentre tan alta, ya que está al nivel del antiguo camino de ronda de la desaparecida muralla.  Fue construida por el Rey Yusuf II (1220 d.c.), es el monumento musulmán más antiguo de Sevilla.  A ésta torre le correspondía una gemela al otro lado del río, para así impedir los asaltos por la otra ribera.  El cuerpo inferior estaba revestido de cerámica vidriada que se mantuvo intacta hasta el 1552.  El resplandor que producía el reflejo de su cerámica le dió el nombre de Torre de Oro (Burd-Al-Dhabh).

La Giralda

Símbolo de la ciudad de Sevilla.  Concebida como alminar de la antigua mezquita de Sevilla correspondiente al siglo XIILevantada por los almohades bajo el Emir Aben Yuqub Yusuf (1163-1184 d.c.).  La inspección de las obras se encargó el poeta Abubequer Benzoar, lo cual explica la tendencia afiligranada que proyecta al tiempo que sus constructores, los almohades, sabemos que eran de tendencia idealista.  En ella se siguieron los modelos sirios y cristianos desarrollados en el norte de África  y en el sur de la península.

En el siglo XVI se le asignó al arquitecto Hernán Ruiz el mozo (1568 d.c.) convertirla en campanario para la catedral.  Por ésto se le añaden cuatro cuerpos superiores estilo renacentista coronados por el famoso Agiraldillo" escultura en bronce de grandes proporciones que simboliza el Atriunfo de la fe".

Granada

Para sus habitantes islámicos fue la A Damasco de España".  Fueron sirios los primeros musulmanes que habitaron para el 745 d.c., fundada por el jefe berber Zawi-ben-Ziri (fundador de la Dinastía Ziri, la cual dominó en Granada hasta el 1090 d.c., en que fue derrotado por los almorábides.  A raíz de la división del Califato de Córdova, se constituye en un pequeño reino independiente.  El reino nazarí de Granada fue fundado por Yusuf  ben Nazar, también conocido como Al-hamar y a éste le sucedieron veinte sultanes granadinos de los cuales el último fue Boabdil ( Muhammed XI ).  A ésto se debe el que Granada no presente arte de la época Califal, el arte granadino islámico es el nazarí . Esta dinastia reinó en Granada desde el 1231 d.c. hasta la reconquista por los Reyes Católicos en el 1492 d.c.

Yusuf Ben Nazar, tras la conquista de muchas plazas se estableció en Granada desde el 1231‑38 al tiempo que inició la construcción de La Alhambra y luego la continuó su sucesor Mohamed II (1272‑1301).  Fue aliado de Fernando III en la reconquista de Sevilla.  Tanto Yusuf como sus sucesores mantenían buenas relaciones con los reinos cristianos dominando el castellano con elegancia, aunque el propio Yusuf finalmente luchó contra el propio Fernando III y Alfonso X.

 El Arte Granadino presenta una mareada predilección por lo decorativo.  La mayoría de los arcos interiores son falsos   (esqueletos de madera,  vanos y  revertidos de yeseria), los muros se    cubren    también de yeso y las partes inferiores libres del muro se revisten con cerámica vidriada.   El artesonado de los techos es labrado con gran riqueza decorativa.  Vemos un orden propio de columna, dentro de la totalidad del arte hispanoárabe; de fuste muy fino que descansa sobre base de moldura cóncava con anillas en su parte superior.  El capitel posee dos cuerpos, uno cilíndrico y otro de proporciones cúbicas cubierto con ornamentos de motivo vegetal "estilizado". Los arcos que no son falsos se usan en el exterior y tienen forma de herradura apuntada.

Decoración del lazo Diseño geométrico formado por cintas que se entrelazan creando polígonos o estrellas. Es usada tanto en las celocias como en la cerámica y se perfeccionó aun más en el Siglo XIV.

El tema vegetal en el período nazarí se desarrolló ampliamente y la misma escritura cumple un doble propósito: decorativo y didáctico. Veremos el nombre repetido de Allah, así como poesías cortesanas que hablan de los triunfos del monarca.     La cerámica o barro vidriado obtuvo su máximo desarrollo en el período nazarí, más adelante las escuelas mudejares la adoptan y perfeccionan.


LA ALHAMBRA (CALAT ALHAMRA)

Es el monumento más importante de la dinastía nazarí, según el arabista Emilio García Gómez, es el palacio medieval musulmán mejor conservado del mundo.  Desde él se domina la villa granadina (antigua Elvira), se levanta imponente sobre una colina a los márgenes del Río Darro, frente a los barrios Albaicin y Alcazaba.

Desde el Siglo IX se había levantado una fortaleza de nombre Calat‑Alhamrá (sig. "castillo rojo").  Pero fue   el propio Yusuf Ben Nazar que inicia en propiedad la construcción de todo el conjunto.  Está formado por:  la Alcazaba o ciudadela militar al oeste, el palacio real al centro de la colina y la Alhambra alta, recinto destinado a los funcionarios.  Encontraremos las palabras de Yusuf Ben Nazar, llamado Al Hamar, en los muros de palacio:  "Solo Dios es el vencedor".

Se subía a la Alhambra por la parte sur, Puesta de la justicia ( 1348 d.c. ), una inscripción lee así :  "Mandó a construir esta puerta llamada Puerta de la Ley.  Haga Dios prosperar la ley del Islam" (por Abu Hachach Yusuf I, año 749 ó 1348).    Después de atravesar unos jardines pasamos al Alcazar, primer núcleo de la Alhambra.  Consta de dos grupos de aposentos, unos situados alrededor del Ratio de los Leones y otros en la periferia del Patio de los Arrayanes.

Al   Patio   de    los   Arrayanes o Patio de la Alberca (Al‑birka) le corresponde el cuarto principal, cuarto de los comares, nombre derivado de los vidrios policromados. Es la estancia más grandiosa de la Alhambra, se remonta a la época de Yusuf I, el centro del palacio rojo.  El Patio de los Arrayanes lo domina un estanque central (Al‑birka), bordeado por dos paseos a ambos lados entre mirtos y arrayanes en que hacía las veces de una deliciosa sala de espera al aire libre para los visitantes. La parte sur del patio da acceso a un salón de recepciones (la Baraka, que significa bendición), hacía las veces de sala de saludo o bienvenida. Del Baraka pasamos al Salón de los Embajadores con su torre mayor llamada Torre de Comares (proviene de comaraxía, sig: técnica del vidrio para exteriores y techos). El Salón de los Embajadores posee un encanto de alucinante teatralidad: invade la penumbra que ciega al que proviene del exterior, una tenue luz indirecta proviene de las ocho alcobas que lo circundan.  Contiguo a éste se encuentra el Salón de la Corte Suprema que a su vez comunica a una pequeña mezquita con su A mirahab .  Recordemos que el templo islámico sirve para todo tipo de transacción, en horario no canónico.  Hacía las veces de oratorio para el sultán, luego servía para coloquios de gran importancia.

El Patio de los Leones es obra más reciente, le corresponde Mohammed V, hijo de Yusuf  I.  Más pequeño que el de los arrayanos, debido a su función de patio para el harén del sultán.  Su construcción se asemeja a los claustros cristianos románicos.  Todo en el patio es juvenil y gracioso ya que fue el lugar de retiro para el sultán y sus esposas.  Rodeado por un lado por la sala de las abencerrajes y al otro la sala de los dos hermanos, lugar privado del harén, contiguo a la habitación del sultán.

La fuente de los leones, domina el patio del mismo nombre.  Una inscripción en la taza principal de la fuente que descansa sobre las culturas de leones lee así: A Bendición de Allah para Mohammed V, el que ha hecho esta mansión cuya belleza no tiene rival.  Mirad este círculo de perlas líquidas que caen en el vaso de mármol blanco como lágrimas de una mante... Tú que contemplas estos leones tranquilízate carecen de alma y no pueden emplear su furor.

El Baño (El-Hamman) situado a un nivel más bajo del patio de los arrayanes, típico baño turco.  Se encuentra en perfecto estado adecuado para calentar las aguas y producir vapores aromáticos, cuenta con salas para abluciones frías y descanso.

El Generalife (Djemat el Arif, huerto elevado), junto a la Alhambra y fuera de las murallas, perteneció a un arquitecto que allí tenía su casa de verano.  En el 1330 fue adquirido por el Sultán Ismael y ya para el 1359 pertenecía a Mohammed V.  Actualmente se reduce a dos pabellones bastante descompuestos que dan a un jardín con fuentes de agua, caen en hilera de chorros a ambos lados.  Muy difícil es recomponer con lo que queda la planta original.


EL ARTE MUDEJAR

Es el arte hispano-árabe mezclado con formas cristianas.  Fue el historiador del Arte  Amador de los Ríos, el que acuñó el término basándose en el nombre que se les asignaba a los alarifes que lo ejecutaban (musulmanes bajo el dominio cristiano).  Es un estilo esencialmente decorativo, amigo de crear obras de riqueza aparente y deslumbrante sobre la base de materiales baratos como el yeso, el ladrillo y el barro.  El primer estilo cristiano que acogió formas árabes fue el románico, producto de la coexistencia de un estilo occidental (Románico) con elementos musulmanes (Ej. Claustro de la Rábida).  Más reciente, el término ha servido para identificar la arquitectura típica española, ya que se basa en el uso de ladrillos, yeso, madera y barros vidriados).

Este estudio no prentende ser uno profundo y abarcador sobre el Arte Islámico Español.  Es ante todo, una recopilación sencilla y ordenada, para ser discutida en una hora de conferencia, acerca del contexto histórico sobre el cual se desarrollaron la distintas corrientes estilísticas que dominaron el Arte Histórico Español en sus manifestaciones de Córdoba, Granada y Sevilla.

No quiero concluir sin dejar establecido una síntesis sobre los conceptos más relevantes de esta charla. 

En primer lugar vimos cómo los musulmanes en España fueron el último eslabón de una larga cadena de culturas itinerantes. 

Segundo: el  medioevo en la península resultó distinto al resto de Europa ya que la Alta Edad Media estuvo marcada por el predominio del  Islam y la convivencia de éstos con judíos y cristianos.  La Baja Edad Media la determinó la Reconquista y las Guerras Santas Acaballerescas"

Tercero: El Arte Islámico Español lo caracterizó sus luchas de poder entre musulmanes y el predominio de las distintas dinastías (Omeyas, abbasils, Ziri y Nazarí) que dominaron por ocho siglos el Reino de Al-Andaluz.  Durante este tiempo el arte pasó por todo tipo de corrientes. 

Por último, con la explusión de los árabes y judíos en el 1492, España se impone con su poder colonizador pero cae en un vacío económico y artístico.  Esto explica quizás el que fuera el Barroco y no el Renacimiento el período de mayor brillo en las artes ibéricas.  Las repercusiones del Arte Musulmán se hicieron sentir en América donde, no sólo se tranplantaron las instituciones administrativas, sino también los estilos arquitectónicos con influencias mudejares a través de la traza de nuestros primeros centros urbanos.


GLOSARIO

Alcazaba:                                             Ciudadela militar inscrita en los terrenos de la Alhambra.

Alhambra:                                             (Calat-Alhambra) Castillo Rojo-Conjuto de depencias palaciegas correspondiente a la Dinastía Nazarí Ganadina.

Almohades:                                          Islámicos ortodoxos con simplicidad coránica.  Estiman que la doctrina no puede ser probada racionalmente.  Más dogmática que los Almorábides pero contruyen más palacios que mezquitas.  Se caracterizan por el uso de abundante decoración y cerámica vidriada.  La Giralda y la Torre de Oro corresponden a esta modalidad.

Almorábides:                                        Islámicos ortodoxos con simplicidad coránica, estiman que las creencias pueden discutirse racionalmente.  Aunque la fe es evidente en sí misma, cabe razonarla.  El  Pueblo berber que dominan el Magreb, alcanzaron su predominio entre el 1075-1146 d.c.  Se dedicaron a la construcción de mezquitas.

Arte Mozárabe:                                    Hermano del Arte Mudejar.  En él se dan formas árabes introducidas en el norte que se funden con las cristianas.

Arte Mudejar:                                       Toma su nombre de los alarifes que lo ejecutaban.  Alarifes-árabes sometidos a los cristianos.  Término acuñado por el historiador José Amador de los Ríos- Resulta ser un estilo esencialmente decorativo.  También el término se usa para identificar la arquitectura típica española basada en ladrillos, yeso, madera y mosaicos.

Arte Nazarí:                                          Corresponde al período Nazarí granadino (1231-1492).  Iniciado por Yusuf Ben Nazar  y terminó bajo Mohammed XI (Boabdil)- Tendencia artística que se inclina por lo decorativo (arcos falsos); muros revestidos de yesería y cerámica vidriada para la parte baja del muro.  Columnas de fuste fino con anillas, capiteles con diseños vegetal y geométrico-también desarrolla la decoración de lazo, la cual se perfeccionó durante el siglo XIV.  La Alhambra es el monumento más importante de la Dinastía Nazarí.

Arte Visigodo:                                      Tuvo su centro en la monarquía Toledana.  Comprende los siglos V-VIII d.c.  Arte esencialmente romanista.

 

Boabdil (Mahammed XI):                     Último Califa musulmán de la dinastía Nazarí (1482-1492).

Califa:                                                   Lugarteniente del profeta Muhammad
, se sirven del Islam para gobernar el mundo.  En un principio el Califa reinante designa su sucesor, fue Mauwiya I, iniciador de la dinastía omeya, quien designó a su hijo sucesor y así el cargo pasó a ser hereditario.

Códices Iluminados:                              Arte del libro en su etapa mozárabe (Cristianos bajo el dominio musulmán).  Recoge la liturgia cristiana y sirven como arma política de resistencia al invasor musulmán (Asturia y Toledo).

Corán (Al-Quran):                                Sig. Lectura, libro revelado del Islam.  El arcángel Gabriel fue el mediador entre Allah y el Profeta.  Se recopiló en forma definitiva en el siglo 644 d.c.  Está dividido en 114 capítulos o suras.

Diáspora:                                              Dispersión de la comunidad judía al salir de Palestina.  En el año 70 d.c. bajo el emperador Tito, reprimió la sublevación judía y destruyó a Jerusalén.

El Generalife (Djemat-el Arif):               Huerto elevado.  Palacete y jardines en los predios de la Alhambra.

Yusuf-Ben-Nazar:                                Subió al trono granadino al declinar el poder de los Almohades.  Inició la dinastía Nazarí (1231-1492).

Muhammad
:                                              Profeta o mensajero de Dios (Allah), quien nació en la Meca en el 570 a.c. y muere en el 632 d.c.

Mozárabes:                                          Cristianos bajo el dominio musulmán.

Mudéjares:                                           Musulmanes bajo el dominio cristiano.

Mauwiya I:                                           Inició la dinastía omeya (umaya) en el 680 al vencer el yerno de Muhammad
, Alí, en la Batalla de Sifín.

Omeya (Umaya):                                  Dinastía Califal dominante en el mundo islámico del 680-750-d.c.

Reino Nazarí:                                        Correpondiente al período Nazarí, en Granada, iniciado por Ysuf-Ben-Nazar (1231 d.c.) y finalizado bajo Boabdil (1492 d.c.).

Yadid I:                                                Hijo de Mauwiya I, consolidó la dinastía Omeya.

 

Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Enlaces | Tienda

© 2003 - 2009 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.